Actualidad

Brexit: Reino Unido ante el referéndum del 23 de junio

Jue, 03/03/2016 - 12:40

Siempre en el ojo del huracán, Reino Unido entró a formar parte oficialmente de la Comunidad Europea en 1973, el embrión de lo que posteriormente sería la actual Unión Europea. Sin embargo, y a pesar de la evolución de ese mero tratado comercial a una unión de facto de los países europeos, el enfoque británico apenas ha evolucionado desde entonces.

Fuera de la moneda común y escépticos respecto a las políticas de libre circulación entre ciudadanos de los estados miembros, desde Londres se busca un consenso con el resto de la unión sobre los siguientes aspectos, tal y como señalan Nick Greenwood y David del Val en un artículo publicado en El País: reequilibrar el balance de poder entre los países del euro y los que están fuera; acabar con el objetivo de la UE de aspirar a una mayor unión política; impulsar medidas económicas de corte liberal, y limitar los beneficios sociales a los inmigrantes.

Brexit

De hecho, para comprender la importancia que supone este movimiento bautizado como #Brexit, solo hay que ver el interés generado en la comunidad online, donde alguno incluso ha creado un perfil en Twitter que recopila información sobre el acontecimiento, o incluso podemos apreciar cómo ha pasado al primer plano informativo para los internautas en las últimas semanas en los principales buscadores online.

Pero, ¿qué efectos podría tener una hipotética salida de Reino Unido de la Unión? John Wetherell, profesor del International MBA, Executive MBA y Master of International Business de EAE Business School, asegura que “de entrada nadie sabe con certeza el impacto económico del Brexit. De hecho, su importancia es relativa por dos razones. La primera es que lo que decidirá el pueblo británico es su futuro político, no económico, ya que, incluso votando a favor del Brexit, el Reino Unido seguramente seguirá perteneciendo, de alguna forma, a instituciones europeas como por ejemplo el Espacio Económico Europeo. La segunda es que será la percepción, no la realidad, del impacto económico de su decisión lo que influirá en el votante. Por eso, el impacto económico del Brexit será un arma en manos de los favorables al statu quo”.

“Por tanto – prosigue el profesor - el impacto económico del Brexit, en caso de producirse, será menor de lo que nos intentarán hacer creer. Ahora, el impacto político de una salida podría ser significativo y podría provocar incertidumbre sobre el futuro de las relaciones entre los países europeos, y esto, seguramente, perjudicaría a la economía británica tan dependiente, como es, de la prosperidad europea”.

¿Y en Reino Unido? ¿Cómo se vería una hipotética salida de la UE? Con el referéndum escocés aún reciente, la cita de junio de 2016 se prevé clave para el futuro británico en la Europa de los 28. Hasta entonces aún quedan tres meses en los cuales la presión mediática (especialmente procedente de los tablones sensacionalistas) y la evolución de la crisis migratoria serán claves para desnivelar la balanza a favor de aquellos que quieren permanecer en la Unión.

Añadir nuevo comentario: