Actualidad

Resultados Brexit: Reino Unido elige salir de la Unión Europea

Vie, 06/24/2016 - 00:00

Por: John Wetherell, profesor del International MBA, Executive MBA y Master of International Business de EAE Business School.

El resultado del referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la Unión Europea ha sido muy claro - Inglaterra, apoyado en menor medida por Gales, quiere seguir su propio camino, mientras Escocia, secundado por Irlanda del Norte, quieren formar parte de Europa. El peso de la población de Inglaterra sobre los demás países ha sido determinante en dar una mayoría a la opción de abandonar la UE.

Las causas de la voluntad de ingleses y galeses de romper los lazos más formales que les unen a Europa son muchas pero pueden resumirse en la palabra globalización y, sobre todo, en la percepción de que las élites han administrado este proceso en su beneficio sin tener en cuenta las necesidades de las clases medias y trabajadores. Sobre todo en Inglaterra, la desigual distribución de las rentas de la globalización se ha relacionado con Londres, y es interesante comprobar que esta ciudad es la única región de Inglaterra que ha votado a favor de quedarse. Desde el punto de vista de los menos favorecidos por la globalización, la UE forma parte de esta elite y han preferido quitarla de encima.

Las consecuencias de esta decisión son imprevisibles. El referéndum no es vinculante y quedan 18 meses para implementar la separación. Así que es aún posible que no se aplique como otros referéndums europeos.

En el caso de llevarse a cabo, su impacto en el Reino Unido podría ser histórico. Es difícil pensar que Inglaterra puede obligar a Escocia a abandonar la UE contra la voluntad de sus habitantes. Si se le da a Escocia la oportunidad de votar sobre su permanencia en la UE o el Reino Unido y escoge la UE será el final del Reino Unido. Además la salida de la UE perjudica a Londres. Se avecina una negociación compleja entre la UE y el RU, donde el gobierno británico deberá intentar defender los intereses de su capital y de sus empresas y ciudadanos, cuyo futuro esté vinculado de una manera u otra a Europa.

Por la parte europea, el gran temor será el contagio. La combinación británica de una alianza entre el ala derecha del partido conservador y las clases empobrecidas por la crisis puede repetirse en otros países y las frustraciones de muchos ciudadanos europeos no son menores que las de los británicos. Es probable que la UE tome medidas para protegerse de futuras secesiones, pero, quizás, es precisamente ésta su principal debilidad - es una unión de estados y cada estado tiene la última palabra. Si sus ciudadanos quieren seguir el ejemplo británico se antoja difícil que la UE pueda impedirlo.

Añadir nuevo comentario: