Actualidad

EAE celebra la Jornada Business Networking sobre normativa fiscal

El 19 de junio los alumnos del Campus de Barcelona de la Escuela han asistido a una nueva Jornada de Business Networking enfocada al área de finanzas. En esta ocasión, Josep Paños, presidente de ACAT, ha expuesto algunas de las reformas del Impuesto de Sociedades.

Miércoles, 21 de Junio, 2017

Los alumnos de los Másters de Finanzas y Contabilidad han aprendido una parte de las reformas fiscales del Impuesto de Sociedades. Josep Paños, licenciado en Derecho por la UB, Abogado, gestor administrativo y presidente de la Associació Catalana d'Assessors Fiscals, Comptables i Laborals (ACAT), ha ampliado toda la información relacionada con las reformas que se identifican como necesarias para reactivar la economía, en contraposición con la normativa actual, y ha remarcado que en ACAT cuestionan el sistema impositivo actual, “con normativas dispersas que dificultan su aplicación y ejecución”. Pues actualmente, según Paños, existe una gran disparidad entre fiscalidad y contabilidad, normas farragosas, inseguras y cambiantes, un exceso de temporalidad, transitoriedad y medidas meramente recaudatorias, con una AEAT con capacidad normativa indirecta, tipos impositivos altos y la doble imposición de dividendos.

En este marco, Josep ha incidido que la Agencia Tributaria destaca que el mayor incremento de la recaudación se registra en los grupos consolidados, donde se encuentran las mayores empresas de España. La idea de que las grandes sociedades, especialmente las cotizadas, escapan del impuesto está muy extendida. “Los últimos datos oficiales indican que el tipo impositivo real sobre el beneficio de los grupos consolidados se situó en el 6% frente al 15%”.

En su exposición, Paños se pregunta cómo es posible tener unos marginales tan elevados y una recaudación tan baja. Y comenta que la única posibilidad es que las bases impositivas, donde se aplican estos tipos tan elevados, escapen de la aplicación de dichos tipos. La explicación la tenemos en la fuerte economía sumergida, ser un país poco atractivo para el capital humano cualificado y el capital físico, y las altas deducciones fiscales existentes. “Lo absurdo del sistema impositivo en España es, que a pesar de tener unos tipos elevados, los tipos efectivos son muy bajos. Así en el IRPF el tipo efectivo medio es del 15,1% y el tipo efectivo en el impuesto de sociedades es del 17,7%”.

Según Paños, se podrían hacer muchas cosas para reducir gastos, como la supresión del Senado, la eliminación de la duplicidad de funciones en la administración, comunidades autónomas y ayuntamientos… Así, los asesores fiscales abogan por una reforma del Impuesto de Sociedades distinto y que reactive la economía. Las bases serían: un impuesto sencillo y seguro, con un tipo impositivo bajo 10-15%, con eliminación de deducciones y bonificaciones, eliminación de los regímenes especiales, donde las entidades sin ánimo de lucro tenga un tipo mínimo del 2-4%, suponga la reducción de costes indirectos, con una mayor coordinación fiscalidad-contabilidad y donde se puedan recuperar los gastos de ejercicios anteriores.

Con esto, según Paños, las principales ventajas serían una mayor tributación por tipos impositivos atrayentes, el aumento de la renta para el consumo y crecimiento de la economía por el consumo de renta, la eliminación de la litigiosidad y desatasco administrativo y judicial, y el aumento del número de contribuyentes.

El presidente de ACAT ha explicado algunas de las medidas actuales de aplicación por parte del Gobierno, pero no cree que vayan a acabar de funcionar. Entre estas se encuentran la reserva capitalización y nivelación, deducción por insolvencias, operaciones vinculadas, gastos no deducibles, errores contables, arrendamientos financieros y bases imponibles negativas.

Añadir nuevo comentario: