Actualidad

"Los líderes necesitan conocerse perfectamente para crear un ambiente de desarrollo y aprendizaje"

Mié, 11/04/2015 - 12:45

Beti Sapiña es Coach Ejecutiva, formadora en desarrollo personal y profesional. También ejerce como profesora del Máster en Desarrollo Directivo, Inteligencia Emocional y Coaching desde 2014. Tras un seminario realizado a miembros del Col·legi d'Economistes de Catalunya, entidad colaboradora de la Escuela, charlamos durante unos minutos con Beti Sapiña para conocer cómo puede el coaching ayudar a las organizaciones y cómo fortalecer las relaciones entre profesionales.

Beti Sapiña, Coach Ejecutivo
¿Por qué es tan importante el coaching dentro del contexto de una organización empresarial?

En el Máster en Desarrollo Directivo, Inteligencia Emocional y Coaching, definimos el Coaching ejecutivo como una relación de ayuda que se establece entre un cliente y un coach, que tiene como misión ayudar a dicho cliente a redactar una serie de objetivos que le permitan mejorar su desempeño profesional y su satisfacción personal y, en consecuencia, incrementar la eficacia de su organización, todo ello dentro de un acuerdo formalmente definido.

Se lleva a cabo mediante una interacción, uno a uno, coach ejecutivo y cliente (directivo), manejando datos de múltiples perspectivas y basado en la confianza y respeto mutuo. La organización, (le llamamos el sponsor), el directivo y el coach ejecutivo trabajan asociados para alcanzar el máximo resultado. La organización puede ayudar a marcar objetivos pero ha de tener muy clara la confidencialidad imprescindible entre coach y ejecutivo.

¿Cuáles son los principales retos del liderazgo hoy en día? En otras palabras, ¿qué hay que hacer para ser un buen líder?

Los líderes necesitan conocerse perfectamente para después saber crear un ambiente de desarrollo y aprendizaje que favorezca la delegación y la responsabilidad del empleado. El líder desarrolla estas habilidades en su proceso de coaching: gestión del desempeño, negociación, gestión de reuniones, establecimiento de objetivos, feedback, consiguiendo de esta manera equipos de alto desempeño, motivados e implicados, que sepan navegar cómodamente con los cambios, capaces de combinar los conocimientos de los miembros del equipo más seniors con las habilidades de los miembros más juniors.

¿Puede una buena gestión de las emociones mejorar los porcentajes de venta o las oportunidades de negocio de una empresa?

Por supuesto, mantener una actitud positiva, saber superar fracasos, sacando el aprendizaje de ellos, mantener relaciones saludables con compañeros contribuye a mejorar el clima laboral. Los comerciales de la compañía se sentirán mejor y trasladarán una mejor imagen que acabará reflejada en los resultados.

Conferencia de Beti Sapiña¿Cómo podemos gestionar la ira que despierta el hecho de que un compañero de trabajo nos haga una mala jugada?

La ira, como cualquier otra emoción, puede ser perfectamente gestionada con una correcta inteligencia emocional. Es bueno tener la suficiente autoconfianza para no dejar que las actitudes de nuestros compañeros lideren nuestras vidas. Y a menudo una clara empatía y asertividad para entender y clarificar que es lo que hay detrás de estas “malas jugadas”.

¿Qué le recomendaría a un trabajador que no se siente valorado por su jefe? ¿Y a su jefe?

Que explore qué ha dado lugar a esta situación, ¿es solo una percepción? ¿Hay hechos que la corroboran? ¿Es el trabajador realmente el causante de esta situación? ¿Hay otros hechos o factores externos a la relación con su jefe que puedan dar lugar a esta percepción? ¿En qué momento estoy yo? ¿En qué momento está mi jefe? ¿La información de que dispongo me permite saber si es un tema de actitud o he de desarrollar alguna competencia? Con esta información sería bueno que solicitara una entrevista con su jefe y que preparara las posibles preguntas y respuestas. Si es un tema de competencias necesitará formación y si es un tema de actitud el coaching le sería de mucha utilidad.

El jefe debe hacer el mismo proceso y saber qué es lo que necesita su colaborador. Es falta de desarrollo de habilidades o hay alguna actitud, creencia o valor que debe ser tratado.

Algunas personas creen que la gestión de las emociones es un aprendizaje que debería dirigirse únicamente al bienestar personal y social. Es decir, no como herramientas para hacer negocios o inducir a las ventas. ¿Qué opina usted?

Las emociones afectan en gran medida a nuestro impacto en todas nuestras interacciones y gestionarlas correctamente nos permite tener mucha más satisfacción personal y mejorar las relaciones con todos los que nos rodean sea en el ámbito profesional o personal.

Añadir nuevo comentario: