Actualidad

Martes, 4 de Diciembre, 2018

Rocío Álvarez-Ossorio, directora de la incubadora EAE Lab, ha entrevistado a Ernesto Muñoz, socio de Fellow Funders. El experto en inversión alternativa considera esta “una asignatura pendiente en España y con poco recorrido aún en un país en el que la financiación bancaria es mayoritaria”. “El inversor está aún poco preparado para asumir riesgos elevados y prefiere minimizar  el riesgo a la hora de invertir”.

El desconocimiento de la inversión alternativa en España es un reto para Ernesto y el equipo de Fellow Funders, quienes consideran esta “una buena opción para diversificar su cartera de forma adecuada”. Aunque no existe una fórmula magistral para que los inversores contemplen la inversión alternativa, en Fellow Funders llevan más de una docena de proyectos financiados desde su nacimiento en Diciembre 2016. La novedosa plataforma de equity crowdfunding ofrece a los posibles inversores “obtener una participación en el capital de la empresa a cambio del capital invertido”.

Para ello, en Fellow Funders realizan una diligence interna importante, tanto desde el punto de vista de modelo de negocio, financiera y legal “cuanto más tiempo y esfuerzo dedicas los resultados son mejores”. De hecho, procuran ayudar al promotor al máximo, validando que el proyecto y el equipo sean los adecuados. La plataforma realiza un scoring en el que mide cada proyecto con parámetros objetivos (equipo, mercado, escalabilidad, momento y posible éxito del producto) que tiene que alcanzar un 65 sobre 100 para que contemplen las posibilidades de inversión.

Cómo funciona la inversión alternativa

Entre los requisitos, Fellow Funders exige una trayectoria de 6 meses reales de métricas de venta. Independientemente de si hay pérdida o beneficio, para Ernesto “lo importante es demostrar que el MVP (Producto Mínimo Viable) ha sido validado, se puede comercializar y el proyecto ha conseguido una serie de clientes reales dispuestos a pagar por el producto o servicio”. Estos dos requisitos hacen que el emprendedor quiera dar el paso a empresario y desee convertir su proyecto en empresa, “la verdadera clave del emprendimiento”.

En cuanto a los sectores más interesantes para la plataforma de equity crowfunding decir que buscan en una startup que esté enfocada en la economía real “no nos gusta la tecnología por tecnología, sino que esta ayude a optimizar los procesos de la compañía”. Para Ernesto tiene que haber una frontera clara entre una necesidad real y el nacimiento de una innovación que no aporta nada: “todo proyecto que aporte a la mejora de procesos y a la economía real es interesante para nosotros”.

Para Fellow Funders es una limitación el ámbito de actuación “sólo podemos actuar en empresas españolas o radicadas en España aunque estén operando fuera”. A partir de ahí, para presentar un proyecto en la “plataforma de financiación participativa”  basta con darse de alta en la plataforma, ir rellenando los campos y adjuntando la documentación. Estudiada la propuesta ellos se ponen en contacto con los aspirantes para mantener una entrevista personal.

Proyectos de emprendimiento e inversión

El proceso de financiación de la startup comienza en su zona de confort, donde los inversores están incluidos en las denominadas 3 Fs (Family, Friends and Fools).  El reto siguiente de la compañía debe ser conseguir financiación a través de Entidades públicas (con ayudas a la innovación de instituciones públicas nacionales, regionales e incluso europeas). Es entonces cuando se testa el MVP, crece progresivamente la confianza en el proyecto y puede ya plantearse la inclusión de inversores privados en el capital de la compañía “en ese punto lo más importante es desarrollar una buena presentación del proyecto, ser capaz de transmitir lo que has hecho, lo que vas a ser capaz de realizar y que a la persona a la que te diriges (el inversor) realmente lo crea” explica Ernesto. Aquí juegan un papel relevante los Business Angels “cada vez más profesionalizados” y los Venture Capitals, en un siguiente paso. La última fase consiste en salir a buscar el reconocimiento del mercado “la forma de hacerlo, en la mayoría de ocasiones, es cotizando en el mercado” aclara el partner de Fellow Funders.

En cuanto al contacto entre el inversor y las startups, Ernesto habla del aprendizaje profundo y serio entre ambos y no cree en los flechazos “soy más partidario de conocer muy bien con quién te vas a casar porque el promotor está más a expensas de lo que el inversor quiera hacer con él”. Al final tiene que haber una buena sintonía que se consigue con el diálogo, planteando los escenarios y viendo todas las reacciones y “esto no se puede hacer en un día”. Para Ernesto el emprendedor lo primero que necesita es validar si esa persona puede ayudarle en lo que él realmente necesita, conocer su trayectoria y obtener referencias de terceras personas “nunca me sentaría con un inversor que esté estrangulado económicamente”, aclara. De otro lado, advierte circunstancias en las que los promotores noveles piden grandes cantidades y explica que “sus peticiones tienen que estar ajustadas a un contexto real”.

En Fellow Funders han visto proyectos muy variados, desde algunos con  planes financieros muy bien trabajados y ajustados a la realidad, a propuestas incoherentes, con modelos de negocio ilógicos o donde el equipo no es el adecuado o existen aspectos sustanciales a mejorar. Para Ernesto “la coherencia es saber explicar qué vas a hacer con el dinero de los inversores,  y tienes que definir y controlar perfectamente cómo lo vas a usar porque te lo están prestando para que tú hagas cosas”.

Entre los consejos del experto en inversión a los emprendedores de EAE Business School destaca el buscar el equilibrio para los equipos porque “la parte de RRHH es un agujero negro donde muchísimas empresas caen”. Hay que ser conscientes de dónde están las dificultades porque el problema surge cuando el proyecto evoluciona, llega la especialización y la división de tareas. En la fase de atracción de nuevos perfiles “tenemos que ser capaces de convencer e ilusionar a esa persona” explica Ernesto que pide también prudencia: “no hay una fórmula ideal ni única, somos muy complicados a la hora de llegar a un acuerdo; el promotor tiene que ser muy consciente de qué es lo que quiere, cómo, en qué plazo y cuáles van a ser las funciones de la persona que quiere incorporar”. Por ello, es fundamental definir el perfil del puesto: “en las start-ups los roles son complejos y tienes que asumir a futuro que los papeles que ahora se establecen en la empresa pueden cambiar con la evolución natural del negocio y por lo tanto los vas a tener que revisar y redefinir” aclara Ernesto.