Actualidad

“El modelo de algunos negocios disruptivos y basados en la economía colaborativa demuestran la ruptura de ciertos paradigmas y la democratización del turismo”

Entrevistamos a Alfonso Hartard, antiguo alumno de EAE Business School, quien es uno de los socios fundadores de Faro.travel, la red social para compartir sueños viajeros y que cuenta con más de 10.000 usuarios registrados. Nos habla también de su experiencia como socio gerente en Expan Tours, analiza la evolución del turismo y recuerda su paso por la Escuela

Jueves, 4 de Mayo, 2017

El chileno Alfonso Hartard es uno de nuestros antiguos alumnos que cursó en Barcelona el MBA durante la promoción de 2003-2004. Como nos cuenta, en ese año académico aprendió muchísimo, sobre todo acerca de herramientas que le ayudaron a forjarse profesionalmente. “Gracias a ese periplo hoy me encuentro trabajando en lo que más me apasiona”, declara el antiguo alumno y es que Alfonso dio el salto de gerente de proyecto en Expan Tours a socio gerente, actividad que compagina con su proyecto de emprendimiento Faro.travel.

Expan Tours es un tour operador mayorista que trabaja con múltiples destinos, presente en el mercado chileno desde 1996. Conocimiento, calidad y cercanía son las 3C de Expan, sus pilares estratégicos. Alfonso Hartard entró en la compañía en marzo de 2006 y desde entonces sus responsabilidades han ido en aumento.

“Como gerente de proyectos, creo que tener una visión estratégica es clave para cualquier organización que pretenda validarse en la industria en la cual participa y bajo esta convicción me pareció fundamental establecer mecanismos de trabajo basados en un conjunto de proyectos estratégicos que permitieran atraer esta visión más de largo plazo a una realidad cotidiana dentro de Expan”. Para ello, el proceso requirió derribar algunos paradigmas incrustados en la cultura de la empresa, trabajar bajo un sistema integrado donde el éxito ha estado basado en la sincronización y alineamiento de todos los recursos claves que trabajan en la consecución de objetivos generadores de valor.

Así surgen nuevas propuestas y proyectos como Faro.travel, proyecto que Alfonso define como “un lugar de encuentro e interacción, una red social creada para todos los viajeros que sueñan con visitar un destino o con alguna experiencia específica relacionada con un viaje”. Faro.travel es un catálogo de sueños viajeros, declarados por los propios usuarios que interactúan con el objetivo de compartir datos e inspirar a otros para cumplir sus sueños viajeros.

Al mismo tiempo, Faro.travel tiene un algoritmo donde cada perfil de usuario y sueño viajeros se vincula a un ecommerce personalizado “con todo lo que necesitas para llevarlos a cabo encontrando todo tipo de productos y servicios relacionados con dichos sueños viajeros”.

“Faro.travel es un proyecto fascinante y muy desafiante que busca cambiar en cómo las personas compran viajes en internet”

Faro.travel nace de las experiencias viajeras de sus cuatro socios fundadores, las cuales les llevaron a trabajar en empresas relacionadas con el turismo y los viajes, concretamente en el canal de comercialización tradicional (agencias y tour operadores). “Desde dentro de la industria tradicional nos dimos cuenta de que existe una gran cantidad de personas que cada vez valoran más los viajes como una oportunidad de crecimiento y de conexión con otras culturas y destinos, y que ven en los viajes un proceso transformador y de aprendizaje”. Comenzaron con un blog colaborativo donde los viajeros podían interactuar y compartir sus experiencias, pero ellos mismos fueron los que demandaron un espacio mayor de interacción. “Ahí fue como validamos que efectivamente existía una comunidad y dimos el salto para crear esta red social basada en reunir, declarar, compartir e impulsar sueños viajeros”.

Desde su nacimiento (septiembre de 2016), esta red social para viajeros cuenta con más de 10.000 usuarios registrados, más de 1.800 sueños declarados y más de 29.000 seguidores en Facebook. Alfonso cuenta que denominan a su perfil de usuarios registrados como “viajeros con derecho a soñar, mayoritariamente jóvenes entre 25 y 35 años quienes conocen al menos dos países”.

Para llegar a estas cifras, el antiguo alumno insiste en la importancia de la validación, en este caso, de que existía una comunidad que tuviera a los viajes como un estilo y una filosofía de vida. Colaboraron con influencers viajeros, personas que representaran el arquetipo del viajero y, al mismo tiempo, referentes en viajes, y fijaron como pilar en redes sociales promover ese estilo de vida. “Las personas, cuando se iban a cumplir algún sueño viajeros nos solicitaban una bandera de Faro para sacarse una foto acreditando lo que estaban haciendo”. Con estas acciones, Faro.travel logró crear una identidad de marca en su comunidad, y hasta hoy “más de 800 banderas recorren el mundo”.

Como nos cuenta no solo se dedicaron a promover estos sueños viajeros en las redes sociales, sino que los eventos offline también tuvieron un peso sustancial para darse a conocer. “La comunidad ha logrado reunirse en torno a tres eventos donde han participado viajeros de categoría mundial que vinieron a compartir sus historias”. André Brugiroux, trotamundos, escritor francés y considerado el viajero más influyente del siglo XX, estuvo presente en el último evento celebrado, siendo un ejemplo claro de la capacidad de crecimiento de la comunidad.

Es un proyecto fascinante y muy desafiante que busca cambiar en cómo las personas compran viajes en internet”, declara Alfonso acerca del significado más “sentimental” de este proyecto. “Normalmente todas las plataformas que existen no segmentan, no inspiran, no planifican y no son sociales, sino que se limitan a vender viajes. Faro.travel pretende hacerse cargo de todo el ciclo de viaje desde la inspiración hasta que se comparten los recuerdos, y todo en un mismo lugar y sujeto a la idea de que los viajes cambian a las personas y les hacen bien al mundo”.

Con Alfonso Hartard también hablamos acerca del turismo y la revolución que internet ha supuesto en este sector. “En la medida que exista especialización siempre habrá alguien que encuentre valor en la asesoría y en la organización logística de un viaje, impidiendo así la extinción de las agencias de viajes tradicionales”. Sin embargo, el antiguo alumno advierte de la necesidad de incorporar herramientas online y de adaptarse a los pasajeros, “cada vez más expertos tanto en destinos turísticos como en las plataformas que utilizan para comprar”.

Acerca del futuro, Alfonso se atreve a decir que la industria se irá democratizando. “Las mismas innovaciones tecnológicas e integraciones de sistemas permiten que los viajes estén cada vez más al alcance de los diferentes presupuestos. La oferta se va adaptando y tienen la capacidad de distribuir sus inventarios de tal forma que optimice su comercialización y, por lo tanto, sus estacionalidades”.

AirBNB o BlaBlaCar son ejemplos de algunas empresas de economía colaborativa que han surgido como nuevos roles en el mercado, especialmente criticados por los sectores más tradicionalista. “El modelo de algunos negocios disruptivos y basados en esta economía colaborativa han demostrado que hay espacio para continuar rompiendo ciertos paradigmas y democratizando a la industria”, declara el antiguo alumno afirmando que estas empresas han llegado para quedarse. La innovación como parte esencial de estas economías “requiere que las normas se ajusten para encontrar los nuevos equilibrios evolutivos”.

Fórmula de crecimiento en EAE Business School: estudiar en una ciudad como Barcelona, profesores cercanos y con una metodología participativa y actualizada, y compañeros internacionales

Sobre su época de alumno en EAE Business School, a pesar de que ya hayan pasado más de 10 años desde su realización del MBA, Alfonso recuerda la cercanía y la colaboración con todos los alumnos extranjeros que coincidieron en el Campus de Barcelona para “continuar con nuestro desarrollo profesional”. Destaca también la relación con los profesores, “didácticos, cercanos y con un metodología participativa y actualizada”, y el grupo humano de compañeros, “excelente, de todos los países lo que permitió enriquecer aún más la experiencia”. “De partida ir a estudiar a una ciudad como Barcelona, en un contexto que te permite conocer y ampliar tu círculo de amigos y referentes es lo que más destaco. Esto, unido al desarrollo profesional, es una excelente fórmula de crecimiento”.

Para terminar, Alfonso Hartard nos recomienda EAE Business School al 100%, según sus palabras, “porque cumplió con todas mis expectativas y recuerdo esta experiencia como una de las más importantes en mi vida”.

Añadir nuevo comentario: