Actualidad

Antonio Miralles: “Si no nos hubiéramos expandido, quizás no estaría dando esta charla”

Mié, 06/03/2015 - 00:00

La internacionalización como forma de desarrollo empresarial. Ese fue el objetivo que se marcó Antonio Miralles, CFO del Grupo Teknia y miembro de su Comité de Dirección, en el café y CEO que se ha celebrado en el salón de actos de la sede madrileña de EAE Business School. La ponencia ha aclarado algunas dudas existentes en torno a este modo de crecimiento y lo ha extrapolado a su corporación: “Quizás si no hubiéramos dado ese paso, no estuviera aquí dando la charla”.

Café y CEO Oportunidades de Éxito Laboral

El grupo Teknia, especializado en la producción de componentes dedicados a la automoción, es una empresa de origen vasco que actualmente factura en torno a 200 millones de euros al año. Entre sus clientes se encuentran marcas de prestigio internacional como pueden ser Wolkswagen, Peugeot, Ford, Mercedes-Benz o Fiat. Para el propio Miralles, la decisión de ampliar fronteras no vino de una necesidad, sino de pensar en los próximos años: “Pensamos que estábamos muy bien, pero que había que asegurarse el futuro”.

Antonio Miralles cree que la internacionalización puede llegar a repercutir muchas oportunidades a la empresa. “Las opciones de financiación, por ejemplo, aumentan”, pero también piensa que “es necesario evaluar cada una de las operaciones”. Y es que para él, la principal meta de cualquier empresa es “ganar dinero” y “un proceso de internacionalización mal gestionado puede ser un auténtico sumidero de capital”.

En relación a los modos de expansión internacional, el preferido de Teknia ha sido siempre el de las adquisiciones cross-border. “Desde sus orígenes, Teknia ha cerrado un total de 21 operaciones de compra” ha afirmado Miralles. Pero no es la única vía. En el acto se han citado otras como el green-field o los joint-ventures, que se pueden escoger según el sector: “No es lo mismo una industria de automoción que una de software”.

Antonio Miralles de Teknia hablando para los alumnos

Riesgos y errores

Un proceso de tales características implica acercarse a nuevos países con legislaciones distintas. “Los cambios regulatorios son habituales y eso puede causar cierto desconcierto” avisa Miralles. Por otra parte, según las características del país de destino y muchas veces “la inversión depende de lo que ocurra allí”. Otro aspecto que ha remarcado es la seguridad del personal. “Hay riesgos que podrían afectar a la integridad de los empleados y no olvidemos que más allá de la empresa están las personas que trabajan en ella”.

Sin embargo, precipitarse podría ser el mayor error que se puede cometer. “Hay que considerar la internacionalización como último recurso” ya que “habría que tener un gran pulmón financiero para llegar a ese punto”, recalca Miralles. Entre los consejos que ha dado a los alumnos de EAE para evitar este tipo de situaciones está comprender el país de expansión: “No tener la sensibilidad por la cultura de tu destino es caer en un error muy común”. A lo que ha añadido que es mejor “tener un asesor para que pueda aconsejarte en cada situación”.

Añadir nuevo comentario: