Actualidad

Noelia García, periodista de El Economista y colaboradora de EAE Business School

Jueves, 26 de Octubre, 2017

Por: Noelia García, periodista de El Economista

Las soft skills son atributos personales que se necesitan para tener éxito en el ámbito laboral. Este tipo de habilidades son difíciles de definir y medir. Contemplan la capacidad para trabajar bien con otros, para comunicarse claramente y resolver problemas. Cada vez más los empleadores esperan que sus empleados sepan cómo promover ideas, servicios y productos. Ser capaz de comunicarse bien es la habilidad más común que se busca. Durante las interacciones se ha de ser claro, amable y profesional. Al hablar, se debe tener un contacto visual y utilizar un lenguaje corporal que transmita confianza.

Un reciente informe de iCIMS Hiring Insights destaca que el 94% de los profesionales de reclutamiento creen que un empleado con buenas y marcadas habilidades blandas tiene más oportunidad de ser promocionado a puestos de liderazgo que un empleado con más años de experiencia pero con soft skills menos marcadas. Asimismo, este estudio destaca que el 58% de los profesionales de reclutamiento creen que este tipo de habilidades son más importantes para el liderazgo y puestos directivos.

En una entrevista de trabajo es importante mostrar las soft skills que se posee, porque éstas serán las que consigan el puesto. Los empleadores quieren contratar a personas que sepan cómo comportarse de manera profesional, pero que también posean las habilidades técnicas para el trabajo. De hecho, el informe de iCIMS Hiring Insights muestra que el 75% de los profesionales de reclutamiento han cortado una entrevista porque un candidato no demostró las habilidades blandas necesarias para la posición que habían solicitado.

En agosto del año pasado, LinkedIn publicó los resultados de un estudio sobre estas soft skills (que son cada vez más importantes a medida que los trabajos se vuelven más automatizados) y enumeró las 10 más codiciadas por los empleadores.

  1. Comunicación: Implica escucha activa y capacidad de escritura. Las empresas quieren que su personal sea capaz de explicar a fondo sus pensamientos e ideas con detalle y convicción.

  2. Organización: La planificación y ejecución efectiva de proyectos y tareas de trabajo.

  3. Habilidades de trabajo en equipo: Colaborar con su equipo puede generar ideas creativas y hacer que el trabajo se complete mucho más eficientemente. Además, la capacidad de llevarse bien con el resto de la empresa es importante.

  4. Puntualidad: A nadie le gusta esperar.

  5. Pensamiento crítico: La capacidad de utilizar la imaginación, el razonamiento, la experiencia pasada, la investigación y los recursos disponibles para comprender y resolver los problemas es fundamental por razones obvias.

  6. Habilidades sociales y automotivación: Una actitud positiva siempre irá en beneficio del equipo.

  7. Creatividad: Ser ingenioso e innovador para encontrar soluciones a los problemas en el trabajo.

  8. Comunicación interpersonal: El equipo tiene que comunicarse bien entre sí con el fin de intercambiar ideas. Es muy importante gestionar conflictos y saber cómo comunicarlos. También ser capaz de comunicarse con confianza y profesionalmente con clientes. Es muy importante controlar la comunicación no verbal y cuidar la imagen que se proyecta.

  9. Adaptabilidad: La capacidad de adaptarse a los cambios y, sobre todo, la capacidad de organizar la carga de trabajo y adaptarse a los nuevos entornos. Ser flexible y atreverse a salir de las zonas de confort.

  10. Personalidad amable: Ser respetuoso y optimista. La empatía es muy necesaria. Saber escuchar y aconsejar ayudará mucho a resolver problemas de forma más rápida.

Otras soft skills muy demandadas son la Inteligencia Emocional, que se relaciona con la capacidad de identificar y manejar no sólo las propias emociones sino las de otros, y la habilidad de investigación para encontrar respuestas a problemas comunes.