Actualidad

Economía Argentina: El PIB argentino descenderá un 0,5% en 2016, según el FMI

Viernes, 29 de Julio, 2016

Por: Martí Pachamé, profesor de MBA del campus de Barcelona

En un contexto de incremento de las incertidumbres a nivel mundial que pueden retrasar, en el mejor de los casos, la recuperación de las economías durante 2016 y también el retorno de niveles óptimos de crecimiento al 2017 y quizás al 2018, el FMI ha hecho público un estudio en el que se prevé que el Producto Interior Bruto argentino descienda durante 2016 un 0,5%. Esta previsión mejora la realizada en el mes de abril, en la que se cifraba en un 1% el descenso para el actual ejercicio.

Los principales motivos que se citan son la debilidad de las otras economías de la región, en especial la economía brasileña (-4%) y la venezolana (-10%), aunque el resto de economías sudamericanas tampoco presentaban mejores expectativas. En general la región se espera que se contraiga un 0,4% durante este 2016 y solo se espera un ligero repunta ya a partir de 2017.

Las reformas adoptadas por el gobierno de Macri todavía no han hecho efecto en la economía argentina, excesivamente dependiente de la exportaciones sobre todo a regiones que también están sufriendo un retroceso en las expectativas de crecimiento. China ha pasado de suponer, junto con el resto de los países de la ASEAN, un 11% a un 27,8%, por si sola, en el 2015. La dependencia que supone la evolución del gigante asiático es quizás el principal problema económico en estos momentos.

La vuelta a los mercados financieros podría permitir un entorno más estable por cuanto podría financiarse a precios mejores a los actuales, aunque dicho proceso probablemente sea bastante lento.

La composición de las exportaciones argentinas se centra sobre todo en productos oleaginosos y vinculados a la actividad agropecuaria y de energía. Elementos que precisamente han supuesto un peso negativo en el crecimiento del país. La evolución del precio del petróleo ha afectado también de forma negativa, puesto que su caída, además de reducir los ingresos que proporciona, provoca que no haya nuevas prospecciones y el desarrollo de la industria en el país con la suspensión de la abertura de nuevos pozos.

Las medidas que ha adoptado Macri van dirigidas a profundizar en el aumento de competitividad de la economía argentina, ejemplos son el fin del “cepo cambiario” que impedía la compra/venta de dólares, la reducción arancelaria o la eliminación del impuesto kischneriano del 35% sobre las ventas de productos al extranjero. Otra de las medidas, quizás la más impopular, es la voluntad de reducción del gasto público, eliminado la práctica totalidad del subsidio a la energía.

Otro aspecto importante y que precisamente complica el seguimiento pormenorizado de la actual evolución de la economía argentina es la falta de datos estadísticos, debido a que se quiere reformar profundamente el aparato estadístico nacional para acabar con la manipulación interesada de éstos.

En un orden internacional el factor de incertidumbre que aporta el Brexit viene a sumarse a una serie de elementos negativos que no contribuyen a que las expectativas económicas sean positivas.

Añadir nuevo comentario: