Actualidad

¿En qué nos afecta la subida de impuestos del Gobierno?

El aumento de recaudación del impuesto de sociedades provendrá, principalmente, de la reducción de las deducciones del impuesto

Miércoles, 7 de Diciembre, 2016

Por: María Ángeles Ruíz Ezpeleta, profesora de Gestión Global en el Máster en Supply Chain Management Full Time y Executive de EAE Business School en Barcelona.

En el B.O.E. n. 292, sección I, página 84746, se publicó el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre por el que se adoptan medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social.

Las medidas urgentes en materia social representan unos ligeros aumentos porcentuales en las bases máximas de cotización en la seguridad social y en el salario mínimo y no se prevé que representen ni una recaudación adicional notoria, ni un estímulo importante en la economía. Tal como se explicó en el Consejo de Ministros del día 2 de diciembre del 2016, este decreto consiste en un paquete de medidas para recaudar hasta 7.000 millones más en 2017, con el fin de poder cumplir con el objetivo de déficit fijado por  Bruselas.

El decreto prevé una modificación en el Impuesto de Sociedades y un aumento en los impuestos especiales del alcohol y del tabaco, así como la creación de un impuesto especial para las bebidas azucaradas. El aumento de recaudación del impuesto de sociedades provendrá, principalmente, de la reducción de las deducciones del impuesto y se espera recaudar 4.800 millones de euros. Del aumento de los impuestos especiales, con la creación del nuevo gravamen sobre los refrescos azucarados se espera recaudar unos 200 millones de euros. El resto de la recaudación, hasta llegar a los 7.000 millones esperados, se conseguirá mediante un control exhaustivo contra el fraude fiscal que permitirá aumentar la recaudación.

Con este decreto, aunque la recaudación mayoritaria provenga de un impuesto directo que en principio no tendrá repercusiones negativas ni en el consumo ni en la economía, se aumentan y se crean impuestos especiales que pueden perjudicar al consumo en general y en particular a las PYMES de los sectores afectados, concretamente el sector de las bebidas azucaradas, dominado por las compañías multinacionales.

La Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) ya ha manifestado que es injusto y discriminatorio el establecimiento de un impuesto a las bebidas azucaradas porque se grava a un producto por tener un ingrediente, pero no al ingrediente en sí. El azúcar es el ingrediente perjudicial para la salud pero no se ha previsto ningún gravamen especial al azúcar, o a otros productos que lo contengan, como por ejemplo la bollería.

Dado que el mercado de las bebidas refrescantes es un mercado dominado por empresas multinacionales, es un mercado altamente sensible al precio y será imposible repercutir el impuesto en el precio de venta al público. Mientras las compañías multinacionales podrán absorber en sus costes el aumento de este impuesto especial, las PYMES verán reducidos sus beneficios y la subsistencia de este tipo de empresa que mantiene una lucha desigual en el mercado, se puede ver perjudicada.

Aumentar los impuestos indirectos, incluidos los impuestos especiales, repercute  negativamente en el consumo y en la distribución de la renta. En España, el aumento de los tipos de IVA perjudicó el consumo y ayudó a debilitar el poder adquisitivo de la clase media. 

 

Añadir nuevo comentario: