Actualidad

Javier Lozano, antiguo alumno de EAE, nos explica cómo ha logrado Novartis ser número uno en el ‘ranking’ Great Places to Work

Jue, 01/14/2016 - 13:00

Seguimos publicando contenido exclusivo extraído de la Revista Talent Alumni Review. A esta nueva entrevista se le suma la ya publicada a Joan-Jordi Arnó, antiguo alumno del Executive MBA y vicepresidente del programa Simply en Schneider Electric.

Tal y como ya afirmó Agustín Capandeguy, responsable de desarrollo de Talent Alumni Review, se trata de una revista que se publicará semestralmente y que está disponible en todas las sedes que tiene la Escuela. Además puedes descargarte la versión online de la misma pinchando aquí.

En esta ocasión, os presentamos a Javier Lozano, licenciado en Bioquímica por la UAB y Máster en Biología Molecular por la UAB. En EAE Business School cursó el Executive MBA, “lo que podría definir como un punto y seguido en mi carrera”. Esta formación le ha permitido desempeñar diferentes roles en tres de los más importantes departamentos de una multinacional farmacéutica, según sus palabras, Médico, ‘Marketing’ y Comercial.

Javier Lozano ha sido Medical Scientific Liaison, Sales, Marketing and Medicine Advisor y Strategist Consultant en Novartis. Desde septiembre trabaja como Medical Science Manager en Swedish Orphan Biovitrum.

Javier Lozano

Durante 13 años, Novartis ha figurado en la lista de Great Places to Work. ¿Qué factores han sido determinantes en la adjudicación del primer puesto?

En mi opinión, es la culminación del trabajo realizado durante casi tres lustros. Un éxito basado en la percepción que tienen los empleados de las prácticas y políticas de RR. HH. de la compañía en la que trabajan. Por tanto, factores como la conciliación laboral, la equidad en el trato al colaborador y la identificación con los valores de la empresa son claves.

La conciliación es un asunto muy relevante. ¿Cómo se administra?

A mi entender, la compañía ofrece a sus asociados un amplio abanico de medidas que facilitan la organización del tiempo de trabajo, como la jornada flexible, el teletrabajo, etc. Además de otras medidas relativas a las responsabilidades y necesidades familiares y domésticas.

Además de Strategist Consultant, también cumples el rol de Scientific Liaison. ¿Cómo describes esta profesión?

En el escenario de cambio en el que actualmente vive el mundo de la industria de la salud, el MSL es una figura clave. Tanto desde el punto de vista estratégico, el giro hacia la transparencia en el que está inmersa la industria de la salud, como desde el operativo, el MSL está en el centro neurálgico interrelacional entre el sistema sanitario y la industria. Los números cantan, y su melodía nos hace llegar el eco del ingente número de compañías que han incorporado como parte de su ”staff” este nuevo rol. Por tanto, el MSL es una figura de convergencia y cambio, de futuro y progreso. Simplemente, un entorno apasionante en el que desarrollarse.

Ahora inicias una nueva etapa como Medical Science Manager en Swedish Orphan Biovitrum, dedicada a la investigación de enfermedades raras. ¿Qué significa para ti este cambio?

Es una oportunidad única de contribuir a la mejora de la vida de los pacientes que padecen enfermedades minoritarias en una compañía nacida con vocación de ayuda y servicio a este colectivo.

¿Crees que las farmacéuticas deben realizar I+D conjuntamente para lograr el verdadero progreso?

El verdadero progreso es el que pone una tecnología al alcance de toda una sociedad. Algo que no se puede conseguir desde la insularidad. El I+D compartido es cada vez más una solución, puesta en práctica entre las compañías farmacéuticas, pero es una medida aislada. Como lo son la digitalización de la medicina y el cambio de la industria de la salud hacia una aproximación basada en los resultados en salud. Pero que una “tecnología farmacológica” esté al alcance de todos depende de la convergencia de los objetivos de todos los implicados, industria de la salud y sistema sanitario.

Añadir nuevo comentario: