Actualidad

Lunes, 18 de Marzo, 2019

EAE Business School ha publicado el informe Agricultura & Tecnología. I+D en el sector primario en el que se analizan las principales tendencias tecnológicas en agricultura, cómo el I+D ha llegado al sector que ha ayudado a aumentar la producción, a la reducción del despilfarro de alimentos y un incremento de la producción. El estudio abarca la situación del sector en España y en el mundo.

Del informe, se extrae que los dispositivos de IoT (internet de las cosas) - que permiten conectar los objetos a internet y recopilar datos sobre estos objetos captados por sensores y combinados con otras tecnologías habilitadoras como el cloud, la inteligencia artificial y el big data- van aumentar su presencia en el sector agrícola, a nivel mundial, un 30,6% en 2020. En este sentido, se prevé que el tamaño global del mercado IoT se incremente un 48% en 2023.

Algunos de los beneficios del despliegue de Internet de las cosas (IoT) son el tratamiento con problemas cíclicos como enjambres, inundaciones; producir informes automatizados; optimizar la colocación de nuevas trampas, cebos; conocer los niveles exactos de contaminantes permitidos; comprender la calidad de los alimentos a partir de datos; control de plagas y alertar de problemas inmediatos.

Tecnologías aplicadas a la agricultura para un mayor rendimiento también son la impresión 3D, la realidad virtual, la realidad aumentada, la realidad mixta, almacenamiento de datos en la nube, big data y ciencia de datos, blockchain, inteligencia artificial, vehículos autónomos, robots –como Agrobot, que selecciona y recoge fresas- , drones para labores de inspección del área, plataformas de economía colaborativa para el uso compartido de maquinarias.

Otras tendencias presentes en el mundo agrario son la biotecnología, para hacer modificaciones genéticas necesarias para desarrollar semillas que tengan esas características especiales de resistencias a plagas o productividad; agricultura de precisión, técnica que precisa  disponer de un sistema de navegación por satélite (GNSS) para analizar las fotografías y saber la evolución de la cosecha para optimizar el riesgo, la fumigación, el uso de fertilizantes. La trazabilidad presta mayor interés al origen de los alimentos y sus movimientos hasta llegar al consumidor final. IBM ha desarrollado con tecnología bolckchain: IBM Food Trust con pilotos en marcha en Walmart y Carrefour. Otros son la agricultura o ganadería celular, la agricultura orgánica, los portales de ecommerce B2B y de venta directa del consumidor.

Por su parte, la agricultura interior y las granjas verticales producen alimentos en un edificio cerrado, generalmente con muchas plantas, en las que sobre bandejas se cultiva con tecnología hidropónica o aeropónica, con temperatura controlada y luz artificial producida por leds. Etas instalaciones pueden producir 365 días al año y en grandes cantidades en espacio mínimo. La producción suele ser orgánica y estar libre de insectos. Su punto fuerte es el ahorro de agua, se usa 2500 veces menos de agua que una granja de verduras convencinal y el punto débil es la elevada necesidad de luz. Un ejemplo es la granja vertical de Nueva York, Farm One, que produce en un sótano flores comestibles y verduras de calidad para los principales restaurantes de la ciudad. La proyección del mercado agrícola vertical se prevé que aumente un 69,2 % para el año 2023.

LA AGRICULTURA EN ESPAÑA

Javier San Martín, profesor de EAE Business School y autor del estudio, asegura que la agricultura en España “es un sector muy dinámico y competitivo en estos últimos veinte años”. Las explotaciones se han reducido, se han modernizado y han ganado en productividad. Además, España se ha convertido en “una potencia agrícola de clase mundial y el dinamismo de sus exportaciones agrícolas ha sido uno de los motores que le ha permitido salir de la última gran crisis económica”. En estos últimos 20 años, el valor añadido por trabajador ha crecido en casi 20.000 euros, lo que representa un incremento del 68%.

En los últimos 20 años, el porcentaje de trabajadores agrarios sobre el total de trabajadores ha caído casi un 6%. Sin embargo, en los últimos 10 años, ha permanecido constante. La bajada en los 20 años ha sido prácticamente la misma que ha experimentado la Unión Europea, aunque está ha ido reduciendo el número de una forma más escalonada.

En los últimos diez años, la evolución del comercio exterior agroalimentario ha sido extraordinaria con un incremento de ventas cercano al 100% y con un superávit casi diez veces mayor que en 2008. El 73% de estas exportaciones españolas tienen como destino la Unión Europea y un 27% terceros países.

Según el estudio, en España se está implantando “pasito a pasito la mayor parte de las tecnologías” y, según se vayan abaratando los sistemas, se irán extendiendo a nuevos cultivos y a nuevas zonas. Los sectores más adelantados en la implantación de la tecnología son los cultivos de invernadero como los de Almería o Murcia, el vino con DO, las fresas y los frutos de hueso.

Andalucía es la comunidad que está liderando la transformación digital agrícola en España, según el estudio. Otras comunidades también están llevando a cabo medidas como Agrotech  Startup en Extremadura, el programa Orizont en nanvarra, Murcia con Agritech Murcia, entre otros.

EL SECTOR AGRÍCOLA EN EL MUNDO

El peso del sector agrícola sigue cayendo a nivel mundial y se sitúa en un 3,55%, pero de nuevo las diferencias entre regiones son importantísimas. En los países pobres aún supone un 24% de media y en cambio en Norte América es de sólo un 1%.

En los últimos diez años, China e India han reducido un 44,33% y 21,73%, respectivamente, el empleo en el sector agrícola, cifras que demuestran el esfuerzo de los dos países para conseguir una transformación digital del sector.

Aquí puedes descargar el estudio

CONCLUSIONES

  • Los dispositivos de IoT (internet de las cosas) van aumentar su presencia en el sector agrícola, a nivel mundial, un 30,6% en 2020.
  • Se prevé que el tamaño global del mercado IoT se incremente un 48% en 2023.
  • Otras tecnologías aplicadas a la agricultura son la impresión 3D, blockchain, la inteligencia artificial, drones o la agricultura interior, entre otros
  • En España, el porcentaje de trabajadores agrarios sobre el total de trabajadores ha caído casi un 6% en los últimos 20 años.
  • El valor añadido por trabajador agrícola español ha crecido en casi 20.000 euros, lo que representa un incremento del 68%.
  • La evolución del comercio exterior agroalimentario español ha sido extraordinaria con un incremento de ventas cercano al 100% y con un superávit casi diez veces mayor que en 2008.
  • Andalucía es la comunidad que está liderando la transformación digital agrícola en España
  • En los países pobres aún supone un 24% de media y en cambio en Norte América es de sólo un 1%.
  • China e India han reducido un 44,33% y 21,73%, respectivamente, el empleo en el sector agrícola, cifras que demuestran el esfuerzo de los dos países para conseguir una transformación digital del sector.