Actualidad

Ricardo Zión, profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros

Lunes, 30 de Julio, 2018

Por Ricardo Zión, profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros

El gobierno de Sánchez lleva ya más de un mes instalado en la Moncloa. Si miramos a la Bolsa, el cambio de gobierno, y a nivel general,  no parece haberla afectado.  En concreto, el IBEX35, que es el índice de la bolsa española que aglutina a las 35 empresas con mayor capitalización bursátil, no parece haberse inmutado por el cambio de inquilino en el Palacio de la Moncloa.

La alegría sin embargo va por barrios. Las empresas volcadas en energías renovables han reaccionado con fuerza ante el nuevo empuje que el PSOE pretende dar a un sector que en España estaba muerto después de los recortes sufridos durante la crisis.

Sin embargo las empresas más reguladas y con participación estatal, como Aena, Indra, etc. han reaccionado peor ante posibles recortes del dividendo y una mayor intervención estatal. La banca, a pesar de haber aumentado un 9% su beneficio en el primer semestre de 2018, ha reaccionado también con bajas ante la amenaza del impuesto a la banca que quiere implementar el gobierno del PSOE.

Mirando al futuro, la incertidumbre nunca es buena para la bolsa. El actual gobierno es frágil y necesita de apoyos de otros grupos parlamentarios de muy distinta índole y con intereses muy dispares. Para muestra, acabamos de ver como todos aquellos que han aupado a Sánchez como nuevo presidente, le han dado la espalda en su intento de aumentar el techo de gasto público.

Además, aunque Sánchez vuelva a intentarlo, esta propuesta, como cualquier otra de índole similar, deberá de pasar por el senado, donde la mayoría la tiene el PP. Lo curioso es que parece que el nuevo gobierno tendrá que gobernar con unos presupuestos, a los que votó en contra.

Dicho esto, el último gobierno del PP tampoco contaba con los apoyos suficientes para gobernar y la bolsa se mantuvo más o menos plana. ¿Quizás todo esto lleva a pensar que la economía se está  "italianizando"?

Acostumbrados a gobiernos frágiles y efímeros, en Italia la economía y la bolsa parecen querer vivir ajenos a la clase política. En España, con el fin del bipartisimo, tampoco parece que podamos esperar gran estabilidad parlamentaria y los inversores también parecen estar mirando hacia otro lado.

Además en un contexto de una economía cada vez más globalizada debemos estar muy atentos a lo que pasa a nuestro alrededor para interpretar  lo que pueda  pasar con la bolsa española. La política monetaria europea es clave en este contexto y el reciente anuncio de Draghi de mantener los bajos tipos de interés al menos hasta otoño de 2018 es una gran noticia para las bolsas europeas.

El Eurostoxx50 se ha mantenido plano hasta la fecha durante 2018 pero en las últimas semanas, al igual que los principales índices europeos, parece haber entrado en una  senda alcista.

Más allá de las fronteras europeas, también hay que observar las medidas proteccionistas de la administración Trump y como pueden afectar a las empresas cotizadas españolas.

 

En resumen, a corto plazo, el nuevo gobierno, a pesar de su fragilidad, no parece haberle sentado mal a la bolsa española.

Sin embargo, recomiendo al inversor estar muy pendiente de algunas medidas que se puedan tomar en España, como la aplicación del impuesto a la banca, reducciones del dividendo en empresas con participación pública, etc.

También recomiendo estar muy atento a las noticias que pueden llegar de EEUU y a cómo evolucionan las principales bolsas europeas.

Como siempre, con o sin Sánchez, máxima cautela.