Actualidad

Viernes, 25 de Enero, 2019

Según el INE casi el 29% de las empresas españolas de 10 o más asalariados fueron  innovadoras en el periodo 2014-2016. Ahora bien, el concepto de innovación es algo general y muy dinámico que cada empresa puede entender de forma diferente. Para Enric Bayó, profesor de EAE y Responsable de Innovación de Acció, de la Generalitat de Catalunya, toda empresa debe ponerse de acuerdo en lo que representa este concepto e ir en una misma dirección. Su definición de innovar es transformar un reto en nuevas soluciones que aporten valor.

Estas han sido algunas de las ideas centrales de la sesión del Programa Enfocado en el que, bajo el título “Digital mindset: cómo innovar y liderar tu negocio”, Enric Bayó ha desglosado para los alumnos del campus de Barcelona de EAE. El profesor distingue entre digitalización y transformación digital. “El primer concepto hace referencia a cómo utilizar las tecnologías para mejorar procesos mientras que la transformación digital es un cambio de paradigma de la organización”. En su exposición se ha centrado en este segundo concepto que, según él, se basa en cómo reestructurar nuestra organización desde cero para tener a nuestro alcance las tecnologías que existen y para estar más centrado en el cliente.

Bayó reconoce que las empresas viven en un entorno que cambia constantemente y cuanto mayor sea este nivel de cambio, mayor debe ser el de innovación. “Los cambios se relacionan con la competencia, una tecnología exponencial que está cambiando muchos negocios y el comportamiento del cliente”. Todo ello hace que las empresas que se crearon en el siglo XX no estén preparadas para dar respuesta a este cambio constante y para esto se deben actuar.

Para Enric Bayó, las empresas primero deben transformar a las personas y esto implica formación y nuevas formas de liderar la gestión del día a día. Y luego la explotación y exploración en la búsqueda de nuevas oportunidades que hagan crecer la empresa: “No puede ser que llegue un nuevo concepto y nos deje fuera del mercado. Y gestionar todo ello es muy complicado”.

En el Programa Enfocado de EAE, también se ha analizado la manera en la que gestionamos el riesgo con los procesos actuales. “Debemos ser tolerantes al riesgo y, si entran nuevas metodologías para innovar, las empresas deben ser rápidas y eficientes para adaptarse y dar respuesta al cambio; es decir saber y utilizar los procesos adecuados para gestionarlo”. Está claro que la innovación genera valor y este debe ser doble: para la empresa y para el cliente o usuario. Para el profesor, este proceso se basa en identificar retos, seleccionar ideas y transformarlas en soluciones “y si tienen éxito en el mercado es una innovación”.

Según Bayó, el valor para el cliente y usuario responde a los beneficios divididos entre los esfuerzos, mientras que el valor para la empresa son los beneficios divididos entre los recursos. Además, ha explicado que las empresas deben tener dos habilidades: identificar retos y necesidades y desarrollarlos. El responsable de innovación de Acció tiene muy presente que al hablar de innovación esta debe ser “deseable, factible y viable o rentable”. Y aquí es donde entran en juego las 5 Is: “identificación, idea, invento, innovación e imitación”.

En cuanto a los tipos de innovación, antaño se hablaba más de productos o servicios, procesos centrados en el negocio y el marketing. Actualmente entran en juego más ítems, tales como la estructura, el proceso, el producto y los nuevos servicios que complementan la oferta de la compañía. También ha destacado que entre los niveles de innovación está el de evolución, el radical y el de adaptación.