Actualidad

Noelia García, periodista de El Economista

Martes, 9 de Octubre, 2018

Por Noelia García, periodista de El Economista

El sector de Big Data está preparado para un crecimiento exponencial, lo que aumenta las oportunidades de trabajo en el sector de TI. Se espera que sea testigo de un crecimiento múltiple para 2025. Los expertos coinciden en que hay una gran demanda de Inteligencia Artificial (AI), Aprendizaje Profundo, Aprendizaje Automático y Analítica, que se suma a las oportunidades de empleo. Por tanto, una gran parte de la fuerza de trabajo en TI tendría que volver a capacitarse en ciencias de la información y tecnologías (careras STEM) para aprovechar al máximo este boom del empleo.

El uso de datos complejos para la toma de decisiones es una de las competencias profesionales con más presente y futuro en el panorama internacional. Según un estudio de EAE Business School, el informe EPYCE 2017: Posiciones y Competencias más demandadas, en el que se analizan las posiciones y competencias más demandadas en el mercado laboral español, las posiciones más difíciles de cubrir, es decir, las más buscadas por las empresas en España son las relacionadas con el Big Data con un 10,11% del total. Además, en un futuro próximo los puestos de trabajo, exclusivamente en el sector tecnológico, de Big Data (7,61%) y Data Science (4,57%) ocupan el primero y segundo lugar como los más demandados por las empresas.

Los expertos indican que en este sector se prevé que en los próximos años se generen a nivel mundial alrededor de 5 millones de puestos de trabajo en este ámbito laboral. Además, para 2020, habrá tres veces más dispositivos que personas en el mundo, aumentando el volumen de datos a petabytes (unidad de almacenamiento de información cuyo símbolo es PB, y equivale a 1015 bytes), exabytes (1018 bytes) e incluso zettabytes (1021 bytes). Llevar a cabo la transformación dentro de la empresa implicará una inversión de tiempo, recursos y dinero, además de profesionales altamente cualificados, que por el momento escasean.

Los sistemas educativos tienen un reto importante para adaptar la oferta formativa a nuevas tecnologías y áreas como la Inteligencia Artificial o la Ciencia de Datos, para lo que sus temarios deberán estar constantemente actualizados conforme a la realidad profesional. 

El salario anual promedio de un analista de datos se encuentra entre los más altos, con cifras que van desde 30.000 euros a 50.000 euros para perfiles junior, y hasta 99.000 euros para mayores. Además, es un campo que ha alcanzado una igualdad casi total entre hombres y mujeres (41% son mujeres y el 59% hombres). Los analistas de datos tienen habilidades analíticas y una propensión natural para las matemáticas, estadística y programación de computadoras. También deben tener buenas habilidades de comunicación, pues tienen que presentar sus hallazgos de una manera visualmente clara y universalmente comprensible. Los expertos coinciden en que el mercado está demandando profesionales flexibles, capaces de adaptarse a nuevas formas de trabajar, en proyectos multidisciplinares, con un espíritu creativo y en continua actualización. Además, deben estar preparados para poder ejercer su ocupación en cualquier parte del mundo y se valoran especialmente valores y competencias como la iniciativa y el espíritu emprendedor, el razonamiento crítico, la pasión por la excelencia y una actitud de continuo esfuerzo, rigor y búsqueda de la mejora continua.

Esta profesión atrae a personas de distintos ámbitos formativos, no solo economía, matemáticas, estadísticas o tecnología de la información, sino también de humanidades.

Los alumnos que cursan programas en este nicho están trabajando desde el segundo 0, y sin embargo, desde las escuelas no son capaces de cubrir todas las demandas de estos perfiles sólo con personas en prácticas. Realmente, en cuanto se pone en Linkedin que se ha cursado un programa específico en Analítica Web y Big Data llueven las ofertas de trabajo. Incluso hay algunas escuelas que tienen una “especie” de lista de espera de empresas que llaman a la puerta cuando los alumnos aún están cursando su formación.

Hoy, Estados Unidos es el fabricante más grande de Big Data y la región que más datos consume, y Europa también desempeña un papel importante en el mercado global de Big Data pero es China quien crece más rápido. España se encuentra por detrás de otros países de su entorno en cantidad de empleos tecnológicos, un problema generalizado en la mayoría de países comunitarios. Sin embargo, hay países que no sufren esa brecha: Suecia, Gran Bretaña y Francia, que han sabido resolver el problema desde hace años.