Actualidad

Viernes, 28 de Diciembre, 2018

Dentro de diez años habrá más de 87,7 millones de personas trabajando en el mundo como Project Manager, el equivalente a la población entera de Alemania dedicada a la coordinación de proyectos. Estos son datos del informe del Project Management Institute (PMI), organismo cuya principal misión es fomentar el networking entre Project Managers, estudiantes y mundo empresarial.

La Jornada Business Networking organizada por el PMI y moderada por el director del Máster en Project Management del campus de Barcelona de EAE Business School, Marc Bara, ha contado con la participación de tres referentes en el ámbito del Project Management. Los expertos han dado su opinión y explicado a los alumnos, hacia donde se mueve y que skill sets necesita un buen Project Manager.

Jordi Armadá, Property Manager del Espai Barça, ha explicado el desafío que supone coordinar un multiproyecto con varias construcciones a la vez. Desde la nueva pista de hielo hasta la remodelación del estadio, pasando por la construcción de bloques de oficina. Lo que implica un organigrama empresarial amplísimo y con grandes retos a la hora de gestionar presupuestos y coordinar las obras. En el Espai Barça están haciendo una cantera de Project Management que, algún día, pasará a gestionar alguno de los proyectos que ahora están en marcha.

Miguel Saiz, director de We Optimize, ha aportado la visión más académica de la necesidad de formarse como Project Manager. Primero, por una cuestión de lenguaje común, ya que es muy importante poder explicar el proyecto de forma individual a otro Project Management mientras que, sin esa formación, hay que explicar de cero todos los procesos del proyecto. Por otro lado, Saiz ha hecho hincapié en los datos que reflejan la necesidad de formarse como Project Manager ya que, aunque a nivel local aún no se pide la certificación, están llegando muchos fondos de inversión extranjeros que exigen la necesidad de un profesional formado para poder llevar a cabo los proyectos.

La creatividad y entender el momento en el que se encuentra la empresa también constituye uno de los conocimientos básicos para gestionar un proyecto. Saber reinventarse con el tiempo y reducir las operaciones cuando es necesario o reenfocar el modelo de producción de las empresas ha sido uno de los aspectos claves que destaca Saiz a la hora de constituirse como un buen Project Manager, poniendo de ejemplo el caso de Kodak.

Por su parte, José Pedro Bartivas, Country Director de CYMIMASA, empresa que coordina la construcción y mantenimiento de gaseoductos en Argelia, ha hablado de las opciones de moverse de un sector a otro: “un buen Project Manager debe pasar de un sector a otro y por ello la titulación en esta especialidad es uno de los aspectos clave”. Sin esta acreditación asegura que hubiera sido imposible pasar de un sector a otro como hizo él. Armadá reafirma lo que dice Bartivas, “la habilidad de un Project Manager al final es la de gestión de un proyecto y la base es suficientemente sólida como para gestionar cualquier tipo de proyectos”.

Todos los ponentes afirmaron que, en un mundo cambiante como el actual, las habilidades que da una certificación como la de Project Manager son fundamentales y cada vez están más valoradas en el mundo laboral. Esto la convierte en una profesión en alza para la que se exige una certificación como la que oferta EAE.

Para los perfiles Junior que acaban de salir de la Escuela o que aún están en ella los expertos han recomendado tener al menos dos idiomas, además de su lengua materna, y empezar a involucrarse en proyectos con la ayuda de un mentor que pueda sacar el máximo partido a esa formación. Para José Pedro la falta de ilusión y de iniciativa es uno de los principales problemas en los perfiles junior. Jordi asegura que, aunque es complicado entrar, una persona entusiasta siempre tendrá muchas oportunidades.