Actualidad

Miércoles, 7 de Marzo, 2018

En pleno 2018 existe cierta necesidad de realizar transacciones de una manera rápida y sencilla. El blockchain llegó al mundo como un experimento en 2009. Ante la falta de unificación de pagos (con PayPal solo puedes pagar en sitios PayPal) y la poca agilidad a la hora de hacer transferencias, aterrizó esta tecnología con ganas de cambiar esto. Y poco a poco lo está consiguiendo.

Roberto García, Head of Blockchain and emerging technologies en Banco Santander, nos ha explicado en la webconference para EAE Business School, por qué el Blockchain y el bitcoin son el futuro. Y, aunque algunos países como Islandia o Bolivia aún no han aceptado este tipo de moneda, los bancos nacionales de otros países como Dinamarca, Inglaterra o China ya están investigando sobre el bitcoin. Las inversiones han crecido exponencialmente el último año, incluso se han llegado a crear ICO’s para startsups de Blockchain.

Las ventajas del Blockchain son infinitas. Desaparecería la economía sumergida, ya que todas las transacciones serían identificadas. También, habría mayor eficiencia del sistema monetario ya que la política monetaria cuesta alrededor de unos 200 eur/persona al año en Europa, y sabríamos realmente cuál es la liquidez real del sistema financiero y sus carencias.

Además, el bitcoin es aceptado universalmente por todos los bancos centrales, lo que permitiría que esta moneda funcionase igual que la del papel. Y como ya hemos dicho antes, las transacciones se harían de una forma mucho más rápida, ya que no necesitan una entidad centralizada autorizada.

Sin embargo, el Blockchain también flaquea.García nos explica en la webconference que el Blockchain y el bitcoin son una tecnología aún inmadura. Desde el gobierno todavía no hay ninguna regulación sobre esta moneda. Por otra parte, no existe escalabilidad para el bitcoin y sería imposible que todo el mundo lo usase. También habría cierto debate entre la transparencia que ofrece este sistema y su seguridad.

El tema de seguridad también está cuidado al detalle en el Blockchain. La identidad de las personas estaría verificada por títulos universitarios o cuentas bancarias. Además, todas las transacciones necesitarían de un código, al igual que en las transacciones bancarias.

Por otra parte, se está investigando el bitcoin dentro del mundo del Internet de Cosas. Así, podríamos desbloquear la puerta de un hotel o pagar desde nuestro smartphone en cualquier tienda. Esto nos llevaría dentro del sistema de los smartcontracts, en el que esta agilidad de transacción puede generar otro tipo de negocios, es decir, una economía cooperativa. Dentro de este mundo, habría la posibilidad de convertir el bitcoin en programable. Como bien explicaba el invitado es “como si a tu hijo le das 10 euros de paga, y ese dinero solo se lo puede gastar en el cine”.

En el mundo existen varias redes tanto privadas como públicas de Blockchain. En nuestro país, actualmente, la más importante es Alastria. Esta red de Blockchain cuenta con el apoyo de más de 100 empresas, entre ellas todas las del IBEX 35, organismos públicos, universidades y colegios de notarios. Estas últimas serían muy beneficiosas para comprobar la identidad de los usuarios. Para concluir, Roberto García mencionaba que es importante que haya más empresas dentro de Alastria ya que esto sería bueno para el bitcoin y generaría una economía cooperativa en España.