Actualidad

8 de marzo: Día Internacional de la Mujer. Sigamos caminando, juntos lo lograremos

Para 2019, ojalá celebremos el Primer Día Internacional de La Igualdad porque ya no tengamos que hacer más distinción del Día Internacional de la Mujer

Jueves, 8 de Marzo, 2018

Por Merche Aranda, profesora del Master de Desarrollo Directivo, IE y Coaching en EAE

En 1789 tuvo lugar la revolución francesa y fue en este momento histórico cuando las mujeres tomaron consciencia, por primera vez como colectivo, de la necesidad no sólo de una lucha social sino también de una respecto de la desigualdad de género.

Al grito de “libertad, igualdad, fraternidad” se gestó la primera Declaración de los derechos de la Mujer y la Ciudadan, en 1791, redactada en Francia por Marie Gouze con el Pseudónimo de “Olympe de Gouge”.

Hoy, 227 años después, nuestra sociedad sigue inmersa en la que, quizá sea, la última lucha de clases que libramos: La de la equiparación de hombres y mujeres.

Personalmente, no me resigno ante titulares que anuncian que aún “Habrá que esperar 70 años para que hombres y mujeres reciban un salario igual por el mismo trabajo” (Isabel Munera, Estudio Hays publicado en “El Mundo” fecha 2/11/17).

El 8 marzo de 2017 el lema fue “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030”. Parece que hoy es un buen día para preguntarnos ¿qué podemos hacer como sociedad para que el tiempo en la equiparación del hombre y la mujer deje de medirse en “Decadas”? Estamos en la era de la transformación digital, todo cambia rápido, todo es accesible, todo funciona con “like” o con un “retwitt. ¿Todo?, ¿Realmente todo funciona así?, ¿Qué podemos hacer para subirnos también a esta escala temporal en la que, sin duda, será la conquista social de nuestra era?

Como Coach y como Directiva sé que “si quiero conseguir resultados diferentes tengo que hacer las cosas de manera diferente”. Seguro que hay un plano social, político y educativo que nos acercarán al objetivo a largo plazo. La responsabilidad de gobiernos y empresas de la que tanto se habla últimamente y que se plasma en las distintas leyes de paridad que han visto la luz últimamente, los principios de gobierno corporativo que fomentan la eliminación del famoso “techo de cristal” en la esfera empresarial y hasta los usos del lenguaje como el ya célebre “miembros y miembras”.

Me pregunto si no sería más interesante y productivo forzar el lenguaje desde otra perspectiva. Incluso apostaría porque cosas sencillas pero que implican compromisos sociales más fuertes nos ayudasen a conseguir objetivos más inmediatos. Qué pasaría si en lugar de expresiones como “¿A qué te ayudo?” utilizásemos: “¿Cómo nos distribuimos las tareas esta semana? Porque el lenguaje construye realidades y estas si se transforman desde las acciones concretas por parte de la sociedad y no tanto en planos políticos o institucionales.

Christopher Dottie, CEO de Hays en España…, expresaba en el estudio que citaba anteriormente que: “Nuestra sociedad todavía necesita compartir más responsabilidades familiares, y las empresas tienen que ser más valientes y estar decididas a romper con lo establecido”.

También me pregunto qué pasaría si apostásemos por dar un giro radical a las campañas de publicidad de tal forma que no tolerásemos los guiños sexistas para trasmitir los mensajes publicitarios. Ya sé que en comunicación es importante resultar “atractivo”, tanto para hombres como para mujeres, pero ¿de verdad queremos seguir identificando a las muñecas con las niñas y a los coches con los niños?, de verdad un prescriptor con base científica, para vender un detergente, ¿tiene que ser una figura masculina?

La transformación vendrá en el medio plazo. La educación en valores paritarios será lo que consolide el gran logro igualitario entre hombres y mujeres. Una verdadera convivencia…, un reto conjunto…, en igualdad de condiciones…, para que todo tenga sentido.

Sigamos caminando: juntos lo lograremos. Si pudiera elegir el lema de este año sería: “no dejemos para mañana, lo que podemos hacer hoy…”. Y si puedo proponer uno para el próximo 2019, ojalá celebremos el Primer Día Internacional de La Igualdad porque ya no tengamos que hacer más distinción del Día Internacional de la Mujer.

Añadir nuevo comentario:

CAPTCHA de imagen