Actualidad

Jueves, 26 de Octubre, 2017

Por Eva Sanagustin,  profesora del Máster en Marketing Online y Comercio Digital de EAE

Hace 5 años que Facebook compró Instagram y la inversión le ha salido rentable porque se ha convertido en una red social muy querida por la audiencia que, además, complementa perfectamente su modelo de negocio. Solo mostrar un anuncio en ambos canales ya es un motivo para que las empresas quieran estar presente. Pero hay más que confirman que es una fantástica herramienta de marketing.

Si vender es el objetivo de tu negocio, estar en Instagram ayuda. Si quieres acercar tu marca a un público que valora el contenido visual, más aún. Y no importa si tu producto es fotogénico o no porque no tiene que salir en las imágenes si no quieres. Encuadre, enfoque y colores son más importantes y definirán tu estilo en esta red social. Son elementos heredados de cuando los filtros eran su funcionalidad más importante, pero ya no lo son.

Instagram añade nuevas opciones cada pocas semanas. Unas pocas se han incorporado a Facebook y WhatsApp, como el contenido efímero. Pero la mayoría están enfocadas a eliminar del mapa a SnapChat. Ésta fue la red social preferida de los adolescentes y a las empresas les costó entrar. Eso supuso una clara ventaja para Instagram que constantemente saca novedades, tanto para usuarios como para marcas.

Para los primeros, por ejemplo, la realidad aumentada que también pasó al Messenger de Facebook o los vídeos en bucle para hacer más divertida la comunicación con los amigos. Para las segundas, las etiquetas de ubicación que resultan ideales tanto para descubrir tiendas como conocer mejor el interior de los museos o los vídeos en directo para retransmitir el entre bastidores de un evento.

Quienes mayor rendimiento sacan Instagram son los que han sabido aprovechar lo que ofrece a cualquier usuario, pero más a quienes vinculan sus páginas de Facebook y crean perfil de empresa. Limitarse a copiar el contenido que ya se publica en Facebook o Twitter es un error. Aquí las fotografías están más cuidadas visualmente para conseguir “Likes” y los hashtags son obligatorios para que te descubran. Pero eso es solo la base de la estrategia.

Incorporar Instagram al plan de marketing supone estar dispuesto a experimentar con sus stickers, como las nuevas encuestas. Es lo que se espera en esta red social porque ella es así, joven y ágil. Hay que seguir innovando en la forma en que las empresas se comunican con sus públicos. Las que prefieran los canales más tranquilos como LinkedIn, no sacarán rendimiento a Instagram porque no la entienden.

Quienes sí lo han captado son los instagrammers que se han convertido en influenciadores de su fiel comunidad de seguidores. Son capaces de publicar bellísimas fotografías y además hacerlo ganando dinero gracias a su colaboración con algunas marcas. Son la demostración de todos los canales ofrecen oportunidades para hacer negocio, solo hay que detectarlas a tiempo antes de que otros lo hagan.

Si antes había que tener web para existir y después Facebook para conversar a tus clientes potenciales, hoy es en Instagram donde todos quieren estar para conectar emocionalmente con ellos.