Actualidad

“Al cliente le gustan las experiencias personalizadas”

Análisis de los inicios, el presente y el futuro de Cabify en la entrevista a Mariano Silveyra, Country Manager de la startup y ponente invitado a la Reunión Anual Alumni 2017.

Lunes, 13 de Noviembre, 2017

Cabify es la startup española que revolucionó el sistema de movilidad, ofreciendo soluciones para el transporte de pasajeros a través de conductores con coche propio. Tras su nacimiento en 2011, el éxito de la app no ha parado de crecer en clientes registrados por todo el mundo. Una startup donde la innovación juega un papel “fundamental”, según nos cuenta a continuación Mariano Silveyra, Country Manager de Cabify que compartió su experiencia durante la Reunión Anual Alumni 2017.

Durante los inicios, Cabify buscaba innovar en un sector que llevaba años sin hacerlo. ¿Cómo fueron los inicios?

Muy difíciles, de hecho la compañía estuvo a punto de desaparecer varias veces a lo largo de su historia. Afortunadamente, se impuso la creatividad, el impulso y las ganas de nuestro founder Juan De Antonio que han sido los que nos han llevado a lo que somos hoy. En definitiva, el empuje ha estado en esas ganas de reinventarse y de no perder el foco desde el inicio en mejorar la movilidad en las ciudades y la calidad de vida de los ciudadanos. Este motor ha llevado a la compañía a lo que es en la actualidad.  

¿Me confirma que esa razón para seguir adelante con Cabify ha sido algo más impulsivo o de corazón que una causa meramente empresarial más centrada en los números?

Totalmente, entendemos que las buenas ideas dotadas de profundidad e impacto no solo generan un beneficio en los ciudadanos y en la gente a la que prestas el servicio sino también en la capacidad de captar talento. Este talento se ve atraído rápidamente cuando detrás de una empresa hay una idea con valores éticos y conceptos como transparencia, igualdad y justicia muy arraigados dentro de la compañía. El consumidor también capta ese valor añadido y contribuye a que vayamos avanzando.

Este año se ha intensificado el conflicto que mantiene la compañía con los taxistas, donde Cabify ha estado más de una vez en el foco de la actualidad. ¿Cuál es su valoración actual de la situación?

El 2017 ha sido un año complicado, hemos vivido una crisis mediática continua. Se ha hablado muchísimo de Cabify, del modelo, de la economía colaborativa -que nosotros no somos economía colaborativa (aclara)- aquí en España al menos. La valoración no sé si negativa es la palabra porque entendemos que hay mucha falta de información o desinformación, con datos sesgados y manipulados por parte de las fuentes relacionadas con el sector del taxi. Por el contrario, 2017 ha sido un año muy bueno en términos de crecimiento. Nos vamos dando a conocer cada vez a más gente, nuevos usuarios prueban el servicio Cabify y les gusta cómo trabajamos y que día a día mejoramos y tratamos de dar opciones de movilidad en la ciudad de lo más ventajoso. Todo lo demás es ruido innecesario que acabará tarde o temprano.

¿Cómo es el target de Cabify?

Tenemos un target amplio de cliente, desde adolescentes que buscan salir, padres que utilizan Cabify para ir a recoger a sus hijos al colegio y ejecutivos que se montan en los coches de nuestra flota para ir al aeropuerto o estaciones de tren. Nos adaptamos a distintas necesidades e intentamos, al máximo, cubrir las expectativas.

¿Cómo se presenta el 2018?

Esperamos seguir creciendo, la administración tiene mucho que decir en este sentido porque nos encontramos en un sector extremadamente regulado y lo que pretenden es que se regule todavía más. La movilidad en grandes ciudades como Madrid y Barcelona necesita cambiar y hace falta una circulación más eficiente, más ecológica. En este sentido Cabify tiene que decir mucho como empresa española y como una alternativa más, una startup de éxito que espera seguir siendo protagonista. Por lo tanto, esperamos un 2018 positivo para Cabify.

¿Cómo ha de cambiar la ciudad para que Cabify se encuentre con el escenario idóneo para operar?

Nuestro sitio ya lo tenemos. Nos lo hemos ganado con nuestro esfuerzo, sacrificio y, sobre todo, mucha valentía. Hemos sufrido agresiones y situaciones indeseables pero, pese a ello, hemos seguido creciendo y seguiremos ahí prestando un servicio fundamental para nuestros usuarios. El sitio ya lo tenemos, falta que la administración (estatal, autonómica y local) acometa su parte en este sentido. Entonces, seguramente, en ese espacio nuevo Cabify tendrá mucho que decir.

En el marco de la Reunión Alumni 2017 organizada por EAE Business School en el que se van a tratar temas como la innovación y el emprendimiento, ¿cómo ve Cabify el concepto de innovación?

Fundamental. Nuestra plataforma se basa en la tecnología y los algoritmos, además de en un componente muy fuerte de innovación. De hecho, se fomenta dentro de la compañía a todos los niveles. Prácticamente tenemos pocos procesos, pocas trabas que impidan estar muy cerca del usuario, tanto el público que se beneficia del servicio como los conductores, y estudiamos al detalle qué es lo que se demanda y cómo para adaptarnos lo más rápido a esas expectativas. Al cliente le gustan las experiencias personalizadas y que le resolvamos los problemas. Hay que entenderle y estar a la altura. Ese es el desafío para lograr seducir al usuario y continuar manteniéndolo día a día.

El ponente estrella de la Reunión Alumni 2017 es Mitch Lowe, cofundador de Netflix. ¿Qué opina de Netflix y su concepto de negocio?

Las marcas tecnológicas tenemos la obligación de hacer pensar a la gente y que esta se involucre. Las cosas cambian y hay que ver estas transformaciones como oportunidades. Hay que ser ágiles a la hora de tomar decisiones a impactar sobre nuestros usuarios de manera positiva.

¿Cuál es su opinión sobre la Reunión Alumni 2017?

Estos eventos me parecen fantásticos, tanta cantidad de gente, tanta capacidad y diversidad de opinión, en definitiva, es enriquecedora porque se comparten puntos de vista diferentes y eso es algo muy positivo. Para la Escuela, mantener esa continuidad después de la carrera académica con un vínculo de ida y vuelta con los alumnos es fundamental. Así que lo aplaudo. 

Añadir nuevo comentario:

CAPTCHA de imagen