Actualidad

Martes, 15 de Mayo, 2018

Las grandes compañías que cambian el mundo y que son referentes en la transformación digital tienen un denominador común: constantemente se preocupan por entender a su cliente y se preguntan cómo mejorarlo.

Si ellas lo hacen, las demás también pueden. Empresas como Google Ventures se han convertido en un buen ejemplo por llevar la tecnología y el diseño hasta un primer plano y conseguir mejorar así la relación empresa-cliente. Lo más revolucionario es que lo han conseguido en tan solo 5 días.

Viajamos en el tiempo. Año 2010. Nace Design Sprint, un proceso cuyo objetivo es responder los puntos más críticos de un negocio desde tres líneas de trabajo: el diseño, el prototipado y el testeo con los clientes. ¿Lo mejor de todo? Se pueden conseguir resultados en tan solo 5 días.

En un mundo en el que todo gira tan rápido, los métodos como éste son bienvenidos, sobre todo porque nos ayuda a medir la viabilidad de nuestro proyecto. Los CEOs lo saben: no hay tiempo que perder.

¿Cómo se pone en práctica un Design Sprint?

 

Para empezar, necesitas un equipo preparado y coordinado, que deberá estar informado de este proceso. Sentirse parte del equipo para lograr resultados es imprescindible. El siguiente paso es coger el calendario y marcar esos 5 días que destinarás al desarrollo del Desing Sprint.

  • Lunes. El momento en el que se decide el objetivo del Design Sprint. Se trata de convocar una reunión para que todos los integrantes del proyecto tengan voz y puedan exponer sus retos, habilidades, inquietudes así como lanzar todas las preguntas que tienen. Ahora también se analizan los clientes y cómo están interactuando con nuestros productos.

  • Martes. Si tenemos objetivos, ya podemos buscar las primeras soluciones que no serán las definitivas. El siguiente paso es repartir tareas en el equipo y empezar a desarrollarlas.

  • Miércoles. Día de reflexión. De las soluciones propuesta durante la jornada anterior, ¿cuáles son las más viables a largo plazo? Esto significa que habrá que decidir las que abren más oportunidades y quedarse con ellas para trabajarlas.

  • Jueves. “Get the job done”. Llega la hora de dar protaganismo al diseño, la clave de este proceso. En el cuarto día del Design Sprint, se diseña todo aquello que el cliente necesita, desde diseños de páginas web hasta apps.

  • Viernes. Última etapa del recorrido para testear el prototipo con los usuarios obtener sus comentarios. Por tanto, este método, basado tan solo en cinco días, permitirá medir la viabilidad de un negocio, para que este consiga experiencias reales del usuario.

5 días de trabajo en equipo para responder a las preguntas más críticas de un producto y diseñar un nuevo prototipo.

 

Una de las principales ventajas del Design Sprint es que el ciclo de análisis e investigación se reduce y eso acelera y motiva mucho más a los componentes del equipo de trabajo. Además, antes de comenzar a desarrollar una idea, se puede obtener una versión mínima de la misma y comprobar si funciona. 

Este método fue creado por Jake Knapp y es un pequeño resumen de las mejores prácticas de design thinking, estrategia de negocios, innovación, análisis de comportamiento o creatividad que cualquier empresa utilizar y que, de hecho, va a llenar muchas de las agendas de los directivos que trabajan el pensamiento estratégico y la innovación en su día a día. Y tú, ¿eres uno de ellos?

 

 

  • Design Sprint