Actualidad

Laura Sagnier, ex – socia directora de PRM Market Intelligence y reciente colaboradora de EAE

Lunes, 19 de Marzo, 2018

Con motivo del pasado Día Internacional de la Mujer, EAE Business School acogió en su Campus de Madrid la presentación del informe “Las mujeres hoy: cómo son, qué piensan y cómo se sienten las mujeres”, realizado por Laura Sagnier, durante el período sabático que había decidido iniciar, con la ayuda pro bono de PRM Market Intelligence. El estudio ha sido realizado con el objetivo de conocer cómo se sienten las mujeres en nuestro país y, como nos cuenta Laura Sagnier, el fenómeno social creado en torno al 8M es el mejor de los escenarios para comprender las conclusiones que arroja el informe.

En primer lugar, el informe destaca por su amplitud en cuanto al target objetivo: representa a 15 millones de mujeres mayores de edad, residentes en España. Igualmente es profundo por las facetas estudiadas que guardan relación con la vida de las mujeres: pareja, hijos, trabajo remunerado, trabajo no remunerado, familia, amigos y tipo de entorno, así como el grado de “felicidad” en cada una de las facetas y de forma global.

La investigación ha identificado tres cumpleaños clave en la vida de las mujeres: el de los 26 años, el de los 40 y el de los 50. De tal forma que la investigación se centra en qué piensan y qué sienten las mujeres con el paso de la edad. Al respecto, la franja que abarca desde los 41 hasta los 49 años de edad es la más complicada para las mujeres puesto que, como nos aclara Laura, “es entonces cuando la mayoría ya ha incorporado a su vida los tres ‘frentes’ del trabajo remunerado, convivencia en pareja e hijos”. A partir de los 50, algunas mujeres deciden simplificar su vida renunciando o bien al trabajo remunerado o bien a la convivencia en pareja.

Respecto a la maternidad, “no todas la mujeres la viven igual”. La investigación identifica tres grupos en función de su estado de ánimo frente a este factor: madres “arrepentidas” (el 9%), madres “desengañadas” (el 18%) y madres “realizadas” (el 73%). Las primeras de esta clasificación reconocen que, con la información que tienen hoy, no habrían tenido hijos. Las madres “desengañadas”, grupo que se corresponde con el 18% de mujeres, manifiestan que volverían a tener hijos aunque no están muy felices de haber sido madres.

Sobre el trabajo remunerado la investigación indaga en el entusiasmo de las mujeres activas en el mercado laboral. Para el 42% de estas su trabajo no les aporta más que el sueldo y manifiesta que no trabajarían si no necesitasen el dinero. “La felicidad de las mujeres en este sentido está muy condicionada por si su trabajo les permite la conciliación personal y familiar. Los trabajos de las funcionarias y de las creativas que trabajan por cuenta propia (artesanas, fotógrafas, etc.) son los que “más felices” hacen a las mujeres posiblemente porque les permiten la conciliación.

En los casos de parejas donde tanto hombre como mujer tengan un trabajo remunerado, la mayoría de ellas asume un papel activo en la contribución a la economía familiar. Sin embargo, más de la mitad de los hombres siguen manteniendo un papel bastante pasivo en lo que se refiere a tareas no remuneradas de la casa, tanto que ellas absorben el 70% de las tareas familiares mientras que los padres se limitan al 30% restante. “Hablamos de que las mujeres soportan casi el doble de trabajo que su pareja en la realización de tareas de la casa”, recalca Laura. Así pues, muchas mujeres están duplicando su jornada laboral.

La situación de desequilibrio permanente y sostenido a la que muchas mujeres se enfrentan, entre las horas dedicadas al trabajo y las que disponen para ellas, sobre todo cuando alguno de sus hijos es pequeño, acaba suponiendo que una de cada cinco mujeres con experiencia laboral antepone su familia a su trabajo remunerado. Entre estas mujeres que han antepuesto su familia a su profesión, el 60% “abandonó” totalmente el mercado laboral, y el 40% restante puso algún tipo de “freno”.

La presentación del informe en el Campus de Madrid tuvo muy buena acogida por parte de los alumnos de la Escuela y de los medios de comunicación. Laura concluye: “Se trata de una investigación social, que nos muestra una fotografía clara de la situación de las mujeres, y busca visibilizar los problemas que viven y concienciar a la sociedad de que, existen avances, pero todavía queda un largo camino por recorrer”.