Actualidad

El Campus de Madrid de EAE acoge la conferencia “Conciliación laboral: ¿moda o necesidad?”

Jue, 12/03/2015 - 12:40

EAE Business School ha acogido la conferencia “Conciliación: ¿moda o necesidad?” junto a Compensa Capital Humano y la Asociación Centro de Dirección de RRHH, con el fin de hablar de las ventajas que aportan, tanto a las empresas como a los trabajadores, las medidas de conciliación. Destacar que AEDIPE Centro es una nueva entidad partner de EAE Business School.

Carlos Delgado, Presidente y Consejero Delegado de Compensa Capital Humano ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a esta sesión que ha llenado por completo el Salón de Actos de la Escuela en Madrid. Tras él, y moderado por Enrique Arce, Director de Conciliación y Diversidad de Compensa Capital Humano, ha sido el turno de Teresa Gallastegui, Directora de RRHH de Ecoembes, y César Martín, Director de RRHH de Reale.

Conferencia ‘Conciliación laboral: ¿moda o necesidad’

Ambos han expuesto la importancia de la conciliación y la integración dentro de sus compañías, mostrando a dos empresas muy diferentes (Ecoembes es una empresa sin ánimo de lucro y con 17 años de historia, mientras que Reale es una aseguradora fundada en 1828) y que, sin embargo, han apostado fuerte por este tipo de medidas entre sus trabajadores.

Carlos DelgadoA continuación puedes leer la entrevista a Carlos Delgado y su visión sobre la conciliación en España y la responsabilidad tanto por parte de las empresas como de los individuos.

En primer lugar, y como dice el título de la conferencia. ¿Estamos ante una moda o ante una necesidad?

Necesidad. Han cambiado las cosas en el entorno y su conjunto, por ejemplo el impacto de la tecnología en los puestos de trabajo, la composición de las familias, etc. Esto hace que la separación teórica de vida y trabajo ya no exista, se ha mezclado todo, con lo cual, es necesario establecer unas normas, unas reglas formales de cómo adaptar mi interés profesional y tu interés personal juntos, más allá del salario.

¿Cómo valoras la situación de la integración en España?

En España, como todos los países mediterráneos, estamos muy arropados por el núcleo familiar, los abuelos, los tíos, los hermanos… Y tenemos más facilidades que en otros lugares donde el concepto familia es distinto. Aún así, hay que darle una solución a este tema, y cada vez somos más conscientes. La gente joven que se incorpora tiene visiones y necesidades distintas, con lo cual esta integración es una necesidad ya que sino no vamos a tener los perfiles que necesitamos.

Algunos países de nuestros entorno están un paso por delante en materia de conciliación. ¿Cómo hacemos para equipararnos con ellos?

Aquí hay dos aspectos. Uno es la igualación pública, es decir, que por normas laborales te obligaran a determinadas cosas, que en España estamos obviamente muy atrás. Los programas electorales están hablando de este tema, de medidas que van a incluir, pero en cualquier caso se quedarán cortas. Pero la responsabilidad mayoritaria recae en las empresas, no visto como una amenaza sino como una oportunidad, es decir, si hago las cosas de una determinada manera puedo ser más atractivo que mi competidor. A nivel político siempre se hablará, pero creo que la gran oportunidad está en el mundo de las compañías.

¿Y qué medida crees que sería fundamental por parte de los políticos?

Es que tendríamos que cambiarlo todo. El Estado no tiene por qué regular todo, pero sí establecer unos mínimos y cumplir todas las garantías adecuadas a los tiempos que vivimos. Muchas veces queremos copiar cosas de entornos donde esto está muy bien, pero que sería incoherente con la situación.

Aparte de las empresas, ¿qué responsabilidad tienen los individuos?

Muchísima, es algo de lo que no he hablado, pero es un tema muy importante. Esta integración es un tema de responsabilidad. Estás dando unas reglas de juego que se basan en la confianza, y eso significa que no vas a abusar de ellas. Es confianza por parte de la empresa (tengo que entender estas normas y no voy a abusar de ellas) pero no puede haber abusos por el otro lado, por ejemplo, decir que te quedas en casa trabajando y luego ir al gimnasio. Exige una gran responsabilidad y un control.

Añadir nuevo comentario: