Actualidad

Jueves, 8 de Agosto, 2019

El entrañable cóctel cierra el ciclo del residencial de dos semanas en Madrid en el que se han profundizado los aprendizajes prácticos y la adquisición de soft skills. El encuentro marca una etapa llena de expectativas para los estudiantes de esta metodología formato Hybrid que combina el aprendizaje virtual con un periodo residencial en el campus de EAE. El Master Internacional en Project Management celebra su esta cuarta edición en la que prepara a los participantes para la certificación PMP y les permite darse de alta como miembros del Project Management Institute (PMI).

Raúl Bravo, director del campus de Madrid de EAE, ha dado la bienvenida institucional a los participantes en el programa, acompañado de David López, Director del Master Internacional en Project Management, Marc Bará, docente y director del Máster Project Management en el campus de Barcelona, Marta Álvarez y José Antonio Ureta. El evento se ha celebrado en el Cambridge Soho Club de Madrid.

Metodología Hybrid

El director del Máster explica cómo trabajan en EAE para diseñar un calendario muy bien estructurado con una primera semana enfocada en el contacto humano para conseguir la cohesión del grupo y una segunda parte en la que se imparten las materias más teóricas. “El 80% de la actividad de un jefe de proyecto se basa en la interlocución, la comunicación y la gestión de personas y necesitábamos ese toque humano”. Desde el primer día unen a gente diferente de un modo natural porque es la realidad que se van a encontrar en las empresas y tienen que estar preparados, explica así David los aspectos relativos al proceso de selección de alumnos.

Marc Bara comparte su satisfacción al participar en este tipo de programas híbridos “ha sido un grupo muy implicado y eso da mucha energía a los profesores”. Además, detalla otros objetivos del residencial como “adquirir unas competencias y manejar habilidades personales como el story telling”. Además, durante el residencial se imparte una asignatura cien por cien presencial dedicada a la gestión de proyectos, se dan a conocer herramientas técnicas del Project Management e incluso llegan a dirigir un grupo musical sin conocimientos melódicos. “Un Project Management no tiene por qué saber de la tecnología de un proyecto, tienen que saber ser un director de orquesta para gestionar” explica David López.

 

 

Marta López explica que el máster tiene unos perfiles de alumnos muy buenos, inmersos en la realidad empresarial que pueden aplicar muy bien lo que les enseñan en el programa. “Los estudiantes han estado muy concentrados durante el residencial, eso para el profesor es un regalo porque te escuchan, aprenden, lo aplican y te lo cuentan”. Marta da a conocer cómo el programa integra herramientas útiles para el trabajo diario del Project Management y cómo los docentes son capaces de proponer soluciones muy diferentes a las que los estudiantes puedan tener en un primer momento.

Aprendizaje global

Los participantes en la cuarta promoción del Project Management Híbrido comparten la satisfacción con el equipo docente de EAE y el resto de compañeros. Para Kevin Louis ha sido una grata sorpresa todo ello y Melissa Zuloeta explica que ha sido un input muy fuerte para cada uno “el máster nos lleva a la vida real, al campo, y eso es lo más beneficioso”. Melissa tiene una pyme de minería y proyectos en Perú y se forma para aplicar los conocimientos a este proyecto profesional.

La delegada del programa, María Alonso, califica de gratificante y única la experiencia de un residencial en el que “hemos dormido poco y aprendido mucho”. María es arquitecta jefa de proyectos y quiere dar un salto profesional para dirigir equipos más grandes. El networking ha sido un aspecto destacado por Rafael Cortés “gente de diferentes culturas y trabajos reunidos en un residencial muy bien organizado; todos estamos enfocados en lo mismo”.

Formado en Ciencias Ambientales, Antonio David Perán trabaja en una multinacional de ensaladas de Almería. La empresa le ha dado la oportunidad de formarse en EAE y tiene muchas ganas de crecer profesionalmente y asumir nuevos retos. De Holanda viene Pieter Halkman, un ingeniero civil que trabaja en consultoría IT y proyecta crecer profesionalmente diversificándose. Jesús Vicente, de Sevilla, ha destacado el grado de unión con sus compañeros y la conexión entre ellos. Este ingeniero industrial considera el trabajo del Project Management como algo necesario en el tejido empresarial español. “Exijo aprender desde el primer momento y lo conseguí desde la primera clase de dirección estratégica con David López” explica. Jesús está interesado en la parte investigadora del PM y le gustaría orientar por ahí su carrera profesional.