Actualidad

Lunes, 23 de Abril, 2018

La inteligencia artificial al servicio del ser humano, el santo grial de las nuevas tecnologías”. Así definía Enrique Sánchez de León, Director General de APD, el tema a tratar en el pasado Ciclo de Directivos Españoles por el Mundo, celebrado el 19 de abril en el Hotel Wellington de Madrid. “La humanización del negocio a través de la Inteligencia Artificial” fue el título de esta sesión que contó con la participación de Javier Díaz, General Manager South Europe and Latin America de IPSOFT.

Antes de iniciar la ponencia por parte del invitado, el Director General de APD, asociación organizadora junto con EAE Business School de la sesión, reflexionaba acerca de la inteligencia artificial. “Revolucionará la sociedad y los procesos empresariales de hoy en día: liberará a los trabajadores a favor de la creatividad”. Pero también es el momento de preguntarse aspectos no tan positivos acerca de esta tecnología. “¿Qué harán los algoritmos cuando nos conozcan mejor que nosotros mismos? ¿Qué pasará cuando la Inteligencia Artificial supere a la humana?”.

Tras la reflexión inicial de Enrique Sánchez de León, Eduardo C. Dittman, Associate Dean for Research de EAE Business School, presentó al ponente principal de la jornada. Licenciado en ciencias económicas y empresariales, Javier Díaz cuenta también con un Executive MBA. Entre su experiencia profesional, se desarrolló en Oracle durante más de diez años y en Salesforce durante más de cinco. En 2017 Díaz se incorporó como Managing Director South Europe and Latin America en IPSoft, empresa estadounidense posicionada como uno de los líderes mundiales en Inteligencia Artificial.

El propio Javier Díaz ofreció a los asistentes del evento las claves que le han llevado a alcanzar el éxito profesional. “Sueño grande, trabajo duro, me mantengo focalizado, me rodeo de personas positivas y voy a por ello”. Sobre todo de cara a los alumnos de la Escuela que estaban presentes en el Hotel Wellington recordaba la importancia de los equipos, agradeciendo la asistencia también a antiguos compañeros de Oracle.

Entrando en materia, sobre qué es la inteligencia artificial, Díaz advertía que lleva mucho tiempo con nosotros, “pero ahora las empresas la han puesto en valor”. Reconocía que estamos en la cuarta revolución industria y “la Inteligencia Artificial es el eje de esta”.

Las grandes compañías son las que están apostando por esta tendencia que revolucionará el mercado, con el propósito de no quedarse obsoletas. El ponente apuntaba varios ejemplos de “entornos de colaboración entre humanos y máquinas” que ya se están desarrollando en la actualidad. Call centers de compañías de telecomunicaciones, sector banco o la medicina y la investigación son áreas donde ya cooperan máquinas y humanos. “La compañía que apueste por la Inteligencia Artificial debe tener claro qué ofrece y para qué la quiere: se trata de que los robots eliminen tareas rutinarias que tanto tiempo nos ocupan para que nos dediquemos a lo que mejor sabemos hacer, ser humanos”.

En un turno de preguntas con una alta participación por parte del público, Javier Díaz destacaba las iniciativas en Inteligencia Artificial que se están desarrollando y llevando a la práctica en América Latina. “Son mucho más disruptivas y provocadoras que las que veo en Europa”. Argentina, Perú y Brasil encabezan la lista de países que más apuestan por esta tecnología; banca, seguros y telecomunicaciones, hacen lo propio en la lista de sectores.

Javier Díaz también señaló la necesidad de una regulación. “La tecnología va mucho más rápido que las leyes”, declaraba. De ahí, la falta de respuesta ante preguntas sobre la responsabilidad en caso de sucesos trágicos como el ocurrido con el coche autónomo.

Para terminar el ciclo de Directivos Españoles por el Mundo, Díaz afirmaba la importancia de la cooperación entre mercado laboral y escuelas y universidades. Reconocía que la Inteligencia Artificial provocará cambios en el empleo y, muy probablemente, la eliminación de puestos de trabajo. Sin embargo, recordaba que también traerá nuevos, que requieran de otras habilidades y competencias. “Por eso es imprescindible que escuelas y universidades estén preparadas para formar en estas tendencias”.