Actualidad

Noelia García, periodista de El Economista

Jueves, 19 de Julio, 2018

Por: Noelia García, periodista de El Economista

Más de la mitad de los jóvenes españoles creía que tendría que emigrar por trabajo, la crisis económica y la burbuja de la construcción hizo añicos muchos sueños. Hoy las vacantes del futuro vuelven del pasado. Se necesitan personas en la construcción. Por ramas de actividad, la mayor aceleración relativa respecto a 2016 se registró en la construcción, siendo también la que presentó el mayor crecimiento en 2017.

Según el Índice de Tensión Laboral (ITL), elaborado por la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) y Randstad Research, durante los próximos diez años, las pequeñas y medianas encontrarán dificultades para encontrar profesionales especializados en gestión comercial, comercio, hostelería, obras estructurales de construcción y profesionales de apoyo en el ámbito de las finanzas.

El informe destaca que este fenómeno se compensará con el exceso de oferta en ciertos perfiles profesionales, ya que algunos de los puestos sin cubrir terminarán cubriéndose con la oferta excedentaria de otras cualificaciones, ya sea por trasvases a otros puestos, como resultado de acciones de formación, o bien por acceso a dichos puestos de trabajadores sobrecualificados. 

Además, pone el énfasis que, a medio y largo plazo, las mayores demandas se centrarán en empleos administrativos y de hostelería, entre las ocupaciones de cualificación media, mientras que en los niveles de mayor cualificación las mayores necesidades serán de profesionales de ciencias sociales, matemáticas e ingenierías. De hecho, como todo el mundo sabe, los empleos relacionados con la ciencia, la tecnología y la ingeniería, que cuentan con contenidos matemáticos, están en auge. Las previsiones sobre la evolución de la demanda de personal especialista en STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics) son muy positivas. De hecho, las universidades politécnicas están nerviosas porque la demanda de sus titulaciones se ha estacando, cuando las perspectivas indican que los empleos de tipo técnico pueden duplicarse en los próximos años.

Únicamente el 13,0% de los afiliados estarían ocupando puestos de baja cualificación en 2017, mientras que el 32% se situarían en los colectivos de mayor cualificación (directivos, profesionales y técnicos). Se ha de destacar que los mayores crecimientos relativos durante el pasado año se habrían localizado en los trabajadores no cualificados de la industria y la construcción.

Asimismo, según el mapa de la Formación Profesional para 2020 aumentará la demanda en sectores como distribución y transporte. En el sector de la construcción es necesario incrementar las plazas pero no por sus previsiones de crecimiento sino debido a la poca cualificación de los trabajadores que les hace especialmente vulnerables en épocas de crisis. El sector servicios no requiere ajustes pero sí los servicios prestados por las administraciones públicas. Es necesario un incremento en las personas tituladas en sectores emergentes como producción agroecológica y la industria alimentaria derivada de dicha producción. Y en el ámbito de personas dependientes, educación infantil y área de salud. Para el año 2020, el 50 por ciento de los empleos requerirán de una titulación de grado medio (FP y Bachillerato) y el 35 por ciento de una titulación de superior.

Si se atiende a los datos de otra plataforma de empleo, Infojobs, el sector que más crece en estos momentos, por el entorno estival es el de Servicios. El número de ofertas de trabajo publicadas en el sector de Turismo y Restauración creció, en el mes de junio, un 70% respecto a junio de 2017, alcanzando las 32.083 vacantes en InfoJobs. Es, después de Comercial y Ventas (que en junio concentraba 72.638 ofertas) y Atención a Clientes (con 39.710) el tercer sector por volumen de vacantes en el mes de junio. A pesar de ser puestos técnicos, los expertos señala que los jóvenes que solo tengan una formación básica tendrán graves dificultades para encontrar empleo en los próximos cinco años