Actualidad

Jueves, 27 de Diciembre, 2018

El aumento de las Fintech es imparable. Un estudio de la gestora Finanbest indica que a finales de 2017 existían en España 238 empresas fintech y 63 compañías insurtech, mientras que este sector en España creció más de un 120 % en 2017. Con estos datos se espera que la cifra aumente en 2018 cerca de un 90 %, esperando superar los 1.600 millones de euros.

Sobre este tema ha versado el Programa Enfocado celebrado en el campus de EAE de Barcelona impartido por Jordi Carrillo Pujol, profesor de la Escuela y consultor asociado de Altria Corpo & Invest Services. Bajo el título “Fintech, evolución o revolución”, Jordi Carrillo ha expuesto que este concepto se refiere a la aplicación de la tecnología a los servicios financieros. “Las Fintech sirven actualmente para prestar los mismos servicios que la banca: dar el valor añadido y el soporte tecnológico a unos servicios que ya existen”.

Jordi ha destacado que la banca vende sus productos, pero las Fintech entran en una parte del mercado no atendida que es dar financiación e inversión. El profesor de EAE ha explicado la historia reciente del mercado financiero y el nacimiento de las Fintech, que coincide con la crisis en este ámbito en 2008, cuando se vio que los problemas bancarios afectan a todos los estamentos de la sociedad y “la imagen del sector financiero se deterioró”.

En ese primer momento, las Fintech son bien recibidas porque surge también la economía colaborativa: “Es algo nuevo que se propone reinventar el sistema financiero”. El problema venía cuando tales empresas intentaban vender sus propuestas, pues aunque la imagen de la banca, según Jordi Carrillo, no era la mejor, todavía daba confianza, y las nuevas empresas no.

En ese momento, las entidades financieras se centraron en su supervivencia, dejaron de preocuparse por el mercado, “aumentan las expectativas de los clientes respecto a sus proveedores de servicios y la tecnología rebaja las barreras de entrada al sector financiero”.

Las Fintech intentan aportar un customer journey mejor. “La experiencia del cliente se pone en el centro de la atención y su propuesta de valor es de bajo coste, son accesibles para mayor número de clientes y están basadas en la personalización de los servicios, y la transparencia”.

Posteriormente, el profesor explica que los bancos se empiezan a preocupar por este fenómeno, también, porque las GAFA (las tecnológicas, como Google, Facebook, Amazon y Apple) entran en el sector financiero, “siempre a través del payment, pero realmente supone una parte pequeña, de momento”.

Es entonces cuando las entidades financieras se dan cuenta de que deben colaborar con las Fintech, algo básico para sacar lo mejor de cada una de ellas. “Se debe aprovechar lo mejor de cada sector, del Fintech, las ideas, las mejoras en el mercado, la tecnología… y de la banca, la marca, el acceso al capital, poner el producto en el mercado…”. Además, el experto puntualiza que las autoridades y la legislación apuestan por la colaboración entre ambos agentes.

El profesor de finanzas de EAE pone el foco en las entidades financieras y destaca que éstas deben mejorar sus oficinas, conseguir el mejor talento y modernizar la tecnología. Mientras que expone que las innovaciones tardan más en llegar en las entidades financieras, se debe escalar para llegar a todo el público, hay una resistencia cultural al cambio y estructuras complejas y pesadas. A todo ello hay que sumarle la restrictiva regulación actual, que también amenaza, de alguna manera, a las Fintech.