Actualidad

Los alumnos de EAE Business School descubren el alma de la Gran Vía de Madrid

Vie, 09/18/2015 - 12:41

La imponente Gran Vía madrileña es una de las calles más transitadas y vistas de España. Su pavimento es un hervidero por el que pasan 200.000 peatones y 50.000 coches al día aproximadamente. Este ritmo frenético hace que sus edificios sean vistos pero raramente observados y comprendidos por sus viandantes.

Por este motivo, EAE Business School quiso que sus alumnos descubrieran el alma de la Gran Vía de Madrid organizando un recorrido que nacía en la Plaza de Cibeles y finalizaba en la Plaza del Callao.

La intermitente lluvia no impidió que los estudiantes se congregaran en torno a la fachada del Palacio de Cibeles (antiguo Palacio de Comunicaciones). El aguacero, lejos de arruinar esta lucrativa actividad cultural, propició que la visita tuviera una luz y tonalidad cenicienta semejante a los célebres cuadros que el pintor Antonio López García realizó de la Gran Vía madrileña.

Alumnos de EAE en la visita por la Gran Vía de Madrid

La arquitecta María José Martín fue la cicerone del recorrido y sus interesantes explicaciones denotaban su pasión por su profesión. Supo aunar tecnicismos arquitectónicos con sus inherentes aspectos históricos y sociales de forma muy amena.

La guía inició su exposición en el Palacio de Cibeles, diseñado por el binomio de arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi, y narró los antecedentes de la proyección de la Gran Vía. Remontó su discurso a 1561, año en que Felipe II establece la Corte en Madrid otorgándole la condición de capital; este acontecimiento hizo que el trazado del centro de Madrid cambiara de forma abrupta en un pequeño lapso de tiempo.

En este sentido, un alumno procedente de Chile preguntó el porqué del caótico plano de las céntricas calles madrileñas y expresó que, tanto en su país natal como en el resto de urbes europeas que había visitado, “las ciudades conformaban un mapa más ordenado que el madrileño”. María José Martín dio respuesta a su duda argumentando que “en Madrid, la Corte dio la espalda a la Villa”. De esta manera, mientras que las calles principales destinadas a la Corte, como era la primigenia Gran Vía, se erigían ordenada y monumentalmente; sus calles aledañas, correspondientes a la Villa, se apiñaban sinuosamente dibujando así el original y característico trazado del centro de Madrid.

En la misma Plaza de Cibeles, la guía instruyó a los estudiantes sobre los edificios que componen las cuatro esquinas de dicha plaza. De este modo, hizo un repaso a la arquitectura e historia del Palacio de Cibeles, sede de la Alcaldía de Madrid desde el año 2007; del Palacio de Buenavista, sede actual del Cuartel General del Ejército; del Banco de España y del Palacio de Linares, sin eludir la leyenda del fantasma de “Raimundita”. Asimismo, narró el mito griego de la Diosa Cibeles que fue escuchado con especial interés por parte de los alumnos.

Tras este ilustrativo y completo comienzo, la guía y su séquito de alumnos abandonaron la Plaza de Cibeles para adentrarse en el meollo de la Gran Vía. Durante esta parte del itinerario, los alumnos conocieron algunos de los edificios más emblemáticos del anteriormente citado urbanista Antonio Palacios: el Casino de Madrid, el Círculo de Bellas Artes (aunque este ya se encuentre en la Calle de Alcalá), la Casa Matesanz, el Instituto Cervantes o el Hotel Senator Gran Vía.

La guía y arquitecta María José Martín tampoco omitió las eventualidades históricas, sociales y ociosas que le dan esa peculiar personalidad a la Gran Vía. Realizó un memorándum de sus antiguos comercios, como los Almacenes Madrid París, o de sus cines, como el Cine Avenida, que hoy día albergan franquicias del sector textil. Asimismo, relató la historia de edificios que siguen perennes pese al paso del tiempo, como el bullicioso Museo Chicote o el solemne Oratorio de Caballero de Gracia.

La Plaza del Callao y el “intocable” neón de Schweppes del Edificio Carrión pusieron el broche a este vívido recorrido por la Gran Vía. “A partir de ahora, veremos la Gran Vía con otros ojos”, apostillaron los alumnos de EAE Business School.

Añadir nuevo comentario: