Actualidad

Toni Nadal, entrenador de tenis.

Viernes, 23 de Noviembre, 2018

Según Toni Nadal, todo se puede entrenar. Y nadie mejor que él para lanzar esta expresión, un auténtico maestro en este arte, siendo el entrenador del tenista español más grande de la historia durante 27 años, su sobrino Rafael Nadal. No se ha limitado a preparar a un tenista, sino que, en estos años, ha sacado el máximo talento de una persona para mejorar.

Toni Nadal empezó su exposición, en un acto celebrado por EAE, hablando de pasión. “No concibo la vida sin apasionarse por algo”, y esto mismo lo inculcó al tenista porque Rafa era un apasionado de lo que hacía.  “Hacer lo que nos gusta no es un sacrificio, nunca lo he visto así y no lo ha sido para Rafa”. Toni Nadal tampoco concibe la vida sin retos ni confianza en uno mismo: “No se pueden hacer las cosas si no crees que se pueden hacer bien, es decir, si no se tiene confianza en ello”.

Objetivos asequibles, elevados y renovables

Ahora que se habla tanto de talento, para el entrenador representa algo global. “Es la capacidad de aprender y de mejorar, porque el que triunfa es el que se da más oportunidades en la vida”. Nadal comentó que todo este entrenamiento es aplicable al sector empresarial, en el que hay retos, objetivos y capacidad de mejora.

En el plan de trabajo y entrenamiento con Rafael Nadal, con el que reconoce que fue duro porque nunca estaba satisfecho “pues siempre debemos superarnos”, marcó unos objetivos, algo elevados, a largo plazo, combinados con objetivos a corto plazo, que fueran algo más asequibles. Reconoció que los objetivos deben ser siempre asequibles, elevados y renovables.

Otro punto que destacó Toni Nadal es que cuando uno tiene éxito, se tiende a ser conservador, es decir, “cuesta cambiar porque uno piensa, si ya me va bien así para qué hacerlo diferente, pero debemos ser valientes y atrevernos a cambiar”.

“El exigente es el que busca soluciones”

Como hemos apuntado, Nadal fue un entrenador duro con su sobrino, “exigente, pero cercano e intenté aplicar las cosas de la manera más simple posible”. Ello lo hizo porque su sobrino le importaba, y por otro lado, porque vio que había un camino importante a seguir que no sería fácil. “Le inculqué la autoexigencia”. Para él, todo líder debe ser, ante todo, buena gente, “es más fácil ganar con principios”. E instauró los mismos valores a su sobrino desde el principio que al final, basados en el respeto, la disciplina, la exigencia… “el esfuerzo es algo físico, pero el exigente es el que busca soluciones”. Mientras que contó que lo educó en la capacidad de aguante para sobreponerse a las dificultades, si excusas, “nunca una excusa nos hizo ganar un partido”. Toni Nadal buscó que su sobrino se sintiera satisfecho con su esfuerzo y la disciplina le reportara satisfacción personal.

“En los momentos difíciles, hay que rearfirmarse”

Contó que los mejores momentos que recuerda de su etapa como entrenador de Rada Nadal es cuando, en inicio, mejoraban en las pistas, pero también se debe hablar de los difíciles “y entones es cuando hay que reafirmarse”, es decir, para él esto quiere decir sobreponerse a la adversidad con ilusión, esfuerzo, dar confianza, siempre con espíritu ganador y resilencia.

“Tanto la victoria como la derrota son caminos para mejorar”

Al ser preguntado por la gestión del fracaso, Toni Nadal nos aseguró que él nunca hizo una exageración de cuando ganaban o perdían, “tanto la derrota como la victoria eran un camino para mejorar; las personas deben entender que es muy difícil que todo vaya bien en la vida; hay momentos de todo, y no considero la derrota un fracaso; el fracaso es no intentarlo otra vez”. Y asegura que nunca le molestó hablar de las derrotas “la adversidad forma parte de la vida; lo asumimos y lo seguimos intentando”.

“Cuantas más oportunidades te des, más opciones tienes de éxito”

El entrenador lanzó un consejo a los alumnos de EAE. Pues reconoce que solo unos pocos triunfan de manera inmediata, pero otros tienen una carrera más larga, “si perseveras puedes acabar teniendo un buen éxito”. Explica que los alumnos han podido prepararse muy bien y que en el momento de enfrentarse a la realidad, “cuantas más oportunidades se den, más opciones tendrán de éxito”.