Actualidad

Jueves, 3 de Enero, 2019

El Workshop para Emprendedores Responsables impartido por el cofundador y COO en Smartmee se ha centrado en el perfil del emprendedor comprometido, para quien ha enumerado valiosos consejos.

Manuel Juanes ha participado también en el campus de Barcelona de EAE en una sesión centrada en la misma temática del emprendimiento. Durante el Workshop online, Manuel ha utilizado el ejemplo de un jugador de baloncesto para acercar a los estudiantes al mundo del emprendimiento entendido como “la capacidad que tenemos todos los seres humanos para transformar nuestros sueños en realidad.”

“Entiendo el emprendimiento desde una perspectiva vital y no sólo desde los negocios”, explica el también COO Smartmee, y añade la dosis de azar como un elemento a tener en cuenta para que algunos negocios prosperen respecto a otros en circunstancias similares. Para el docente de EAE la responsabilidad tiene que ver con la segunda acepción de la RAE: adjetivo que se refiere a una “persona que pone cuidado y atención en lo que hace y decide”.

Partiendo de esa definición, Manuel Juanes habla de la responsabilidad como un concepto que va de menos a más y engloba a la propia persona (al emprendedor) y a las relaciones que establece con sus socios, el equipo, los clientes, los inversores y, por último, con el planeta.

“Responsabilidad con nosotros mismos” es el primer paso de una persona que emprende y consiste en ser objetivo, controlar al máximo el riesgo, no enamorarse de la idea y poner pasión en el proyecto que desarrolla. En esta fase inicial es importante controlar al máximo el riesgo y ejecutar un buen diagnóstico en el arranque del proyecto, “ver cómo se está comportando este tanto interna como externamente”. Para ello, un análisis DAFO es fundamental.

“Si las cosas no funcionan en el tiempo establecido hay que finalizar el proyecto de emprendimiento y buscar segundas oportunidades” explica Manuel para aclarar también que no siempre salen las cosas bien a la primera. De hecho, como si se tratara de una prueba acierto-error: “se aprende del fracaso y de los errores porque así se pueden hacer las cosas mucho mejor en una segunda ocasión”.

En fase de emprendimiento hay dos elementos fundamentales: desarrollar un producto mínimo viable (MVP) para poder testar con él la viabilidad del negocio y establecer unas métricas “fundamentales para planificar y elaborar una estrategia realmente efectiva”. De hecho, “si conseguís identificar las métricas la probabilidad de éxito va a ser más alta” destaca Manuel.

Responsabilidad también con los clientes, “porque son la base de ingresos y gracias a ellos se mide la viabilidad de un negocio”. Las empresas tienen que estar centradas en el cliente cien por cien, por ello, hay que intentar fidelizar con un buen servicio y una buena atención: “La compra está más ligada con el vínculo con las marcas o las experiencias que con el producto en sí” añade el profesor del Máster en Emprendimiento en EAE y propone metodologías como el Custom Review, el Mapa de Empatía, el Link Canvas o el Business Model Canvas para aplicar a la hora de desarrollar una propuesta de valor para el cliente.

Después de los clientes, la responsabilidad con nuestros socios es la tercera pieza de este emprendimiento responsable en la que “tratamos de buscar socios que nos complementen en perfiles o capacidades. Por ello, hemos de elegir aquellos compañeros que compartan nuestros objetivos y valores”. En este sentido, Manuel Juanes incide en la importancia de un buen pacto de socios que asegure la confianza entre las partes y evite conflictos futuros. 

El equipo humano para el docente es muy importante, “es el motor de la compañía” y habla de cultura de empresa, establecer protocolos y de “ser facilitadores de la innovación”. Por ello, es importante captar a personas con talento, procedentes de diversas culturas e involucrarlas en los planes de la organización, darles voz y protagonismo. Estas personas deben trabajar en un espacio cómodo, abierto, sin barreras, donde se pueda crear. Cultura de empresa, buenas raíces, comportamientos adecuados, protocolos y testeo previo de problemas han sido algunos de los aspectos mencionados. Referentes para Manuel son la empresa Uber o la guía de los mejores sitios para trabajar en España, donde se pone en valor la sensación de pertenencia, compromiso y lealtad con los empleados.

La responsabilidad con el exterior tiene mucho que ver con los inversores, para los que Manuel aconseja “buscar un inversor adecuado, el que mejor se adecue a nuestro proyecto” o para el planeta. Aquí es donde entran en juego conceptos como la responsabilidad social corporativa y el medio ambiente. “No te mientas a ti mismo ni a los demás y trata a la gente que te rodea como te gustaría que te trataran a ti”. Concluye así este Workshop para Emprendedores Responsables.