Actualidad

Lunes, 20 de Noviembre, 2017

EAE LAB Barcelona es ya toda una realidad. El lunes 7 de noviembre se presentó la sesión de bienvenida de esta aceleradora/incubadora con los proyectos ya seleccionados. El acto se realizó en las instalaciones de MOB (Makers of Barcelona), un coworking donde los seleccionados podrán trabajar, recibir asesoramiento y equipamiento para el desarrollo de su proyecto.

Formación y asesoramiento para acelerar

Los seleccionados contarán con asesoramiento administrativo, contable, legal y laboral por parte de la multinacional Baker Tilly; orientación y formación sobre herramientas financieras y acceso a instrumentos de crédito; la ayuda de las directrices de un coach y de mentorización presencial, y espacios de networking. 

En el inicio, los proyectos elegidos contarán con dos semanas de formación intensiva, de 25 horas en total, en áreas como marketing, comunicación, ventas, métricas, jurídico y coaching. Además, también tendrán acceso a un aula virtual. Al final del periodo de incubación participarán en una presentación de los proyectos ante potenciales inversores (Venture Day). La duración de esta acción será de entre 6 y 12 meses.

Barcelona, ciudad para emprender

Durante la presentación, Cecilia Tham, Exponential Communities and Innovation Activist, presentó el coworking MOB y explicó que ellos ponen la creatividad y EAE la formación, al ser el lugar que acogerá las sesiones formativas. Tham dio a conocer que Barcelona es ya la 4ª ciudad en Europa en número de start-ups.

Seguidamente, tuvo lugar la ponencia de Rodolfo Guichon fundador de Wide Eyes y Advant Flavours, que lleva emprendiendo hace 20 años. Explicó sus inicios, donde quería fundar ya una empresa de inteligencia artificial en los años 90. Más tarde, tras vender el ERP que habían creado, decidió invertir en una empresa que ya existía. Posteriormente, estudió un MBA y creó otra empresa de inteligencia artificial en el sector de la moda. Aunque al principio estaba enfocada al B2C, luego se reconvirtió el negocio al B2B, y crearon un API. Para el desarrollo de esta empresa han contado con 2 business angels y en total han conseguido levantar un millón de euros. “Ahora estamos en fase de apertura de capital para poder vender fuera”.

 

Los proyectos seleccionados de Barcelona

En el mismo acto se presentaron los dos proyectos finalistas para incubar de Barcelona. Por un lado, Clean Tracker Box, que si bien sus integrantes no estuvieron presentes, se explicó que se trata de es una startup de innovación tecnológica/industrial en el sector de las empresas de limpieza. Un dispositivo que encontramos en un baño de acceso público, y que dará la opción al usuario de valorar el servicio hecho por la empresa de limpieza, a la vez que sus servicios de Big Data clasifican estas valoraciones entre cada uno de los empleados, según la hora en la que ficharon, algo imprescindible para un gestor de la empresa.

Y, por otro, FranZO, que es la unión de dos proyectos que ya existían, según explicaron sus impulsoras, Francesca Ricaldi, alumna de EAE, y Eleonora Fornai. “Es un proyecto de co-branding que tiene como objetivo ofrecer ropa y accesorios, combinando siempre el diseño y la fabricación italiana (el país origen de sus integrantes) con los tradicionales textiles de todo el mundo”. La combinación de diferentes savoir-faire garantiza la innovación y una fuerte dimensión.

Para la elección de los proyectos, EAE Business School ha valorado la pasión, la motivación, los valores y la unidad del equipo para impulsar un proyecto en común; además de la singularidad de la idea y su capacidad de impactar en el mercado a través de un modelo sostenible tanto económico, ambiental como social.