Actualidad

Las Administraciones Públicas tardan un 30% menos en abonar sus facturas a los autónomos en los últimos años

Mar, 05/19/2015 - 00:00

EAE Business School presenta el estudio ‘¿Cómo pagamos hoy en día?’, sobre la morosidad en el crédito comercial en España 2015, un informe sobre la implementación de la Ley 3/2004 de lucha contra la morosidad, diez años después de su promulgación. En el informe elaborado por Pere Brachfield, Director del Centro de Estudios de Morosología de EAE, se realiza un análisis de la legislación contra la morosidad en operaciones comerciales y una comparativa de los principales indicadores de España frente a la Unión Europea.

Entre las conclusiones destacan que las Administraciones Públicas tardan un 30% menos en abonar sus facturas a los autónomos en el último año. Precisamente estos, los autónomos, junto con las PYMES y las microempresas son los colectivos más afectados por la morosidad.

En comparación con la Unión Europea, España duplica el rato de impagos sobre facturas vencidas: 5,7% frente al 2,85% europeo. También lo hace con el plazo medio de pago de las operaciones B2B, hasta los 95 días en el caso español mientras que la media europea está en los 47 días.

Además, las Comunidades Autónomas tardan una media de 42,89 días en pagar a sus proveedores, un retraso de 13 días por encima del plazo máximo previsto en la legislación. Aragón es la comunidad que más tarda en pagar a sus proveedores, seguido de la Comunidad Valenciana y Extremadura.

Descárgate el estudio ¿Cómo pagamos hoy en día?




+ SOLICITA EL INFORME COMPLETO


ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS DE APLICACIÓN DE LA LEY 3/2004

Según el informe de EAE Business School, la Ley 3/2004 no ha conseguido frenar la problemática que implica las grandes tasas de morosidad en el sector público y privado español. Mientras que los organismos públicos tenían un plazo máximo para pagar a sus proveedores de 30 días, según el informe las Administraciones Públicas tardaron una media de 80 días en pagar en el último año, aunque esto supone una reducción de 30,2% respecto a los plazos medios de pago registrados en 2013.

España cuenta con un ratio de impagos sobre facturas vencidas que duplica la media europea: 5,7%, frente al 2,85%, que provoca elevadas pérdidas económicas a las empresas acreedoras. Además, el plazo medio de pago de las operaciones B2B ha aumentado hasta los 95 días, por lo que casi duplica la media europea, fijada en 47 días.

Comparativa España-Europa

MOROSIDAD POR COMUNIDAD AUTÓNOMA

Respecto a las Comunidades Autónomas, el estudio elaborado por EAE Business School muestra que, en 2014, las Comunidades Autónomas tardan una media de 42,89 días en pagar a sus proveedores, lo que supone un retraso de casi 13 días por encima del plazo máximo de 30 días previsto en la legislación de lucha contra morosidad para los pagos de las Administraciones Públicas.

Aragón es la comunidad que más tarda en pagar a su proveedores, con un periodo medio de 77,53 días, seguida de la Comunidad Valenciana con 74,42 días y Extremadura, con 72,3.

PLAZOS DE PAGO Y COBRO EN LAS COMPAÑÍAS DEL IBEX 35

Según el informe de EAE, el plazo medio de pago de las sociedades no financieras del selectivo asciende a 169 días, casi el triple del plazo máximo que marca la Ley. Las empresas del sector de la construcción e inmobiliario son las que registran el mayor retraso en la liquidación de sus facturas, ya que alcanza los 288 días, seguido por el sector de servicios y comercio con un plazo de pago de 253 días, e industria con 230 días.
Respecto a plazos de cobro, las grandes cotizadas españolas cobran a 78 días de media, el sector ladrillo a 125, el sector industrial cobra a 112 y el sector de servicios y comercio a 74.

PRINCIPALES MOTIVOS DE IMPAGO Y MÁXIMOS AFECTADOS

Según el informe de EAE, los principales motivos de riesgo de impago para el tejido empresarial son los elevados plazos de pago, que causan a las empresas altos costes de orden financiero para sostener su tesorería, el importe de las cuentas de clientes por cobrar en los balances de las empresas españolas, que es más del doble del de las de UE, o los costes financieros que deben afrontar las empresas españolas para financiar sus cuentas de clientes, una de las causas por las cuales las empresas españolas son menos competitivas en un mercado global, ya que por ejemplo triplican los costes respecto a las empresas del norte de Europa.

El 83% de las empresas españolas evita acudir a los tribunales para reclamar deudas debido a la lentitud de la justicia, mientras que el 60% opta por renunciar a parte de las cantidades adeudadas para así reducir la deuda adquirida. Además, el 70% de los empresarios se ha visto obligado a aceptar acuerdos comerciales con proveedores que les obligan a cobrar a plazos superiores a los 60 días.

El informe de Pere Brachfield destaca que, en el tejido empresarial español, los principales afectados por la morosidad son PYMES, microempresas y autónomos, a los que los altos índices de morosidad suponen importantes problemas de liquidez.

“A finales de 2014 se cumplieron diez años desde la promulgación de la Ley 3/2004, resultado de la transposición de la Directiva 2000/35/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, que establece medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Sin embargo, una vez que ha pasado una década de la entrada en vigor de la ley, España sigue sufriendo un problema crónico de impagos y de falta de cumplimiento de plazos máximos de pago. Cuando la Ley 3/2004 apareció publicada en el BOE, a muchos nos pareció que las Cortes Generales habían dado un paso de gigante para crear un marco legislativo que iba a aminorar la morosidad, reducir los impagos y reprimir las malas prácticas de pago. Diez años después hemos quedado desilusionados, ya que la Ley contra la morosidad es papel mojado. El problema es que la morosidad está causando a las empresas españolas, y en particular a las pymes, microempresas y autónomos, serios problemas de liquidez. Además está provocando fuertes pérdidas económicas que afectan gravemente a la rentabilidad, competitividad y supervivencia de este tipo de empresas, provocando decenas de miles de cierres de empresas y la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo” concluye Pere Brachfield, Director del Centro de Morosología de EAE Business School.

Añadir nuevo comentario: