Actualidad

Miércoles, 24 de Julio, 2019

REDFUE está realizando un estudio en colaboración con la Conferencia de Consejos Sociales CCS en el que trata de analizar los retos de las Universidades Españolas ante la transformación digital. El objetivo final es que la Universidad mejore la empleabilidad de sus estudiantes, se adapte a lo nuevos modelos y sea más competitiva.

Después de celebrarse en ciudades como Almería, País Vasco, Tenerife o Zaragoza, entre otras, y con las aportaciones de más de 180 personas, la mesa de trabajo número 15 ha tenido lugar en el campus de EAE en Joaquín Costa donde han se han reunido miembros de la comunidad académica, representantes de empresas privadas y organismos públicos. Raúl Bravo, director de la EAE en la capital, ha dado la bienvenida institucional a los participantes en una mesa de debate moderada por Pilar Llácer, responsable de prácticas curriculares en la Escuela.

La mesa de trabajo ha contado con la participación de Alezeia González de Innovación de Naturgy; Carolina Menor, responsable de empleabilidad en AECOC; Enrique Collell, jefe de gabinete del S.G. de Universidades del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades; Eva Gómez, Digital Advisor en Repsol; Javier Rainer, Director del Área de Organización Industrial y Electrónica de UNIR; Marta López, Iberia Talent Acquisition Lead de Accenture; Raúl Sánchez, Director del área de Administración Pública de Opinno; y Tona Rubio, responsable de proyectos en REDFUE.

La Universidad y la digitalización

La tecnología ha dado lugar a nuevas metodologías de aprendizaje, la información se ha democratizado y la universidad se tiene que adaptar en tiempo, forma y metodologías. Marta López de Accenture, considera la transformación digital como un medio para llegar a un fin. Hasta ahora el aprendizaje universitario ha sido unidireccional y demasiado rígido y señala que es preciso acometer cambios porque los estudiantes cuestionan metodologías y se forman con un propósito.

Para Carolina Menor la transformación digital debe enriquecer la empleabilidad de todos, equipos docentes y empresas, e interiorizarse tanto en los antiguos como en los nuevos trabajadores. Raúl Sánchez ve en la digitalización una oportunidad: “el centro son las personas, hay que generar una transformación cultural e introducirla en la toma de decisiones, el problema es cómo el mundo educativo es capaz de responder a los retos”. Eva Gómez considera también a la persona como motor de cambio: “la conexión personas-empresa debe ser un ecosistema para conocer objetivos y necesidades educativas”.

Alezeia González considera que el verdadero reto de la Universidad está en adaptar los avances tecnológicos a lo que necesitan las personas realmente “hay que asumir la transformación como algo continuo en el tiempo y tenemos que aprender a adaptarnos constantemente; poner el foco en la formación continua de los profesionales”.

La brecha entre Universidad y Empresa

Raúl Bravo destaca el vínculo de EAE con el mundo de la empresa y explica que la digitalización en la Universidad no es una opción, es una obligación. Sobre esta colaboración entre la docencia y el mercado de trabajo, Carolina Menor propone el desarrollo de modelos aplicativos de conocimiento: enseñar y hacer práctica acompañada de un modelo colaborativo de la mano  de las empresas. Alezeia ve en la Universidad la oportunidad idónea para dar una vuelta a las metodologías de aprendizaje.

Pilar Llácer apunta que las empresas siguen demandando los mismos perfiles. La experta en captación de talento descubre que en España los moldes existen en la universidad pero también en las empresas: “el mundo a cuatro velocidades está ahí, también las aulas; los estudiantes vienen a EAE para encontrar un trabajo o mejorar su posición dentro de la empresa y en este entorno se necesitan los perfiles de siempre”. Por ello, apunta que hay que trabajar en base a un cambio cultural desde el origen.

Para Enrique Collel el problema no es de adaptación sino en el origen de la propia estructura: “el proceso de adaptación es evidente y estamos en trabajando en esta línea”; además, destaca la importancia de acometer un cambio cultural. El experto propone propone desarrollar criterios más estándares similares a los que se utilizan en el modelo anglosajón.

Al final, el reto no es de las empresas ni de las instituciones educativas, es de todos, explica Pilar Llácer. Raúl Bravo añade el compromiso que EAE tiene como agente del cambio educativo en nuestro país: “el ámbito colaborativo no es patrimonio exclusivo de las empresas” explica Raúl. Marta López apunta a una transformación cultural que pasa por la inclusión de la mujer y menciona los cambios de mentalidad nacidos desde el propio núcleo familiar.

Las habilidades de los nuevos perfiles  

En ocasiones, las empresas buscan perfiles profesionales que no encuentran entre los candidatos. Por ello, en la parte final del debate se han tratado aspectos como las habilidades y necesidades que presentan los nuevos profesionales. En Repsol trabajan por hubs en proyectos muy variados que no demandan una gran especialización para determinadas materias. Marta Gómez explica que buscan un perfil de mentalidad abierta que pueda trabajar en un ambiente colaborativo y cuente con capacidad de adaptación a las circunstancias. También valoran aspectos como tener motivación, ganas e inquietudes.

Marta López explica que en la consultora Accenture echan en falta competencias personales en temas de comunicación, negociación y hablar en público. También menciona la riqueza de la diversidad generacional y apunta como tarea pendiente para las empresas el transmitir su propósito a las nuevas generaciones. “Existen distintas generaciones conviviendo en las empresas en entornos dinámicos y los equipos se siguen gestionando en muchas ocasiones como se hacía antes” explica Marta y además plantea nuevos retos para los departamentos de RRHH que han visto reducir la media de permanencia en las empresas hasta los 18 meses.

Alezeia González expresa que lo digital debería ser transversal a todos los perfiles en cuanto a competencias y eso plantea muchos retos para las empresas. Carolina Menor destaca la falta de compromiso de los nuevos profesionales y menciona los programas continuos de formación y desarrollo profesional implantados en AECOC.

Tona Rubio concluye la reunión recordando la necesidad de acometer un esfuerzo desde las Universidades en todo lo relativo a transformación digital. El sistema debería ser más flexible y habría que agilizar y reestructurar los procesos. Por ello, queda un largo camino por trabajar en este sentido.