Actualidad

Lunes, 16 de Julio, 2018

EAE Business School (www.eae.es) ha publicado el estudio Petróleo: la variable clave de la economía mundial en la que se hace un análisis de la demanda y la oferta a corto y largo plazo y de su explotación. El informe destaca que en 2017 hubo un incremento en el consumo de 1,57M de barriles diarios a nivel mundial y la previsión es que, en 2018, subirá aproximadamente un 1,5%.

Sin embargo, el incremento de la demanda no es lineal. La zona de Asia- con India y China en la cabeza- crece al doble de velocidad. Europa, en cambio, repetirá su consumo en petróleo en 2018, 15 millones de barriles diarios. La mayor concienciación europea hacia la sostenibilidad y el uso de energías renovables hace que la cuota de consumo global se haya reducido casi un 3,5% en 6 años. En Estados Unidos se reduce un 1%.

Hasta 2030-2040, el consumo global de petróleo seguirá creciendo aunque más lentamente. En 2018, se espera llegar a 99 millones de barriles por lo que en los siguientes 12 años crece un promedio del 0,5% anual, que significa un crecimiento promedio más de tres veces menor que el esperado para este año.

El auge de la aviación y la menor contaminación de los vehículos movidos por GLP – básicamente para uso profesional en áreas urbanas- hace que los jet fuel, querosenos y GLPs sean los productos que crecen más en la tarta de consumo prevista para 2040.

LA OFERTA

Respecto a la oferta, desde 2014, el mercado se ha caracterizado por una tendencia a la baja de los precios, con una cierta recuperación en los últimos 18 meses. La bajada en los precios no influyó negativamente en la producción de la OPEP, por lo que el precio cayó aún más.

La UE está en camino de lograr su objetivo de cubrir el 25% de sus necesidades energéticas con renovables en el 2020 y California tiene como objetivo producir un 50% de su capacidad eléctrica con energías renovables en el 2030. Tal y como se desprende en el informe, Arabia Saudí ha publicado una estrategia para llegar al 2030 diversificando sus ingresos y dejando atrás su dependencia de petróleo. De hecho, según el estudio, las mismas empresas petroleras están en un proceso de redefinición en la amplitud de su modelo de negocio.

La inversión hacia los proyectos de explotación de gas y petróleo, con proyección a 2021, se estima que más de una tercio de esta inversión se destinará a la producción en Estados Unidos (160), mientras que América Latina y África serán las zonas que menos recibirán.

En este sentido, más que en un escenario estable de baja demanda y bajos precios, según el estudio, estamos entrando en un futuro muy incierto donde un aumento de la demanda podría no ser cubierta por la oferta por falta de inversión en nuevas exploraciones. En este escenario los mejor situados para aprovechar esta situación son los productores existentes con una base de costes muy baja y una gran elasticidad de la oferta, básicamente los países del Golfo. Y también las explotaciones nuevas donde las modernas técnicas productivas garantizan un rápido retorno a una inversión inicial no muy grande, básicamente el shale oil de EEUU.

ESPAÑA Y COMUNIDADES AUTÓNOMAS

En España, los consumos están repuntando en los tres últimos años pero son un 20% inferior a los existentes en 2007. En España la reducción del consumo ha sido mucho mayor que en la media de Europa. El consumo de combustible en España ha caído un 21% entre 2017 y 2007, un 19,6% los gasóleos y un 27,3% las gasolinas.

Por Comunidades Autónomas, solo La Rioja ha incrementado el consumo entre de 2007 a 2017, en concreto un 2%. Por otro lado, los mayores descensos están en Baleares, donde caen un 41%, Galicia un 30% y Asturias y Valencia un 26%.

CONCLUSIONES

  • En 2017 hubo un incremento en el consumo de 1,57M de barriles diarios a nivel mundial
  • La mayor concienciación europea hacia la sostenibilidad y el uso de energías renovables hace que la cuota de consumo global se haya reducido casi un 3,5% en 6 años.
  • El consumo global del petróleo crece, en los siguientes 12 años,  un promedio del 0,5% anual, que significa un crecimiento promedio más de tres veces menor que el esperado para este año.
  • Desde 2014, el mercado se ha caracterizado por una tendencia a la baja de los precios, con una cierta recuperación en los últimos 18 meses.
  • La UE está en camino de lograr su objetivo de cubrir el 25% de sus necesidades energéticas con renovables en el 2020.
  • California tiene como objetivo producir un 50% de su capacidad eléctrica con energías renovables en el 2030.
  • Estamos entrando en un futuro muy incierto donde un aumento de la demanda podría no ser cubierta por la oferta por falta de inversión en nuevas exploraciones.
  • En España la reducción del consumo ha sido mucho mayor que en la media de Europa.
  • Los mayores descensos de consumo en España están en Baleares, donde caen un 41%, Galicia un 30% y Asturias y Valencia un 26%.