Actualidad

Rafa Bernardo, periodista de Cadena Ser

Lunes, 7 de Mayo, 2018

Por: Rafa Bernardo, periodista de Cadena Ser

En las últimas semanas he tenido ocasión de participar en distintas mesas, debates y conversaciones a propósito de la importancia de la interacción emprendedores-medios de comunicación, y me ha sorprendido el bajo nivel de atención que el ecosistema presta, en general, a las posibilidades que tiene para un proyecto ser conocido y divulgado por esos canales. La aproximación típica es la de que este asunto es una pata más del márketing, algo que -me temo- da lugar a un buen número de esfuerzos en vano y oportunidades perdidas.

Sin ánimo de ser exhaustivo, me gustaría destacar algunos puntos clave que reflejan las diferencias entre las estrategias de marketing puras y duras y la orientación hacia un buen trato con la prensa. Espero que esto sirva para iluminar los perfiles de un mundo muy distinto e inesperado para el emprendedor, que obviamente -concentrado como está en su producto, su servicio y su financiación- no tiene por qué conocer.

Y hablando de conocer, primer punto importante: conoce a los medios. La nota de prensa idéntica para todos no vale; el 75% de las notas que yo recibo -por poner un ejemplo- carecen de interés para mí por la forma en la que están redactadas. Las rondas de financiación pueden ser algo muy interesante para una publicación especializada, pero a un medio generalista no le dicen nada. Merece la pena dedicar unas cuantas horas a segmentar la base de datos de medios para afinar el mensaje.

Segundo: los periodistas suelen ser personas muy ocupadas. El panorama no se parece al que había antes de la crisis, con muchos redactores con una gran cantidad de tiempo disponible para trabajarse su pequeña parcela de información. Ahora hay menos profesionales, pero no menos trabajo, así que hay que asegurarse de que la comunicación es breve y va al grano para poder ser escuchado. En una nota, cuatro párrafos son mejor que seis: si los datos de contacto están claros (otro problema frecuente), ya se pondrá en contacto el propio periodista para ampliar la información. Y muy importante: El correo y el whatsapp son mejores que la llamada a puerta fría; nada hay más enojoso cuando hay mucho trabajo por hacer que ser retenido al teléfono por un desconocido que insiste en “vendernos” su producto.

Tercero: trata de conseguir a un especialista para ocuparse de este tipo de comunicación. Muchos emprendedores que pasan por mi programa me dicen, cuando les pido un consejo para las personas que están decidiéndose a emprender, que es vital rodearse de un buen equipo: que las personas que ocupan los distintos puestos sean expertas en lo suyo. Esa recomendación vale también para las relaciones con los medios. Lo más habitual es que las startups descarguen este tipo de cometidos en otra empresa, una agencia de comunicación; pero uno debe cerciorarse de que esos terceros tienen en plantilla alguien que conoce bien los medios porque ha trabajado en ellos, la mejor forma de saber qué ocurre en las redacciones.