Actualidad

Lunes, 23 de Julio, 2018

Ubicado en el Paseo de la Chopera del madrileño distrito de Arganzuela, el Matadero y Mercado Municipal de Ganados se empezó a construir en 1902 y está ubicado en un lugar estratégico de Madrid, a orillas del río Manzanares, un sitio idóneo para la salubridad de sus canalizaciones y cercano a la plaza de Legazpi, desde la que se garantizaban las comunicaciones terrestres. El Matadero de Madrid es un referente de la arquitectura neomudéjar utilizada por la arquitectura industrial de principios del siglo XX. Lluis Bellido y González, José Eugenio Ribera y F. Javier Ferrero Llusía son los arquitectos que, en diferentes fases, alumbraron las instalaciones del que fuera el matadero y mercado de ganados de la ciudad, especialmente durante las décadas de 1920 a 1970.

Distintas naves interconectadas siguiendo el modelo de construcción alemán componen el Complejo Matadero que, con el paso del tiempo, se quedó obsoleto y trasladó su actividad al actual Mercamadrid. En los años 80 se trasladó allí la Junta Municipal del distrito de Arganzuela y, en 1997, se convierte en Edificio Protegido de Madrid. Sale a concurso un plan para dar usos alternativos al espacio con propuestas variadas que incluyen biblioteca, danza y actividades artísticas, Telemadrid y sede de la UNED, entre otras. Abierto el público en 2007, Matadero se ha convertido en un espacio cultural, integrado en el Parque Madrid Río, en el que conviven exposiciones temporales, cineteca, central del diseño, danza, incubadora de empresas, casa del lector, residenciales para artistas, programación musical y variada actividad teatral relacionada con las vanguardias.

Durante la visita guiada, los estudiantes de EAE Business School han contemplado las esculturas de Teresa Solar Abboud y su “Abierto x Obras” en “Cabalga, Cabalga, Cabalga”. Una sinfonía creativa que relaciona los objetos para dotarlos de tamaños sobredimensionados y relaciones de parentesco. A continuación, han acudido al espacio Central de Diseño en el que han descubierto una gran cantidad de productos de uso diario e industrial concebidos desde un punto de vista artístico y creativo. En esta sala seleccionan lo mejor en diseño industrial y de producto producido en Madrid durante el último año. A punto de finalizar el Máster en Supply, la guatemalteca Carolina López ha hecho muchas visitas culturales con EAE y destaca, especialmente, la que realizó en el Museo del Prado. “No me quiero ir, Madrid es muy bonito, los compañeros de EAE han sido geniales”, añade Carol.

Una exposición fotográfica y una maqueta del proyecto original sirven a la guía de la visita cultural para explicar la historia de este conjunto de 48 edificios aislados interrelacionados con viales dispuestos en un espacio de 165.415 metros cuadrados. Testimonios individuales y familiares ilustran el Madrid de la época y las vivencias de sus trabajadores (el complejo contaba hasta con capilla y viviendas para el personal). Estudiante del Máster en Project Management, Lileth Chacha lleva en Madrid tres meses y había visitado el Museo Reina Sofía con EAE. Para Lilieth es muy interesante la oferta de visitas culturales organizadas por la Escuela porque “es un aliciente fantástico para conocer Madrid, me encanta su arquitectura.”

El momento para la reflexión llega de la mano de El Ranchito, desde Marruecos, una muestra integrada en el Programa de Residencias Matadero Madrid-AECID. Para finalizar la visita al Centro Espacio Matadero de Madrid, los estudiantes de EAE Business School se han relajado con la exposición interactiva Siestas Negras de las artistas afrolatinas Niv Acosta y Fannie Sosa. De Lima viene a estudiar el Máster en Comunicación Corporativa el peruano Carlos Burgos quien recuerda especialmente su visita al Madrid de los Austrias. Respecto a su aprendizaje en EAE, Burgos destaca la calidad de los profesores “muy buenos profesionales” y la internacionalización del alumnado en la escuela de negocios EAE.