Actualidad

La protección de mis datos de mi huella digital

Martes, 20 de Septiembre, 2016

Por: Carlos Andreu, director y profesor del Master International Business y del Master Business Intelligence e Innovación Tecnológica

Actualmente estamos inmersos en una batalla por el acceso y utilización de datos existentes en las redes sobre las personas que provienen de su día a día y, en particular, aquellos que tienen que ver con su localización geográfica instantánea y su evolución.

El proceso de estos datos con las metodologías conocidas como big data permite elaborar perfiles y modelos de comportamiento - con altos niveles de segmentación de los individuos - información muy valiosa desde el punto de vista de su explotación comercial por terceros.

Estos datos, en una proporción significativa, están en manos de las operadoras de telecomunicaciones con las que el usuario está permanentemente conectado a la red, pero la explotación de esos datos una vez procesados, resulta de alto interés desde el punto de vista del desarrollo de los negocios para multitud de empresas de ámbito nacional e internacional.

Esos datos son una parte de lo que conocemos como “mi huella digital” y, en concreto los que se generan con información de localización geográfica en cada instante,  que permiten extraer patrones de comportamiento y hábitos como consumidor, están siendo objeto del mayor interés para las áreas de marketing de clientes de las grandes corporaciones.

Muy recientemente, estas grandes operadoras de telecomunicaciones - que nos proporcionan los servicios móviles y de datos para el acceso a internet desde cualquier dispositivo (smartphone, tableta, portátil) - parece que empiezan a publicar sus intenciones y compromisos “formales” de darle toda la visibilidad que la LOPD y la sensibilidad con nuestra información personal exige la disponibilidad de estos datos.

Telefónica, recientemente, ha anunciado que está en el proceso de desarrollo de una aplicación móvil que nos permitirá conocer y decidir sobre el uso de los datos de esa “huella digital” de los que disponen de cara a su cesión y explotación por terceros. ¡Bien!, sin duda, este tipo de iniciativas provenientes de los grandes operadores de la red van en el camino adecuado para proteger y poner en valor esos datos de carácter personal e, incluso, de participar a modo individual en la compensación por esos terceros del beneficio que pudiera generar el uso de estos “mis datos – parte de mi huella digital”.

Este es el camino a seguir: transparencia en el uso de los datos, decisión en manos del usuario del tipo de uso y acceso de esos datos y cumplimiento riguroso de lo que las leyes especifican en materia de protección de datos personales, activo de valor creciente una vez procesados con las metodologías actuales de modelado de perfiles de usuario.

Ahora debemos ir siguiendo el detalle de la implantación de este tipo de iniciativas y también, como usuarios responsables de estas redes, cuidar también nosotros con estas herramientas que las operadoras nos proporcionen de nuestra “huella digital”, dado que es en última instancia a nosotros, individualmente, a quien más nos interesa velar por su rigor en el contenido, su accesibilidad y su uso si es que aceptamos que lo haya.

Sigamos por este camino anunciado, que parece, sin duda, el correcto.

Añadir nuevo comentario: