Actualidad

Oliva González, profesora de EAE, publica un libro sobre financiación público-privada de infraestructuras

Mié, 03/23/2016 - 00:00

Recientemente Oliva González, profesora del Máster en Project Management de EAE Business School, ha publicado su libro “Proyectos de Participación Público-Privada (PPP) para la gestión y financiación de infraestructuras”.

Su objetivo con la publicación es explicar de forma clara y sencilla qué es la gestión de infraestructuras a través de proyectos de Participación Público Privada y contribuir así a una bibliografía del tema que, en la actualidad, es escasa y fragmentada. A lo largo de diez capítulos, el lector encontrará definidos los conceptos básicos necesarios para entender los fundamentos de este tipo de proyectos, cuándo y por qué son necesarios, y qué es lo que no se puede obviar, que están al servicio de la sociedad y de sus necesidades.

Charlamos con la profesora sobre qué significa el libro para ella, a quién va dirigido y para conocer más sobre los proyectos de Participación Público-Privada.

Oliva González¿Qué te llevó a escribir este libro?

El principal motivo que me llevó a escribirlo fue la pregunta más o menos constante de muchos de mis alumnos en este tema sobre bibliografía de referencia. No existen muchos libros sobre el tema realmente, y los que existen, no contemplan los proyectos de Participación Público Privada (PPP) como empresa. Existen muchas referencias y muchos artículos, eso sí, pero tampoco desde el punto de vista de gestión de empresa. Un proyecto de estas características no puede concebirse sin entender que hay punto de vista fundamental y que es el de empresa. La gestión de un proyecto PPP es la gestión de una empresa, que además, es un poco singular en relación al resto de empresas.

Después de varios años de preparar documentación para los cursos, me animé a escribir un manual que tenía claro que tenía que ser sencillo y que tocara todos los puntos que creo son importantes a la hora de gestionar y evaluar este tipo de proyectos.

¿A quién va dirigido el libro?

El libro va dirigido a cualquier persona que quiera entender qué es un proyecto de Participación Público Privada (PPP). Puede ser que esta persona sea alguien que está estudiando actualmente sobre el tema, o sobre temas conexos. Puede ser que sea un consultor que trabaja en este ámbito. También puede ser personal de la Administración. En general, yo creo que puede ser leer y entendido por cualquier persona que le interese el tema.

¿Por qué lo recomendarías leer y/o consultar?

Lo recomendaría básicamente porque creo que se repasan los conceptos básicos que subyacen a este tipo de proyectos, en un lenguaje que creo es sencillo y claro. No se encontrarán aquí ni tesis complicadas ni fórmulas inentendibles. También porque creo que se tratan de tocar todos los puntos de vista que hay que tener en cuenta en este tipo de proyectos: empresarial, técnico, jurídico, financiero y social.

En el libro el lector encontrará, quizá, cierta dosis de crítica o de reflexión, lo que le va a permitir también tratar de formar su propio punto de vista sobre el tema, que es a lo que yo dirijo siempre a los alumnos. En estos proyectos hay pocas cosas objetivas y sí mucha necesidad de saber bien dónde estás y cómo se ve el proyecto desde ese dónde estás.

Define qué son los proyectos de Participación Público Privada (PPP).

Un proyecto de Participación Público Privada es un proyecto donde el sector público y el sector privado colaboran. Esta colaboración tiene un objetivo fundamental, que es satisfacer alguna necesidad social. Dependiendo del carácter del proyecto, del riesgo que lleve implícito, del sector al que pertenezca y de la necesidad social que haya que satisfacer, esa colaboración se estructurará en una determinada fórmula jurídica, bajo unos mecanismos de ingresos y gastos determinados y bajo un plazo también determinado.

¿En qué sectores se aplican este tipo de proyectos?

En principio, se aplican en todos aquellos sectores en donde el sector público tiene reservadas las competencias de actuación, es decir, sectores donde es necesario satisfacer necesidades sociales, y el marco legislativo, fundacional y normativo del país reservan la iniciativa de la satisfacción de esas necesidad sociales al sector público.

Los sectores con más tradición son los sectores relacionados con las infraestructuras de transporte y de aguas, pero actualmente se utilizan en casi todos los países del mundo en sectores tan dispares como la educación, los servicios funerarios o los servicios penitenciarios.

¿Qué ventajas y qué desventajas reportan?

Es importante entender, y así se indica en el libro, que este tipo de proyectos no son, ni deben ser, la panacea ni la forma habitual de gestionar necesidades sociales. Son un instrumento de planificación y de gestión al servicio del sector público para casos concretos, siempre como herramienta complementaria y nunca como herramienta principal.

Estructurar bien un proyecto de estas características lleva tiempo, dinero y mucho esfuerzo. Tenemos que tener en cuenta que el decidir, por ejemplo, realizar una cárcel en formato de proyecto PPP requiere el estudio previo de convertir esa cárcel en una empresa, en un negocio, que debe ser rentable durante un número determinado de años. Igual en el caso de una carretera o de un hospital. Hay casos que es más fácil visualizar este punto de vista y otros casos en los que es muy difícil. Además es un tema delicado, ya que se trata de generar negocio satisfaciendo necesidades sociales.

Creo que la principal ventaja es que si se realiza una buena estructuración del proyecto, éste, dependiendo de la dimensión económica del mismo, puede generar mayor crecimiento económico y ayudar a generar más competitividad, que si el proyecto se realizara de la forma habitual.

El principal problema es que es muy difícil realizar bien esa estructuración, y entonces, en lugar de generar un mayor crecimiento económico y ayudar a la competitividad, se convierte en un problema importante y en un lastre para la Administración y para la sociedad, a corto, medio y largo plazo. Estos proyectos tienen un plazo medio de entre 5 y 100 años, siendo la media, unos 20-25 años.

El ejemplo más claro de esta problemática lo podemos encontrar en la actualidad en las autopistas de peaje quebradas o en suspensión de pagos en España. La titularidad de los activos es del sector público, y esto implica que se activa la Responsabilidad Patrimonial, que genera en este caso concreto, un problema enorme cuantificado entre los 5.000 y los 6.000 millones de euros.

Tu libro acaba con una reflexión sobre cómo pueden evolucionar en el futuro. ¿Nos das unas pinceladas de esta reflexión?

La reflexión que el lector puede encontrar en el libro sobre la evolución en el futuro es un poco sui generis y no deja de ser una visión muy personal.

Por un lado están las nuevas tecnologías que facilitan el poder tener información casi instantánea de lo que sucede en cualquier parte del mundo. Por otro lado está el cada vez mayor poder individual y la presión social en aumento por ejercer de forma efectiva ese poder individual juntamente con una reclamación por cada vez mayor información y transparencia. Por último, está la realidad de un mercado global, cada vez con menos fronteras y trabas a las transacciones financieras entre cualquier parte del mundo.

Con estas premisas, en la medida en que se consiga desarrollar y tener información precisa y transparente, capacidad real de influencia y de decisión del individuo particular y capacidad de inversión directa en cualquier proyecto del mundo de forma casi instantánea, estos proyectos pueden llegar a convertirse en algo totalmente diferente a cómo son a día de hoy. Sobre todo, en los aspectos de financiación y de elección.

Imaginemos que cualquiera de nosotros pudiera acceder ahora mismo al listado completo de todos los proyectos que están siendo definidos, licitados y financiados en este momento bajo este formato, y que pudiéramos apoyarlos, bien con financiación, bien con ideas y que esas ideas tuvieran capacidad de influencia en el diseño final y que la cantidad de financiación aportada se aceptara. El coste financiero de estos proyectos descendería de una forma importante, seguramente, y la estructuración de los mismos sería también más adecuada a la necesidad real para la que se conciben. Podría llegar incluso a cambiar el modelo fiscal actual. Apoyas, defines y pagas aquellas necesidades que necesitas, de una forma justa y transparente.

Añadir nuevo comentario: