Actualidad

George O. Morgan, profesor del Máster in International Business de EAE Business School

Miércoles, 20 de Febrero, 2019

Por: George O. Morgan, profesor del Máster in International Business de EAE Business School

En los países latinoamericanos, que ahora mayormente funcionan de hecho como democracias, la importancia creciente de las pensiones va a afectar, al igual que en España, al enfoque a futuro de las economías estatales y al futuro de los políticos. Aunque ocurre en todos los países, me voy a centrar especialmente en los sistemas de Ecuador, Perú, Colombia y México, en comparación con las características políticas, sociales y financieras de España. 

La financiación actual y en el futuro de las pensiones es un elemento muy complicado de analizar porque está influido por varios elementos: la natalidad y las edades de los segmentos de población, el coste y la cobertura de los diferentes sistemas de pensiones, los niveles de desempleo y los sistemas de educación profesional de cada país, los déficits interno y externo, las políticas sociales, las fuentes de energía y, por último, el nivel de endeudamiento y los ingresos de las familias, la sociedad y el gobierno de cada país.

La población de estos países está envejeciendo; la tasa de natalidad ya está en 1,50 hijos en España, 2 de Colombia, 2,12 en Perú, 2,19 en Ecuador y 2,24 de México, sabiendo que el mínimo necesario para mantener la población de un país serían 2,10 hijos; y complicando esta situación, ninguno de estos cuatro países analizados está promoviendo programas de educación profesional para poder suministrar trabajadores con habilidades profesionales tales como soldadores, albañiles, fontaneros, capataces de construcción, electricistas, etc a sus poblaciones. Esto implica dos tendencias negativas: primero, que el salario medio de los trabajadores no subirá de manera suficiente en el futuro para poder cubrir las necesidades de los programas de pensiones, que cada vez tendrán que atender a un mayor número de jubilados;  y segundo, que el desempleo en estos países subirá notablemente

A todo esto, además habrá que añadir la tendencia al déficit interno y externo de estos países, la compra al extranjero de fuentes crecientes de energía y el endeudamiento de las familias para poder mantener un nivel mínimo de vida aceptable.

Esta es la situación que los políticos de cada país tendrán que afrontar en los próximos años para tratar de garantizar la viabilidad de las pensiones y los servicios sociales de cada país. Es fácil entender los movimientos de personas en búsqueda de mejores niveles de vida.