Actualidad

Martes, 5 de Febrero, 2019

António Archer ha estudiado el Máster en Marketing Digital y Comercio Electrónico en el campus de Barcelona y trabaja como Digital Marketing en SABA.

Has estudiado el Máster en Marketing Digital y Comercio Electrónico en el campus de Barcelona, ¿qué me puedes decir de tu paso por EAE a nivel compañeros?

Cuando llegué a EAE el primer día no conocía a casi nadie, pero con los primeros contactos ya me dí cuenta de que estaba rodeado de gente muy especial. He encontrado amigos de todas las partes del mundo procedentes de variadas culturas y no solo de mi master, sino también del resto. A algunos de ellos puedo considerarlos "amigos para la vida".

¿Qué importancia ha tenido para ti el apoyo del equipo docente de la Escuela? ¿Cómo han motivado a los estudiantes? ¿Hay algún referente para ti?

Uno de los puntos más importantes ha sido, sin duda, el equipo docente. En la primera clase tuvimos a Kim Bosch un “crack” en el entorno digital, pero sobre todo una gran persona. Con estas primeras clases despertaron nuestras ganas de aprender y entrar en el mundo digital, una realidad que está cada vez más presente en nuestras vidas. También quiero recordar a Alex Casero, Manel Vericat y Blas Pezzotti, todos ellos me ayudaron desde el principio.

Trabajabas en una empresa familiar y decides cambiar el rumbo para irte a estudiar a Barcelona, ¿qué buscabas exactamente?

En Portugal sentía que no había progresión en mi carrera y necesitaba un cambio en mi vida. Después de trabajar tres años en la misma empresa pensé que estudiar fuera sería el siguiente paso ya que nunca tuve la oportunidad de hacer Erasmus.

Durante tu formación en EAE empezaste a gestar la idea de desarrollar tu propio proyecto de emprendimiento, ¿en qué consistía?

Durante todo el año de formación en EAE trabajamos las distintas áreas del digital en nuestros TFM. Eso despertó en mi la curiosidad de crear algo mío, desde cero. Después, para el minor, elegí el International Enterpreneurship y las clases con Blas Pezzotti propiciaron definitivamente mi entrada en el mundo de emprendedor. Precisamente durante el minor trabajé como becario en Aloha Sandals, una tienda exclusiva online de sandalias para mujer. En ese momento empiezo a pensar en comercializar un producto en el que tenía experiencia, algo distinto y único dirigido a un mercado especifico. Alejandro Porras, CEO y Founder de la compañía de calzado, siempre me decía una frase que me la apunto hasta hoy: "lucha por lo que crees porque nadie lo hará por ti".

¿Cómo fue el lanzamiento de The Boxer Shorts? ¿Cuáles son los puntos fuertes de este e-commerce?

En Agosto de 2018 tuve una conversación con Blas Pezzotti. Tenía la estrategia, el producto y la visión bien definidos, pero como cualquier otro becario de 25 años, no tenía el dinero suficiente para invertir. Cómo las ganas eran muchas, no quería perder la oportunidad y monté un crowdfunding para lanzar mi negocio. No tenía un objetivo definido para vender, pero si que tenia un gran propósito: saber si mi producto era bueno.

¿Cuáles fueron los primeros pasos?

En un principio me enfoque en el mercado portugués y para sorpresa mía, el producto no estaba vendiendo, pero sí que seguía recolectando leads. La razón era que la gente sí que se interesaba por el producto, pero no estaban acostumbrados a comprar en pre-sales. Por ello, cambié mi estrategia de pre venta para captación de leads; al final de la campaña tenía casi 4.000 leads.

¿Quién te motivó para llevarlo a la práctica?

Con la ayuda de mi padre, pude hacer la primera producción y, en Noviembre de 2018, la marca Boxer Shorts estaba finalmente online: https://www.theboxershorts.com/. Muchas noches trabajando hasta tarde, muchos pensamientos que desechar hasta que, al final, con la ayuda de muchos amigos, profesores y colegas, he podido lanzar la web. Boxer Shorts es un e-commerce direct-to-consumer, es decir, el producto se fabrica y va directamente al cliente final, sin intermediarios. Con este modelo, el precio no se incrementa y permite soportar el precio de los envíos.

