Actualidad

Lunes, 5 de Noviembre, 2018

EAE apuesta por los emprendedores en sus clases y actividades paralelas. Y esto se refuerza gracias a su Máster en Emprendimiento e Innovación, que reúne a algunos de los mejores expertos en la materia. Por ello el Campus de Barcelona ha celebrado un workshop en el que los alumnos han podido aprender, de primera mano, cuáles son las claves para emprender actualmente.

La sesión, impartida por Manuel Juanes, cofundador y COO en Smartmee además de profesor del Máster en Emprendimiento e Innovación de EAE,  ha compartido algunas de las herramientas para ser responsables con nosotros mismos a la hora de emprender. “Tendemos a enamorarnos de nuestra idea y no es nada factible, debemos ser más objetivos”. Mientras que también ha recomendado controlar al máximo el riesgo, planificar y decidir que si las cosas no funcionan en un tiempo establecido es mejor cerrar.

Según el profesor, lo que funciona como negocio es el producto mínimo viable (MVP): “el más rápido y barato que puedas construir para llevarlo a los clientes rápidamente, que podamos observar y medir los resultados, y para hacer de tus productos algo que los clientes quieran, necesiten y deseen comprar”. En este caso ha puesto de ejemplo al creador de Dropbox, Drew Houston, quien lanzó un video casero de su aplicación con las primeras funciones que él utilizaba y en una semana consiguió 75.000 solicitudes de un producto no terminado. Manuel Juanes también ha dado consejos sobre las métricas: “mide lo que importa, las métricas también son gente, mide lo macro y céntrate en las relaciones causales”.

El emprendedor no solamente ha de ser responsable con uno mismo, sino también y especialmente con los clientes. “Debemos estar totalmente focalizados al cliente, pues es la base de la viabilidad de nuestro negocio”. En base a esto, remarca que es importante fidelizarlos, acompañarlos, no engañarlos y ser transparentes con ellos. Además se debe premiar su confianza y, como no, ofrecerle experiencias emocionales. El profesor de EAE recomienda a los alumnos que más que un plan de empresa es mejor contar una historia a través del storytelling.

Los emprendedores deben ser responsables con los socios con los que es vital establecer una relación de confianza “y deben complementarte y compartir tus objetivos y prioridades”. Manuel Juanes tiene claro que es importante firmar un buen pacto de socios, “no son otra cosa que convenios suscritos entre los socios con el fin de regular las relaciones internas que rigen la sociedad, mediante los cuales se fijan varios aspectos relacionadas con el funcionamiento de la misma”. En definitiva, un documento privado que firman todos los socios y sirve para regular las relaciones entre ellos.

Además de responsabilidad entre socios es necesario ser responsable con el equipo. “Trata de captar talento, actitud y pasión; facilita las herramientas para que se desarrollen como profesionales y personas, retribuye justamente; involucra al equipo en los planes de la organización; establece flexibilidad de horarios…”. En este punto, el cofundador de Smartmee explica el mapa de la cultura “sin cultura no hay empresa”.

En este workshop celebrado en EAE se ha expuesto también que la responsabilidad debe ampliarse a los inversores, pues son los que han confiado en el proyecto para depositar sus ahorros. “Los inversores son un mal menor; pero un mal a fin y al cabo que buscan generar beneficios con tu negocio y debemos mantenerles informados aportando transparencia, cumpliendo compromisos” explica Manuel y añade “es interesante aprovechar su conocimiento, experiencia y red de contactos”. En este sentido, el experto en desarrollo de negocio añade que los inversores valoran que el emprendedor les ofrezca un buen plan de salida de la compañía, siempre mostrando un balance, una cuenta de pérdidas y ganancias, un estado de flujos de efectivo y un punto de equilibrio.

Para finalizar el workshop, Manuel amplía la responsabilidad a la sociedad e incluso al planeta “porque es un acto ético producto de nuestra conciencia de pertenencia”. Este aspecto aumenta la imagen positiva que tienen los consumidores o clientes y está ligado a mejoras del comportamiento financiero.