Actualidad

Martes, 18 de Septiembre, 2018

Enric Bayó, responsable de innovación empresarial en ACCIÓ, Generalitat de Catalunya, ha protagonizado una nueva sesión del programa enfocado del campus online de EAE Business School. El título de la ponencia “Design Thinking: clave en la innovación de los negocios” engloba el diseño de nuevos productos y experiencias de negocio que van más allá de lo funcional.

Al comienzo de la sesión, Bayó establece dos metodologías de innovación –lineal e iterativa- y tres niveles distintos: incremental, adyacente y radical. A partir de ahí, trata de diferenciar poniendo como ejemplo una empresa como Hewlett Pakard que combina estos tres tipos de niveles a la hora de innovar, en función del proceso que quiere llevar a cabo, tomando como referencia dos variables: los riesgos del mercado y los tecnológicos.

Cuando empezamos un proyecto de innovación, explica, al principio podemos hacer muchos cambios y el coste de esos cambios es muy bajo. Pero a medida que vamos avanzando en el proyecto, como estamos haciendo más inversión, nos estamos comprometiendo más y hacer cambios cada vez es más complicado y más caro. Por eso “es aconsejable realizar los cambios al principio que es más barato y económico”.

El experto en innovación establece tres metodologías innovadoras utilizadas en la actualidad por las empresas (no las únicas): Stage & Gate, una metodología lineal que funciona por entregables y se utiliza en empresas ya establecidas, Lean Startup, más centrada en los clientes potenciales y Design Thinking. Este último es el modelo de innovación recomendable por Bayó ya que se basa en solucionar un problema para, después, determinar la forma de rentabilizar la solución.

Las fases del Design Thinking son cinco: empatizar, definir, idear, prototipar y testar. El proceso comienza con empatizar con los potenciales usuarios, reformular y generar insides para definir el problema en concreto a solucionar. La siguiente fase consiste en generar el mayor número de ideas, seleccionar las mejores ideas y comenzar a prototipar. “Todo se puede prototipar, no únicamente un producto”, aclara Bayó.

A la hora de empatizar en el Design Thinking tenemos que abrirnos e intentar entender el cliente, explica el experto en innovación, que define insides como “el por qué, la motivación del comportamiento de un usuario durante el problema concreto en un momento determinado”. Además, añade “en la metodología del Design Thinking empatizamos porque intentamos entender la realidad desde los ojos del usuario. Convertir el problema en uno propio”. Por ello, se focaliza en la deseabilidad del cliente, el beneficio que percibe el cliente, y esto requiere hacer un gran esfuerzo por entender a esos usuarios, sus motivaciones, sus rutinas, sus preocupaciones y sus aspiraciones. Para empatizar Bayó establece diferentes roles y técnicas: detective (analizar datos), periodista (hablar con usuarios), antropólogo (observar usuarios) e imitador (ser el usuario).

Después de empatizar en Design Thinking la siguiente fase consiste en definir a través de: técnicas de persona (tipologías de usuarios), mapas de empatía y síntesis (un point of view a partir del que se desarrollan distintas soluciones). A continuación la siguiente fase consiste en Idear. “Se trata de generar el máximo de ideas posibles para solucionar ese problema”, explica el experto en innovación que destaca la importancia de generar ideas variadas y, a partir de ahí, seleccionar las mejores.

Para generar las mejores ideas Bayó aconseja “equipos multidisciplinares con distintos puntos de vista” y cuidar al máximo las preguntas: “Es muy importante saber preguntar, las mejores preguntas nos llevarán a las mejores ideas”. Bayó hace hincapié en la autoconfianza a la hora de proponer ideas: “Todos somos creativos y hemos de creer en ello. Las ideas originales surgen cuando llevamos mucho tiempo generando ideas. Si no te gusta una idea intenta construir sobre ella y después intenta generar una mejor idea” explica a los estudiantes de EAE Business School.

En la parte final, más centrada en conclusiones y aspectos más relevantes de la sesión del programa enfocado, el experto en innovación aconseja: centrarse en el foco creativo, ser visual siempre que sea posible, no emitir juicios, buscar cantidad, fomentar la generación de ideas atrevidas y originales y utilizar técnicas de creatividad como el brainstorming (lluvia de ideas). Para finalizar y, una vez seleccionadas las mejores ideas, Bayó habla de realizar una ficha de cada una de ellas de forma individual analizando estos cuatro campos: need (necesidad), approach (enfoque), benefit (beneficio) y competition (competencia).