Actualidad

Lunes, 26 de Marzo, 2018

Porque un 86% de los internautas de 16 y 65 años utilizan redes sociales, lo que representa más de 19 millones usuarios en nuestro país. O porque LinkedIn ha mejorado su valoración y es ya la 4ª red más recordada de forma espontánea aunque Facebook y Twitter siguen liderando el ranking.

Estos podrían ser dos motivos por los que las redes sociales deberían estar presentes en el día a día de un directivo. No cabe duda de que las marcas necesitan no pasar desapercibidas en el mundo 2.0 pero muchos los mismos directivos se plantean si necesitan también su propia representación. ¿Incompatibilidad? ¿Ventaja?

Según un estudio realizado por Domo y CEO.com, el 61% de los 500 CEO’s de la lista Fortune no son usuarios activos en las redes sociales. Los que sí las utilizan tampoco lo hacen demasiado y no son especialmente activos. Solo la mitad de los CEO’s tuitean de media una vez al mes, y los demás, lo hacen cada cinco días. ¿Por qué no confían en las redes sociales?

Uno de los motivos principales puede ser la falta de información. Es decir, muchos directivos todavía desconocen cómo las redes sociales pueden ayudarles a posicionarse como líderes, referentes o, simplemente, inspiradores. Un CEO es la imagen de su empresa por lo que parece tener sentido que, desde su marca personal, ayude a posicionar la corporativa. Además, gracias a canales como LinkedIn puede ampliar su red de contactos y descubrir talentos para sumar a su proyecto.

¿Qué le aporta a un directivo ser activo en las redes sociales?

  • Una mejor representación: un CEO se convierte en la voz de su compañía mientras comparte la actualidad a través de las publicaciones. Y es que nadie mejor que él conoce las últimas novedades.
  • Refleja cercanía: las redes sociales transmiten naturalidad y humanidad, valores que gustan a los usuarios. Un CEO que es activo se convierte, también, en un líder que acorta distancias. ¿Un ejemplo? El fundador de Virgin, Richard Branson, conquista a los seguidores por lo que cuenta pero sobre todo, por cómo lo cuenta. Ser accesible es más que una tendencia en la era 2.0
  • Más liderazgo: compartir contenido de calidad es uno de los caminos más rápidos de definir la personalidad, construir liderazgo y hacerlo más sólido.
  • Ser agradecido: la dirección de recursos humanos es una prioridad en la agenda diaria de un CEO. Hay muchas maneras de reconocer el esfuerzo y el talento de su equipo, por ejemplo, personalmente. Sin embargo, hacerlo públicamente también fortalece la imagen de la compañía. Las redes sociales son la gran oportunidad.
  • Gestionar una crisis: cuando es el líder de la empresa el que ofrece explicaciones o, incluso pide disculpas, si es necesario, la situación se puede normalizar con más agilidad. Además, las palabras del CEO siempre aportan un grado mayor de veracidad.

Y además, inspirarse podría ser otro de los motivos no menos importante. Incluso el líder de una compañía necesita referentes. Una de las formas de encontrarla es a través de las redes sociales, la forma más rápida de saber qué piensan o qué van a hacer sus compañeros profesionales. El mejor líder es el que siempre tiene algo por aprender y aquí, en las redes sociales, el conocimiento se actualiza cada día.

Fuente: Business Insider España, IAB Spain.