Actualidad

Martes, 16 de Octubre, 2018

EAE Business School (www.eae.es) ha publicado el informe “El precio de la electricidad en el ámbito residencial” en el que se extrae que el precio de la electricidad en España, para el mercado residencial, se ha situado en 217,17€ GWh en 2017, lo que supone un incremento de aproximadamente un 26% respecto al año 2010, marcando un aumento promedio anual de aproximadamente un 4%.

En 2017, el precio de la electricidad se compondría en un 28% en base al componente de generación de electricidad, un 30% por el transporte y el 42% restante por costes de comercialización de impuestos y tasas. En cambio, en 2010, la estructura estaba dominada por el precio del transporte que ha cedido parte de su importancia al resto de factores sobre todo al componente comercialización.

A pesar del incremento en el peso de capacidad instalada de las energías renovables, eólica un aumento del 10% y solar fotovoltaica del 31%, éste no ha tenido un reflejo idéntico en el peso de generación debido a las condiciones atmosféricas no controlables. Por su parte, la producción hidroeléctrica cae un 47% y no ha sido suplida por otras energías renovables, ni convencionales. Sin embargo, sí se ha notado con una mayor emisión de CO2 que ha pasado de los 67 millones de toneladas emitida en 2010 a los 74 millones de 2017, que significa un aumento del 10% en siete años, por la bajada de la energía hidráulica ya que la energía generada se ha reducido un 9%.

En cuanto a la red de transporte y distribución, durante el periodo 2010-2018 se ha pasado de un total de 38.000 kilómetros a 44.000 en 2018, lo que ha supuesto un incremento de alrededor del 16%.

Según el estudio, el sistema eléctrico español está sufriendo un incremento progresivo en sus precios. En primer lugar, la importancia de los costes de comercialización y otros recargos, seguido de algunos desajustes en la capacidad de generación que es donde se está produciendo un choque entre la capacidad real de producción renovable con su disponibilidad real. Ello unido a la reducción de capacidad en algunas fuentes convencionales está obligando a utilizar, más de lo que fuese deseable, unidades de producción de mayor coste marginal, lo que incrementa el precio de producción del sistema e incrementa la ineficiencia en términos de emisiones de CO2.

El autor del estudio, Miguel Morales, asegura que los mayores retos a los que se enfrenta el sistema eléctrico español son: la descarbonización de la producción, que necesita de su sustitución por tecnologías de producción controlables y estables, factores que no pueden ser proporcionados por las fuentes renovables principales (eólica); y la mejora de la interconexión con otros países que permitiría en parte conseguir esta suma de estabilidad al sistema. Actualmente, el sistema eléctrico español dispone de interconexión con Marruecos, Francia y Portugal.

De hecho, la comunidad europea tiene como objetivo para el 2020 el desarrollo de infraestructuras de interconexión entre países miembros de al menos el 10% de la capacidad de producción instalada de cada país.

EL CONSUMO DE ELECTRICIDAD POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS

El mayor consumo total se produce en Cataluña (18%), seguido de Andalucía (15%), Madrid, (11%) y Comunidad Valenciana (10%). En cuanto a la oferta, el mayor productor sería Cataluña (17%). Le siguen Andalucía (14%), Castilla y Leon y Galicia, ambos 10%. Las comunidades más deficitarias serían Cantabria y La Rioja (ambas 1%).

Respecto al consumo por habitante, Asturias (10.225,47Kw), seguido de Aragón (8.108,17kw), Navarra (7.861,13 Kwh) y País Vasco (7.539,67 Kwh) serían las comunidades que tendrían un mayor consumo total de electricidad por habitante mientras que Madrid (4.420,91 Kwh), Canarias (4.249,46 Kwh), Ceuta y Melilla consumirían una menor cantidad. Esta situación se debe al mayor predominio de la industria de servicios en estas últimas comunidades

ESPAÑA, EL SEXTO PAÍS DE EUROPA CON LA ELECTRICIDAD MÁS CARA

En Europa, el precio de la electricidad ha sufrido un incremento pasando de los 0,18 €/Kw en 2010 a los 0,21 en 2017, que supone un incremento aproximadamente del 20%. En este periodo, el peso de las tasas e impuestos en el precio final de la electricidad ha pasado del 31%, en 2010, al 43,5% del 2017.

Por países, Alemania presenta un mayor precio final de alrededor de 0,30 €/KWh que sufre un impacto del impuestos y tasas en un 54%, seguido de Bélgica donde además el impacto de los impuestos llega hasta el 68%. España se sitúa en el sexto país con el precio de la luz más cara – entre Portugal e Italia- con 0,21€ kwh, del cual el 17,6% corresponde a impuesto.

En Europa, la producción total de energía eléctrica ha sufrido una reducción del 3% en el intervalo 2010-2017. La estructura de producción se basa principalmente en nuclear (26%), carbón (23%), gas (19%), hidroeléctrica (12%) y eólica (9%) que ha duplicado su peso, desde 2010 a 2017. Asimismo, se aprecia un abandono paulatino de fuentes convencionales basadas en carbono y un fuerte crecimiento de fuentes renovables aunque todavía su importancia global no supera el 12%.

Entre 2010 y 2016, el consumo eléctrico en Europa ha disminuido un 2%, produciéndose el consumo principalmente en Industria, comercio y servicios y residencial. Este último ha disminuido un 5% a causa del incremento de la eficiencia en el consumo. En este contexto, se han disminuido las emisiones de CO2 aproximadamente un 10%.

CONCLUSIONES

  • El precio de la electricidad en España ha aumentado un 26% respecto a 2010, un 4% de promedio anual.
  • En 2017, el precio de la electricidad se compondría en un 28% en base al componente de generación de electricidad, un 30% por el transporte y el 42% restante por costes de comercialización de impuestos y tasas.
  • A pesar del incremento en el peso de capacidad instalada de las energías renovables, eólica un aumento del 10% y solar fotovoltaica del 31%, éste no ha tenido un reflejo idéntico en el peso de generación.
  • El mayor consumo total se produce en Cataluña (18%), seguido de Andalucía (15%), Madrid, (11%) y Comunidad Valenciana (10%).
  • En Europa, el precio de la electricidad ha sufrido un incremento pasando de los 0,18 €/Kw en 2010 a los 0,21 en 2017, que supone un incremento aproximadamente del 20%.