Actualidad

No hay emprendimiento sin ‘Soft skills’

Miércoles, 11 de Julio, 2018

En un mundo tan competitivo y exigente, las empresas buscan talento que no esté programado para rendirse fácilmente. La formación es el billete para conseguir un empleo, como es lógico, pero cada vez más se piden otros aliados como son la motivación, el compromiso, la autonomía o la ilusión por sentirse parte de un equipo. Se trata de valores o capacidades que hacen destacar a cada persona.  Eso es lo que las hace tan especiales y tan valoradas, que se tienen y se pueden desarrollar pero, en cualquier caso, nunca se pueden comprar. Son las llamadas soft skills y, en el emprendimiento, también son imprescindibles.

Viajamos a los años 70. Es entonces cuando el ejército norteamericano utiliza por primera vez la expresión “soft skills” que ahora nos parece tan normal, para referirse a aquellas habilidades diferentes a las que implicaban el trabajo con máquinas. Ocurrió que, sencillamente, se dieron cuenta de que en determinadas profesiones, eran necesarias aptitudes específicas y, sobre todo, más personales para conseguir los objetivos.

Años más tarde, el mundo reflexionaba sobre estas capacidades y ya no se cuestionaba si eran o no importantes para el desarrollo laboral. La pregunta era, pues: ¿Qué softs skills son las mejores? La respuesta sigue abierta pero por una sencilla razón: la única forma de saberlo es centrándonos en cada caso o, mejor dicho, en cada empleo. Cada vez que se crea una oportunidad, se despiertan unas necesidades específicas y es entonces cuando se decide las habilidades que podrán responder a tiempo.

Lo que sí es evidente es que las empresas las tienen en cuenta en sus procesos de selección. Así lo indica el estudio ‘Soft skills 4 talent 2016’, de la compañía especializada en estrategia del talento, Manpower Group, en el que han participado 3.791 empresas de 8 países europeos. Después de un análisis de los resultados, la conclusión principal fue que las habilidades “son útiles para afrontar los desafíos competitivos que presentan los diversos sectores y mercados”. Por eso, el perfil del candidato ideal que opta a un empleo deber ser diverso y plural y tener habilidades como: “la resolución de problemas, la colaboración y la orientación a objetivos”.

Las Soft skills no son medibles como lo pueden ser otras habilidades o capacidades técnicas y, sin embargo, han estado presentes a lo largo de la historia. La única forma de aprenderlas es poniéndolas en práctica. La paradoja es que, en un mundo cada vez más digital y cuya dirección es la de la inteligencia artificial y la conexión con las máquinas, lo humano no se quiere perder por el camino. Tenemos claras que son muchas las ventajas de esta revolución digital pero sabemos que no queremos olvidarnos de las personas. Por eso, las softs skills se seguirán exigiendo en las empresas y serán igualmente imprescindibles en el emprendimiento.

La capacidad de emprender nuevos negocios requiere un aprendizaje constante de estas habilidades para desarrollar el proyecto que cada uno construye. No es suficiente con un plan de negocios. Un emprendedor necesita algo más si no quiere fallar. Necesita esa capacidad de liderazgo o de síntesis, autonomía, responsabilidad, visión crítica… Y estos son solo algunos ejemplos.

Como emprendedores, empresarios o directivos, no importa qué concepto quieras utilizar. El desarrollo de estas habilidades te permitirá generar entornos adecuados para impulsar tu proyecto. Necesitas conocer cuáles son las tuyas y cómo puedes mejorarlas. Necesitas saber qué te hace diferente. Porque emprender no deja de ser otra forma de aprender. Día a día iremos llenando nuestro equipaje de nuevos conocimientos pero es importante que ya desde el punto de partida, vayamos equipados con las mejores soft skills que impulsen nuestro proyecto. Todo suma.

Añadir nuevo comentario:

CAPTCHA de imagen