¿Cómo se combinan aspectos como diseño en Barcelona, manufactura en Portugal, materiales de primera calidad, compras online y atención al cliente?

Antes de trabajar en Throttleman, había estudiado diseño en Oporto. Eso me dio grandes bases y, hoy en día, es un plus para mi carrera de marketing digital. Por ese motivo, diseño todos los patrones y colecciones de los boxers desde Barcelona. En Portugal, los boxers son producidos en Cridevi que tiene 20 años de experiencia en el mercado. Después de tres meses del lanzamiento ya somos 5 personas repartidas en los departamentos de logística, atención al cliente, social media y finanzas.

Has hecho tus prácticas en SABA y te has quedado full time en la compañía desde finales del año pasado, ¿cómo accediste al programa de prácticas?

Empecé mis practicas en SABA y conocí la vacante gracias a Kim Bosch, mi primer profesor en EAE. En este momento, trabajaba por las mañanas en SABA, por las tardes en Aloha Sandals y por las noches seguía con el proyecto Boxer Shorts.

¿Qué tipo de tareas desarrollaste durante el programa de prácticas en SABA? ¿Qué aprendizaje has conseguido?

En SABA desde luego trabajé con temas muy interesantes, es una empresa que se está transformando digitalmente y que a cada día mejora su posicionamiento digital. Es un aprendizaje continuo con personas y colegas de trabajo increíbles de quien siempre tuve toda la ayuda y soporte necesarios.

Ahora que estás en plantilla en SABA, ¿tienes más responsabilidades? ¿Qué proyecciones de crecimiento personal y profesional crees que vas a desarrollar en SABA?

Tras terminar las prácticas, era obvio que el ritmo sería mas grande. Hay más responsabilidades y más trabajo, pero lo que me sigue motivando es que todos los días aprendo cosas. Es una empresa gigante que está experimentando una gran transformación en la que surgen palancas y retos; pero con el grande equipo que tenemos siempre conseguimos superar.

¿Cómo va a influir SABA en tu trayectoria profesional?

Sin duda que trabajar en SABA ya está influyendo en mi trayectoria profesional. Considero que con la carga y responsabilidad que tengo ahora en SABA me hace cada día más fuerte profesionalmente para alcanzar el éxito en mis proyectos.

Combinas la actividad profesional en el departamento de marketing con el emprendimiento, ¿cómo puedes llegar a todo?

Cuando hacía las prácticas trabajaba en media jornada, hasta las 14h y con esta carga horaria tenía tiempo para trabajar durante la tarde. Desde que empecé a full time tuve de optar por algunas actividades que practicaba, una de ellas el padel, para poder trabajar durante la noche. Hoy en día, el proyecto Boxer Shorts esta soportado por una agencia de marketing digital en Portugal, así que la carga de trabajo no es tan elevada. La organización es uno de los puntos mas importantes para que pueda llegar a todo y tengo muy presente mis prioridades.

Como emprendedor, ¿qué expectativas tienes puestas en The Boxer Shorts? ¿Cuáles son los planes a corto, medio o largo plazo?

El proyecto Boxer Shorts apenas está comenzando y tiene mucho futuro y trabajo por delante. No pienso en bajar la guardia ni dejar de luchar para poder ver la marca crecer.

De Portugal a Barcelona, ¿qué ha significado EAE para ti?

Antes de llegar a EAE, pensé que sería “solo otro año de universidad” pero mirando hacia atrás debo decir que es el sitio donde he crecido más como estudiante y como persona, donde he conocido gente increíble y que me ha permitido crecer profesionalmente. Todo esto me da ganas de seguir creciendo y aprendiendo, porque ¡el camino a seguir es bastante largo!

¿Recomendarías EAE?, ¿por qué?

Sí, claro. Este año están cursando el Máster en Marketing Digital y Comercio Electrónico siete personas y todos están muy contentos en EAE Business School. Me gustaría mencionar varios puntos positivos de las clases, las instalaciones, el equipo docente; pero en realidad todos los pequeños detalles forman parte de la mejor experiencia de mi trayectoria en EAE, tanto a nivel personal como profesional. Sin duda destacaría que todos los contactos que hice durante todo el año han sido un gran plus.