Actualidad

Lunes, 24 de Septiembre, 2018

Tras el éxito obtenido en su primera edición, EAE Business School mantiene su apuesta por el emprendimiento celebrando la segunda edición de EAE LAB, la incubadora de negocios que potencia el desarrollo de proyectos empresariales por parte de sus estudiantes. Una iniciativa de mentoring, orientación y formación cuyo objetivo final consiste en conectar a emprendedores con inversores y Business Angels.

Pasión, motivación y valores se encuentran en estos emprendedores del International MBA que han creado Lock N Roll, un modelo de servicio de storage on-demand para alquiler de espacios trasteros que conecta a los dos tipos de usuario y gestiona su interacción.

¿Qué os parecen este tipo actividades como EAE LAB en las que la Escuela valora y potencia el talento de sus estudiantes más vinculados al emprendimiento empresarial?

Es un gran acierto por parte de la Escuela el ofrecer este tipo de actividades. Muchos grandes emprendedores y visionarios pasan por estas aulas y cuentan también con el talento suficiente como para llevar a cabo grandes cosas. El problema es que muchas veces no existe esta plataforma o no se disponen de los recursos para lograrlos. Al crear este tipo de actividades EAE está respaldando el emprendimiento, el uso de nuevas tecnologías y, a su vez, está motivando a futuros emprendedores a creer en sus proyectos y pensar en alternativas para su futuro.

¿Ha resultado difícil llegar hasta aquí? ¿Quién ha sido tu apoyo fundamental en el desarrollo del proyecto Lock N Roll algún profesor, algún compañero de máster?

“Desde el inicio del master tuve la fortuna de encontrarme con compañeros que tenían la misma motivación para llegar a desarrollar una start-up” explica Fabian Barrero, y añade, “a través del programa tuvimos muy buen feedback por parte de compañeros, profesores y amigos. Esto nos llevo a trabajar intensamente en el desarrollo de la idea inicial y del modelo de negocio al que hemos llegado y que presentamos al EAE LAB. Después de esto pasamos por todos los filtros y hemos sido seleccionados para este proceso de incubación”.

¿Contabais con un proyecto ya desarrollado o habéis preparado Lock N Roll expresamente para EAE LAB?

Contábamos ya con un proyecto elaborado durante nuestro máster al que le dedicamos mucho tiempo. Desde el inicio tuvimos la motivación de poder participar en el EAE LAB si postulábamos con nuestro modelo.

¿En qué consiste el proyecto Lock N Roll?

Lock N Roll es una plataforma de storage on-demand y de alquiler de objetos que se encarga de gestionar todos los procesos intermedios evitando que los usuarios pierdan tiempo y recursos en procesos donde no es necesaria su interacción. Básicamente somos un trastero digital que puedes llevar contigo a todas partes. Una solución integral que no solo resuelve un problema sino que genera una ganancia para los usuarios que deseen alquilar sus cosas.

¿Cómo son los integrantes del equipo Lock N Roll?

El equipo Lock N Roll -Fabian Barrero y Fernando Gil y Karla Reyner- del Internacional MBAestá conformado por amigos que comparten la misma visión y que tienen muchas ganas de hacer cosas grandes. Nuestra principal motivación es ofrecer a las personas un servicio de bastante utilidad que ayude a generar economías colaborativas y que va de la mano de conceptos como economías circulares y democratización de bienes.

¿Por qué creéis que Lock N Roll ha sido seleccionado para EAE LAB?

Principalmente por la innovación en el modelo de negocio que estamos planteando. También por el equipo de trabajo que hay detrás: somos tres personas de diferentes nacionalidades con diferentes backgrounds y, además, contamos con experiencia en el mundo corporativo y en start-ups. Los tres hemos estado involucrados en el desarrollo de empresas en nuevos territorios y en diferentes actividades en el mundo de emprendimiento.

EAE LAB acompaña al desarrollo de cada proyecto emprendedor durante cinco meses, ¿cómo va a evolucionar Lock N Roll con el apoyo de este equipo de mentores y expertos durante este tiempo?

Esperamos que con mucho trabajo de nuestra parte y con la experiencia de los mentores podamos tener un MVP lo más pronto posible y podamos comenzar a validar nuestro modelo de negocio con usuarios reales. De esta combinación sólo pueden salir cosas buenas y, concluye Fabian Barrero, “estoy seguro que vamos a estar en un proceso de aprendizaje continuo que va ser de gran utilidad para desarrollar nuestra start-up”.