Actualidad

Conoce Tyre Barrier, proyecto de un antiguo alumno de EAE ganador del premio de la fundación Repsol

Mar, 06/21/2016 - 00:00

Tyre Barrier es un proyecto que desarrolla una barrera de contención cuya materia prima es el granulado de neumático. Con ello se busca reducir y eliminar la amenaza que suponen los actuales guardarrailes metálicos, ayudar al planeta reutilizando estos productos tan contaminantes y reducir costes, tanto para la sanidad como para el Estado. En este proyecto trabaja Diego Ruiz Sánchez, CEO de Tyre Barrier y antiguo alumno del Máster en Dirección de Recursos Humanos de EAE Business School.

Junto con su equipo formado por Sandra González Pérez, CTO, y Javier Sánchez Espada, CFO, Tyre Barrier está diseñado para evitar amputaciones y muertes, tanto en carreteras como en circuitos. Para darse a conocer y hacer de esta historia una realidad, Diego Ruiz y sus compañeros ya acumulan una serie de hitos como haber sido seleccionados en Zinc Shower en su pasada edición y entre los tres mejores en el Pitch Combat o estar entre los seis mejores proyectos de Madrid en seguridad vial por la Fundación Línea Directa.

Sin embargo, tal y como nos reconoce el antiguo alumno de la Escuela, los reconocimientos más importantes recibidos hasta ahora han sido el premio Fundación Repsol por la JA Europe del Startup Programme y estar seleccionados entre los 100 proyectos iberoamericanos de la M2M Spin16 del programa Redempredia.
Hablamos con Diego Ruiz para conocer más sobre este proyecto:

En junio de 2015 nos presentaste Coa-Coa, junto con otro compañero. Ahora estás ligado a un nuevo proyecto. ¿Eres la representación de un emprendedor nato?

Desde luego es un mundo muy bonito y grafíticamente, a la par que duro ya que no existe un horario estable o manual de procedimiento, tan solo existe un equipo y mucho trabajo duro para seguir avanzando, pues tenemos ideas y ganas de llevarlas a cabo, de hacer nuestro propio camino e intentar mejorar el mundo con proyectos que puedan convertirse en una realidad. Pero, como digo, no es nada fácil ya que, como bien dice una regla no escrita de este mundillo, solo una de cada diez startup sale adelante.

Explícanos un poco en qué consiste Tyre Barrier y cuáles son los principales objetivos que perseguís con la idea.

Consiste en una barrera fabricada con neumático triturado que permita absorber mejor el impacto y reducir el número de amputaciones en las carreteras. Este primer prototipo se trata de un diseño modular basado en la biomimesis del panel de abeja con una forma hexagonal. Dando salida además, a un producto en desuso difícil de reciclar como son los NFU (Neumáticos Fuera de Uso) para mejorar un problema real como son los actuales guardarrailes, que matan más que salvan.

¿Cómo nace el proyecto?

La idea surge de Sandra que es de mi misma tierra (Asturias) y allí tenemos mucha cordillera con sus puntos negros debido a la cantidad de curvas. A su vez vimos otro problema real, los cementerios de neumáticos, pudiendo generar tragedias medioambientales como ha sucedido en Seseña. Por lo que Sandra, a través de su Escuela de Diseño, investigó todas las propiedades del neumático mientras que Javier y yo, por Compluemprende, iniciamos la otra parte fundamental de cualquier proyecto: su ejecución. Ya que por supuestísimo la idea es importante, todos tenemos buenas ideas. Pero aún lo es más ejecutarlas, o al menos arriesgarse a intentarlo.

¿De qué forma os estáis dando a conocer?

En eventos como Zinc Shower, Startup Programme o este último del M2M donde buscaremos estar entre los 30 elegidos, ya que disponen de la visibilidad y oportunidad necesaria para darse a conocer de manera nacional e internacional. Realmente, existen muchas plataformas y eventos como el South Summit o Utopicus, donde en este último dispondremos de un espacio de coworking los próximos meses. Lo importante es fijarse bien dónde y qué proyecto encaja mejor tanto por los medios como por el sector.

¿Qué suponen los premios que estáis ganando?

Suponen una brújula para indicar si realmente estás por el buen camino. Ayudan mucho a iniciar tus primeros pasos, conocer el mercado y la opinión de los clientes, realizando vídeos de muestra, ensayando tus futuros elevator pitch y realizando el ya famoso plan de negocio de cara a inversores.

Hablando de inversores, ¿habéis encontrado ya financiación para fabricar el producto?

Hemos hablado con fondos de inversión que, llegado el punto de tener el producto final homologado, estarían interesados en financiarnos. Lo difícil en este proyecto, por increíble que parezca, no es lograr una financiación fuerte, sino que lo realmente complicado es demostrar que técnicamente es viable y eso llevará mucho trabajo y requerirá de un equipo de expertos fuerte.

El equipo lo formáis tres personas, ¿cómo os dividís el trabajo?

Actualmente, la parte técnica es sobre todo Sandra (CTO) con este primer diseño. También tenemos colaborando a dos ingenieros, industrial y de caminos, tanto con la parte de estructuras como de instalación. Por otra parte, en ejecución estamos Javier (CFO) y yo (CEO). Entre los dos llevamos la parte de planificación, gestión y negociación, él ocupándose más de la parte numérica y yo de la comunicativa, cuyos galardones en este y otros proyectos nos avalan. Desde luego es importante que te valoren y ayuda mucho a la hora de empezar.

¿Qué expectativas de futuro tenéis?

Queremos presentarnos a la siguiente convocatoria de la Fundación Respol para finales de año. Su premio, que ganamos a través de Startup Programme, ha permitido generar una primera toma de contacto, pero eso no nos garantiza nada. Sabemos que ellos son exigentes con sus proyectos y tendremos que trabajar muy duro si queremos tener opciones, lo que nos permitiría dar el salto que necesitamos técnicamente con unas sinergias muy importantes para un proyecto tan ambicioso con todo el apoyo que nos sea posible.

¿De qué forma EAE Business School os ha ayudado? ¿Mantienes contacto con amigos, profesores o personal de la Escuela después de haber finalizado el Máster en 2015?

EAE siempre ha abierto sus puertas para nosotros. Personalmente me ayudó a despertar como emprendedor y darme cuenta que, por mucha teoría que aprendamos en los libros o Universidades, al final lo que realmente cuenta en la práctica es la experiencia profesional que su claustro proporciona. Si no hubiera aprendido de un gran periodista como Carlos Salas no habría sido el mejor a nivel nacional de Elevator Pitch el año pasado; si no hubiera tenido Innovación con Fernando del Valle no sabría ejecutar bien un proyecto; o si no dispusiera del apoyo de Esther González no conocería a contactos tan increíbles como los de Lola Dobón, Lucio Fernández, Iván Zamarrón, José Luis Morato, Juan Plaza y un larguísima lista de “profesorniales” como yo los catalogo, que es lo que hace a EAE Business School especial.

Animo a todos los alumnos a pedirles consejo, procurar mantener la relación y hacerles alguna visita ya que te seguirán ayudando tanto con su experiencia como con algún posible contacto, es una maravilla.

Añadir nuevo comentario: