Actualidad

Las bases del liderazgo: "Hay que conseguir que 1+1 sumen 3"

Vie, 10/16/2015 - 00:00

El Campus de Barcelona de EAE Business School ha acogido la conferencia sobre management Aprendiendo a liderar, a cargo de Santiago Ávila, Socio Director de Executives On Go, y autor de “Aprendiendo a liderar” y “La gestión emocional” de la Editorial Pearson. La presentación del evento ha corrido a cargo de Javier Crespo, Director del Máster en Dirección de Recursos Humanos y amigo personal del invitado. La sesión ha creado tanta expectación entre el alumnado que, al inicio, el espacio se encontraba completamente abarrotado de estudiantes e incluso algunos se tuvieron que quedar de pie.

Ávila, experto en management empresarial, pero con un bagaje que esparce pinceladas de física, filosofía y humanismo, empezó su ponencia con música de Led Zeppelin, reivindicando que "el mundo, como la música, no solo hay que entenderlo, también hay que sentirlo". Y añadió que, "si no convertimos en hábito lo que aprendemos, no servirá para nada". A lo largo de una hora y media, defendió la importancia de seguir unos principios básicos de confianza, respeto y sinceridad, en el ejercicio de un cargo directivo, y expuso a los allí congregados las principales características que debe tener un buen líder para que su proyecto alcance significado.

Conferencia sobre management con Santiago Ávila

Para conseguir un logro, empresarial o no, es necesario contar con la combinación precisa de talento y compromiso. "Sin embargo – matizó -, el compromiso tiene el papel más importante de la ecuación. Un proyecto con poco talento pero con un gran compromiso tiene más posibilidades de triunfar que otro que tenga mucho talento pero poca dedicación". Y para desarrollar su teoría, puso el ejemplo del Premio Nobel en Medicina Santiago Ramón y Cajal, que tuvo que luchar incesantemente para que se valoraran sus logros a nivel internacional.

Si una idea se repitió a lo largo de la conferencia, y de forma totalmente intencionada, fue que "el liderazgo trata de personas". Y es que, según Ávila, "hay que conseguir que 1+1 sumen 3, y, por tanto, evitar que sumen 2 o menos". Ese es el principal reto del líder. Y en ese sentido, destacó la importancia de la escucha, y de alinearse en un propósito común con las personas sobre las que se ejerce el liderazgo. Todo eso, de forma comprometida, sin olvidar los principios con los que uno se sienta identificado y legitimado.

Por último, Ávila destacó la notable evolución del concepto de liderazgo desde principios del siglo XX, y defendió la necesidad de practicar un liderazgo transcendente, es decir, conseguir la transformación de los otros a través de la inspiración, no a través de la propaganda o la imposición de ideas: el líder de líderes. Y para eso, ofreció un último consejo a los asistentes: "debemos mantener un equilibrio perfecto entre el coraje, la sabiduría y la paciencia".

Liderar es elegir, y se concretaría en una serie de suerte que vendría a ser: hacer bien el bien.

Puedes ver también la posterior entrevista a Santiago Ávila.

Añadir nuevo comentario: