Actualidad

Noelia García, periodista de El Economista

Miércoles, 27 de Diciembre, 2017

Por: Noelia García, periodista de El Economista

La impartición de titulaciones oficiales de grado y máster en lenguas extranjeras es todavía muy reducida en la oferta de las universidades españolas, según el informe "La Universidad Española en Cifras 2015/2016", editado por Crue Universidades Españolas y elaborado por Juan Hernández Armenteros (Universidad de Jaén) y José Antonio Pérez (Universitat Politècnica de València), que presenta más de 900.000 datos recogidos en más de 200 cuadros facilitados por la mayoría de las universidades españolas, tanto públicas como privadas. No obstante,  desde la implantación de Bolonia, se ha mejorado el proceso de internacionalización y modernización así como un sistema de gobernanza en la universidad para impulsar la rendición de cuentas y una mayor profesionalización de la gestión. Este espacio europeo requirió de una mayor adaptación de la oferta educativa a la demanda del mercado laboral y del alumnado y un cambio en la metodología docente. Se han aumentado el número de prácticas que desarrollan los estudiantes en empresas y nos hemos posicionado como el primer país que más alumnos reciben y envían en el programa Erasmus. Más allá de eso, España no atrae estudiantes extranjeros. En 2016, según un estudio de la CRUE Universidades españolas (Comparación Internacional del sistema universitario español), el 2,8 por ciento de los universitarios españoles era extranjero. Otros países, mejor posicionados en este estudio eran Reino Unido, con un 17,5 por ciento, Suiza, con un 16,8 por ciento y Francia, con un 9,8 por ciento.

Los MOOCs (Cursos Masivos Abiertos en Red, del inglés, Massive Open Online Courses), que desempeñan un papel importante en la ampliación del acceso a las oportunidades de aprendizaje no formal, están contribuyendo  a la internacionalización de las universidades y a la difusión de la marca de esas instituciones.

España es el sexto país del mundo con más universidades entre las 500 primeras. Además, según el informe elaborado por KPMG "‘Transformación y futuro de la Universidad Pública en España", la probabilidad de que un joven de España estudie en una de las mil mejores universidades del mundo es del 17,5 por ciento, por encima de Alemania (13 por ciento) y de Estados Unidos (8,4 por ciento). Hoy uno de los retos para la universidad es incrementar la internacionalización, especialmente en los estudios de grado. La movilidad estudiantil y la colaboración con otros países en investigación seguirán siendo las actividades de internacionalización de mayor prioridad. Además, es importante mencionar que las lenguas extranjeras no tienen por qué reducirse al inglés. Se debe también considerar la promoción de lenguas como el chino, el francés, el portugués, etc., dependiendo de la estrategia de cada centro y sus socios internacionales.

La internacionalización se está convirtiendo en un distintivo cada vez más importante para las instituciones universitarias y de ahí que las escuelas de negocios, que están muy bien posicionadas en los rankings internacionales, hagan gala de ello. Especialmente Madrid y Barcelona son ciudades atractivas para estudiantes de máster y ejecutivos de todo el mundo, con una posición estratégica en relación a Latinoamérica. Así, las escuelas de negocio españolas están ayudando a mejorar el talento nacional, incorporar talento extranjero, fomentar la creación de empresas y generar valor económico. España se posiciona ya como el cuarto país del mundo en el ranking mundial de atracción de talento internacional para cursar un MBA, solo superado por Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, y siendo así el primer país europeo en entrar en el Top 5 por delante de Francia, que se sitúa en la quinta posición mundial.

De ninguna manera se puede pensar en el mundo de hoy sin considerar sus rasgos globales.

Las razones principales para internacionalizar una institución son: mejorar la preparación de los estudiantes; internacionalizar el plan de estudios; mejorar el perfil internacional de la institución; fortalecer la investigación y la producción de conocimiento; y diversificar las facultades y el personal.