Actualidad

Lunes, 18 de Marzo, 2019

Director del departamento académico de Recursos Humanos en EAE Business School además de profesor del Executive MBA, Emilio Velasco ha analizado una figura clave en las organizaciones, su Junta Directiva.

"Cómo crear valor en la empresa a través de una junta directiva efectiva" ha sido el título de una sesión enmarcada en el Programa Enfocados de EAE en la que se han analizado aspectos como los elementos diferenciales de las juntas directivas respecto a los consejos de administración, las estrategias que utilizan éstas y las últimas tendencias. También ha explicado las diferencias que pueden existir entre las juntas directivas de una startups y su capacidad de mediación en empresas familiares.

La junta directiva es el “lugar donde se encuentra la representación de los socios y es importante para poder crear valor en una empresa” comienza su exposición el profesor de EAE. El Consejo de administración se encarga de la gestión y la administración y las decisiones finales se toman en la Junta Directiva. ”Esto genera confrontaciones entre las dos partes, sobre todo cuando hay que decidir el salario de sus directivos” explica Emilio.

Las Juntas Directivas “no valen sólo para ganar dinero, estos órganos se encargan de cuidar la reputación de la compañía, orientar a esta hacia el crecimiento y generar valor” explica el docente de EAE. A continuación, ha enumerado algunos valores a considerar como las relaciones que establecen estas con los consejos de administración, su tamaño y estructura mínima, la frecuencia de las reuniones o sus formas de compensación.

Los ratios de insiders/outsiders y sus fortalezas/debilidades también han sido analizados al detalle por el experto en estrategia empresarial. En este sentido, son fortalezas para los insiders conocer la cultura organizativa, el negocio o la relación con los stakeholders y, para los outsiders, lo es la independencia. En cuanto a las debilidades, los insiders poseen sesgos en la percepción de negocio y tienen dificultades para valorar la innovación. Por otro lado, las debilidades de los outsiders se basan en el desconocimiento de la cultura organizativa y el negocio (elementos que coinciden con las fortalezas en los Insiders). Analizados estos roles, Emilio Velasco establece que lo ideal es que la junta directiva entienda bien dónde están las fortalezas, cuente con una determinada proporción de outsiders y que estos se vayan renovando.

En lo referente a estrategias en Juntas Directivas se han analizado aspectos como la comunicación interna y la externa. Velasco destaca la importancia de utilizar una comunicación interna, transparente y protegida (ciberseguridad) porque “se maneja información muy delicada y crítica de la compañía”. La imagen de marca que son capaces de proporcionar determinadas personas como puede ser un Premio Nobel dentro de la Junta Directiva ha sido un aspecto también destacado por el docente. Este elemento, conocido como knowledge broker, es muy valorado en el mundo anglosajón y es una especie de relaciones públicas/embajador del conocimiento (como podría ser en España la figura de Eduardo Punset).

La responsabilidad penal de los miembros que integran la junta directiva es algo clave el ponente del Programa Enfocados, quien ha hecho alusión al apartado b del primer número del artículo 31 bis del código penal. Emilio propone como solución a la responsabilidad penal crear un Compliance para las decisiones estratégicas.

Las juntas de gobierno en startups y empresas familiares han sido analizadas a continuación. En el primer caso, desarrollan una función de control estricta pero equilibrada entre crecimiento e innovación. En las empresas familiares pueden ser de gran ayuda para evitar sesgos o como mediadoras en los juegos de poder. Además, facilitan la continuidad y permiten que la transición herede el valor del negocio.

Ante la dificultad de encontrar una buena Junta Directiva, Emilio Velasco aconseja probar con las distintas personas y en distintos tramos por los que pasa la empresa. Además, explica que es importante que sus miembros conozcan bien el sector y tengan conocimientos suficientes para analizar un balance o una auditoría que buscar un perfil técnico o grandes niveles formativos.

Para finalizar su ponencia, el docente del Executive MBA enumera cuatro tendencias en juntas directivas: introducir la ética como un elemento clave para aportar valor en la compañía, utilizar el concepto de asimetría de riesgo, recurrir al pensamiento diferencial que se aleje de la estandarización y, por último, una tendencia en Estados Unidos, introducir la filosofía en la junta directiva en base a cuatro pilares fundamentales: tecnologías (Inteligencia Artificial), perdurabilidad, poder y organización.